Oceans by Cars – Cruzan el Atlántico en un auto flotante

Oceans by Cars

Cruzan el Atlántico en un auto flotante

En 1999, este hombre y su amigo pasaron 119 días en un automóvil flotante y cruzaron el Atlántico

Hay quienes optan por experimentar y emprender viajes más aventureros, como por ejemplo, navegar por el mar con un coche.

Marco Amoretti y su amigo Marcolino De Candia se convirtieron en las primeras personas que cruzaron el océano Atlántico con la ayuda de un automóvil flotante.

Film Docu-Fiction Project- Cros the Ocean by Car from Mobile Art on Vimeo.

El padre de Marco, Giorgio, fue a quien se le ocurrió una idea tan loca. Un año antes de que le diagnosticaran un cáncer terminal, ideó un “auto marino” y tuvo el sueño de cruzar el océano con él.

Sin embargo, estaba demasiado enfermo para completar el viaje, por lo que sus tres hijos y Marcolino se propusieron hacer realidad su sueño.

El 4 de mayo de 1999, los cuatro jóvenes zarparon de las islas Canarias para llegar al otro lado del océano Atlántico. Usaron un Volkswagen Passat destrozado y un Ford Taunus lleno de poliuretano flotante para completar el viaje.

El habitáculo del conductor y del pasajero estaba dispuesto como refugio. En la parte superior del auto, tenían un bote de goma con un agujero en el medio que permitía subir y bajar del auto

Sin embargo, los dos hermanos de Marco no pudieron completar el viaje y tuvieron que irse a casa debido a un fuerte mareo. Pero esto no desanimó a los dos amigos que estaban seguros de que podrían navegar a través del océano.

El viaje no fue fácil. La pareja fue golpeada con frecuencia por tormentas y también fue golpeada por un tifón. También perdieron todo contacto con el mundo cuando su teléfono satelital se averió.

Sin embargo, desafiaron todas las probabilidades y completaron el viaje. Después de 4 largos y agotadores meses en sus “autos marinos”, los dos viajeros llegaron a su destino de 3,000 millas de largo y navegaron hacia las costas de la isla caribeña.

Los dos hombres se convirtieron en las primeras personas en cruzar el océano Atlántico con un automóvil flotante. “Ahora estoy orgulloso porque le mostré al mundo que el sueño de mi padre no era un sueño imposible”.

“Cuando finalmente volvimos a llamar a casa, seguí preguntando por mi padre … no nos dijeron nada para no bajar la moral, pero justo antes de llegar a Martinica, me enteré de que había muerto”, dijo Marco.

Dejá una respuesta