El bote más pequeño del mundo impreso en 3D

0

El bote más pequeño del mundo impreso en 3D

Investigadores de Leiden University han impreso en 3D el bote más pequeño del mundo: una copia de 30 micrómetros del remolcador Benchy, un conocido objeto de prueba de impresora 3D.

Este bote es tan pequeño que podría flotar por el interior de un cabello humano.

El barco impreso en 3D es parte de una exploración de micro nadadores, organismos u objetos microscópicos que pueden moverse a través de líquidos. Ejemplos naturales de micro nadadores son las bacterias y los espermatozoides.

Este pequeño Benchy se propulsa a sí mismo usando un poco de platino que reacciona con el peróxido de hidrógeno.

Lo más interesante es cómo pudieron imprimir la cabina del pequeño bote, un espacio abierto que requiere muchos trucos geométricos para construir.

“Un láser se enfoca dentro de una gota que se endurece localmente en el punto focal del láser”, dijo la investigadora Daniela Kraft. “Al mover el láser a través de la gota de forma controlada, podemos escribir la forma de nadador que queremos”.

“Debido a que la impresión se realiza dentro de la gota, y estamos imprimiendo capa por capa, podemos mantener el espacio abierto”, dijo.

¿Por qué imprimieron un pequeño bote para nadar? ¡Porque era divertido!

“3D Benchy es una estructura que ha sido diseñada para probar impresoras 3D macroscópicas porque tiene varias características desafiantes, y era natural probarlo también a escala micrométrica”, dijo Kraft. “Además, hacer un bote del tamaño de un micrómetro de natación es divertido”.

Su trabajo de investigación, se titula “Micro nadadores coloidales impresos en 3D con propulsión catalítica”

Dejá una respuesta