Principado de Sealand , el país más pequeño del mundo

El país más pequeño del mundo

Principado de Sealand

 

Esta plataforma de 500 metros cuadrados en mitad del mar  es el país más pequeño del mundo

El Principado de Sealand, fundado por Roy y Joan Bates, redactó en 1975 su propia Constitución y creó su moneda, su bandera, su himno; incluso, su pasaporte y su escudo de armas

El 2 de septiembre de 1967, el excomandante de la Marina de su majestad,  Patrick Roy Bates, abordó el fuerte antiaéreo H. M. Roughs,  a unos 13 kilómetros de la costa de Suffolk, en el mar del Norte y que estaba ocupado ilegalmente por unos piratas, y los expulsó.

Su idea era establecer una emisora radiofónica pirata “Radio Essex” , y realizar transmisiones al mundo, aunque, nunca lo hizo.

Apoyándose en una interpretación del derecho internacional,  Bates y su mujer Joan declararon la independencia y se autoproclamaron regentes de la nueva nación, que llamaron Principado de Sealand.

En 1942 el ejército británico instaló una serie de torres armadas en medio de los estuarios del Támesis y el Mersey para ayudar a defender la isla , y Londres, de los ataques de la Luftwaffe. Se llamaron fuertes Maunsell, y estuvieron en funcionamiento como primera línea defensiva antiaérea hasta el final de la Segunda Guerra Mundial.

Su aspecto era más bien el de un buque de guerra apoyado en dos enormes patas cilíndricas de hormigón que se clavaban en el lecho marino, unos cuantos metros bajo el agua.

A finales de los años cincuenta, los fuertes fueron abandonados y algunos desmantelados. Unos cuantos aún se pueden visitar desde lanchas y barcos y subirse allí.

Lo que parecen una plataforma marina, cuya extensión y posición geográfica en aguas internacionales, suponía un reclamo demasiado suculento.

Durante  años, el fuerte vivió una serie de abordajes, contraabordajes y ocupaciones por parte de piratas,  hasta queen  septiembre de 1967 Paddy Roy Bates terminó con el los piratas de una vez por todas, al declarar la fundación del Principado de Sealand.

Sus aguas cercanas a la torreta se convertían en aguas jurisdiccionales del país y cualquier intento de internarse en ellas suponía un acto de hostilidad.

Los Bates redactaron una Constitución e introdujeron su propia moneda, el dólar de Sealand, cuyo cambio oficial siempre es el dólar estadounidense.
Diseñaron una bandera, compusieron un himno y comenzaron a editar su propio pasaporte.

Su escudo de armas reza : “E Mare Libertas” (Libertad desde el mar).

Tras esto, estaba la idea de que Sealand fuese reconocido como Estado soberano por alguna nación del mundo, cosa que estuvo a punto de pasar tres años después.

En agosto de 1978, un abogado alemán Alexander Achenbach contrató a unos cuantos mercenarios para tratar de tomar la plataforma. Él se autodenominaba primer ministro de Sealand, pese a que lo único que poseía era uno de los folclóricos pasaportes que expedían los Bates como souvenir.
Irrumpieron en el fuerte con lanchas rápidas y tomaron como rehén a Michael, el hijo de los Bates, y a un grupo de sus amigos,  los únicos que estaban allí. Michael se deshizo de sus captores gracias a unas cuantas ametralladoras. Y tras varios forcejeos, el hijo de los Bates retomó Sealand, capturó a Achenbach acusándolo formalmente de alta traición.

Como en Sealand no había departamento de justicia, el abogado permaneció detenido allí bajo fianza de unos 35.000 dólares.

Alemania no estaba dispuesta a tolerar que un ciudadano de su país permaneciese secuestrado. Entonces enviaron a un diplomático desde la Embajada en Londres para negociar la liberación. Tras varias semanas, Paddy Roy Bates accedió a la liberación del reo. Y de esa manera declaró que la visita de un diplomático alemán a suelo soberano del Principado de Sealand constituía el reconocimiento de su país por parte de la República Federal Alemana.

El reconocimiento de Sealand nunca se produciría porque, en 1987, el Reino Unido amplió su franja marina hasta las 12 millas náuticas de la costa absorbiendo a Sealand dentro del territorio inglés.

Bates siguió vendiendo sus pasaportes, sus monedas y sus banderas, más como souvenirs que otra cosa.

A día de hoy, Sealand sigue siendo el país más pequeño del mundo, con apenas 500 metros cuadrados de superficie.

Tras la muerte de Paddy y Joan, el príncipe actual es Michael, y afirma  que cada día llegan a su página web centenares de solicitudes de pasaportes, banderas y monedas, pero que el artículo más solicitado es el título de Lord o Lady.

Hoy se puede ser un noble de Sealand solo  con pedirlo por internet. Cuesta 36.99 €.

 

 

 

Dejá una respuesta