Navegante solitario de 83 años por los ríos del Brasil en canoa

0
Navegante solitario

Navegante solitario de 83 años navega por los ríos del Brasil en canoa

A bordo de una humilde canoa, el navegante solitario Aladir Murta muestra un gran amor por la navegación, en plena edad.

Aladir Murta, de 83 años, comenzó una aventura a bordo de una canoa remando hace exactamente 20 años, navegando  más de 60 mil kilómetros, embarcando en más de 30 ríos brasileños.

Comenzó en septiembre del 2000 en el Mato Grosso.

Con una pala y la canoa de madera de cuatro metros, luego  reemplazada por una de fibra de vidrio, solo lleva lo esencial para su sustento: arroz, frijoles y harina almacenados , ropa, carpa, colchón inflable, hamaca, dos ollas, estufa, machete, sedal y anzuelos.

Exactamente 20 años después, siguiendo un guión tan rico como fascinante, es posible decir que el “viejo hombre del río”, como se le llamó cariñosamente, navegó a través de los verdaderos océanos de agua dulce delBrasil , como el Negro, Amazonas, Tapajós, Madeira, Xingu, Araguaia, Tocantins, das Mortes, São Francisco, Jequitinhonha.
En los 60,000 km en navegación , lo más importante para él es llevar a las poblaciones ribereñas un mensaje de amor por la naturaleza y la preservación del medio ambiente.

“Todo el planeta Tierra está contaminado con el virus de la destrucción , soy un ecologista y defensor de la naturaleza, defiendo los recursos naturales donde quiera que esté”,

Aladir Murta cruzó las fronteras con Perú, Colombia y Paraguay, superó cascadas de 10 metros de altura y navegó los grandes ríos São Francisco y das Velhas, tres veces cada una.

Al llegar a cierto punto en su expedición, instaló un pequeño motor fueraborda en el viejo barco, pero pronto dejó a un lado la hélice, ya que no se adaptó a este tipo de tecnología.

“No uso mapas ni nada, le pregunto a la gente de la orilla del río. Juego con la furia de la naturaleza, pero siempre respetando los límites del río ”, dice Aladir, quien paga el viaje con su salario de jubilación.

Sin embargo ha tenido muchos problemas: naufragó, se enfrentó a tormentas, comió pescado crudo durante una semana, fue asaltado,  y, tuvo que beber agua del contaminado Río das Velhas, se rompió los brazos en un descenso del río y contrajo malaria en el Amazonas. Una vez, se desmayó de una insolación en medio del río Madeira, siendo rescatado, por pura suerte, por una patrulla de la Marina que estaba pasando.

Debido a esta aventura, se convirtió en un ambientalista, y cada ciudad que pasa da conferencias sobre el medio ambiente.

Después de 20 años, Aladir confiesa que sus brazos comienzan a mostrar signos de cansancio. Pero garantiza que nunca interrumpirá su viaje en el agua, ya que ha encontrado su verdadera vocación en la navegación.

 “Si algún día, por casualidad, me encuentran muerto junto a las aguas, te pido que no me saques de allí, sino que me entierres al borde de un río”.