El velero clásico más hermoso jamás construido. Moonbeam IV

Velero Moonbeam IV

El velero clásico más hermoso jamás construido. Moonbeam IV

El Moonbeam IV (Rayo de Luna) es uno de los pocos cutter áuricos clásicos que siguen navegando a día de hoy.
Diseñado por William Fife III y construido en los astilleros Fife & Sons de Escocia, fue un encargo del abogado Charles Phumptre Jhonson para lograr un yate concebido para largas travesías con el máximo confort y participar en regatas de competición.
Se empezó a construir en 1914, pero la Primera Guerra Mundial provocó que no fuese botado hasta 1929.

El ‘Moonbeam IV’ fue el último y mayor de los ‘Moonbeams’ construidos.

Se le consideró como uno de los barcos más bellos del mundo, no sólo por su exterior sino también por sus lujosos detalles.

Su revestimiento era de madera Palo Santo encerada, las mantas persas, las lámparas antiguas y sus tapicerías de cuero. Fue uno de los ‘cutters’ más competitivos del siglo XX. Ganó la prestigiosa Copa del Rey británica de 1920 y 1923, disputadas en Cowes.

Su propietario lo vendió en 1926 a Henry Sutton. El nuevo propietario compitió con él durante diez años, y después de la Segunda Guerra Mundial pasó a competir en el Mediterráneo. En 1950 el príncipe Rainiero de Mónaco compró el barco y lo llamó ‘Deo Juvante’, el lema de la familia Grimaldi. En el pasó su luna de miel con Grace Kelly. En 1960 lo vendió a Hannibal Scott quien lo dedicó a ‘charters’ en el Mediterráneo, pero se fue deteriorando.

En 1995, sus actuales dueños lo encontraron en Grecia y decidieron restaurarlo. El Moonbeam IV fue trasladado a Birmania en abril de 1999 y en julio de 2002, volvía al agua viajando a Auckland (Nueva Zelanda) para los actos de la Copa América. En el invierno de 2005 fue llevado a Túnez para un reacondicionamiento y desde el 2006 compite en el Mediterráneo.

Su base actual está en la Costa Azul y es uno de los pocos supervivientes de la época dorada de la navegación. Aún sigue siendo el ‘cutter’ con aparejo gaff (áurico/marconi) más grande del mundo.