Videos: Una ballena traga y escupe a un pescador

Michael Packard de 56 años, dedicado a la pesca de langosta con miles de inmersiones estaba buceando frente a la costa de Massachusetts, a unos de unos 20 pies , cuando de repente algo lo golpeó con fuerza y ​​todo se oscureció.

Pensó que había terminado en el vientre de un gran tiburón blanco pero, al no encontrar sus dientes se dio cuenta de que no era posible.
De hecho, era una ballena la que se lo había tragado, un ejemplar joven e inexperto de ballena jorobada.

“Oh, Dios mío, estoy en la boca de una ballena y está tratando de tragarme, pensé. Estoy muriendo. No hay forma de salir de aquí”
“Me di cuenta de que no había forma de que pudiera derrotar a una bestia de ese tamaño. Iba a hacerme lo que quisiera. Me iba a escupir o tragarme”.

Durante el calvario de medio minuto, Packard comenzó a evaluar su situación con mayor claridad. “Aquí estoy, respirando aire de mi regulador. Respiraré aire en la boca de esta ballena hasta que se acabe?”

La idea de ser devorado por la ballena en realidad no es posible, ya que la garganta del mamífero no es lo suficientemente grande. De hecho, cuando el pobre animal se dio cuenta de que había capturado una presa indigerible, salió a la superficie y la escupió.

Michael Packard luego se escapó con daños menores y mucho miedo, pero regresó a casa por sus propios medios. Y con gran alegría en sus ojos por el estrecho escape.

Las ballenas jorobadas pueden crecer hasta 50 pies (15 m) y pesar alrededor de 36 toneladas.

Michael Packard narra su experiencia dentro de la boca de una ballena

 

 

 

Dejá una respuesta