Neoprene y barbijo en la vuelta de los deportes náuticos

0
vuelta de los deportes náuticos

Neoprene y barbijo en la vuelta de los deportes náuticos en Mar del Plata

A partir de la habilitación de las disciplinas náuticas, la costa marplatense recuperó la silueta de las velas diminutas mar adentro y niños, adolescentes y adultos volvieron a copar los muelles y clubes deportivos , y ahora tienen que  respetar los protocolos y guardar distancia social hasta estar en el agua.

En tiempos de coronavirus, todos los componentes ceremoniales propios de un entrenamiento o de una regata -al igual que el uso de espacios comunes o vestuarios- quedaron suspendidos hasta nuevo aviso: por ahora, de la casa al mar y del mar a la casa.

Después de tanto esperar, es clave cumplir los protocolos

JOSÉ DI RICO, SUBCAPITÁN DEL CLUB NÁUTICO MAR DEL PLATA
La vuelta de las disciplinas náuticas y de embarcaciones sin motor fue habilitada por el municipio desde el último 3 de julio, cuando la ciudad tenía solo nueve pacientes en tratamiento por coronavirus y se autorizaron los deportes individuales al aire libre.

Pese a que en las últimas dos semanas se registraron brotes con más de 200 casos nuevos, la comuna consideró que esos focos no están vinculados con estas actividades y por el momento seguirán permitidas.

Los cambios más notorios, según Di Rico, tienen que ver con lo extra deportivo: “Ahora, quienes navegan ingresan al club de a uno, se les toma la temperatura, dependiendo cada categoría retiran sus embarcaciones, y van al agua, solos. Recién entonces pueden sacarse el barbijo. Y una vez mar adentro ya están suficientemente separados entre barco y barco”.

Quienes aprovecharon inmediatamente para volver a la actividad fueron principalmente aquellas personas que se desempeñan en las clases de vela ligera Optimist y Laser, ambas individuales, aunque hay algunas excepciones que pueden hacerlo en pareja, como el caso de deportistas de elite, o aquellos vinculados al equipo olímpico nacional.

Di Rico contó que los protocolos alcanzan también a quienes navegan en veleros, ya que deben salir en solitario.

“Solo está permitido navegar en solitario -explicó-, o en las llamadas burbujas de convivencia, en el caso de un grupo familiar que viva en el mismo domicilio. En ese caso, vienen juntos, navegan , y se van sin entrar en contacto con más nadie”.

fuente: Telam.