Morel. El primer submarino ruso de 1720

Historia del primer submarino ruso del siglo XVIII 

Los submarinos se convirtieron en una parte integral de las fuerzas armadas de los principales países del mundo a principios del siglo 20. Rusia, sin embargo, tuvo la oportunidad de crear una flota de submarinos más de 200 años antes.

A principios del siglo XVIII, Efím Níkonov, un carpintero de un astillero sin formación técnica, se le ocurrió la idea de un nuevo barco capaz de “navegar en secreto por el agua y sacar buques de guerra del agua”. Níkonov no sabía leer ni escribir, pero tenía una gran habilidad en la construcción naval.

El carpintero envió al emperador Pedro I (Pedro el Grande) varias propuestas para construir un submarino, escritas con la ayuda de personas alfabetizadas, y dijo que estaba dispuesto a pagar un fracaso con su propia cabeza.


En 1719, el monarca prestó atención al proyecto e invitó a Níkonov a una conversación cara a cara. Aunque la idea de Níkonov no era del todo nueva (el ingeniero holandés Cornelius Drebbel probó el primer submarino del mundo en 1620), al emperador le gustó y se inspiró en la idea de Níkonov, a quien nombraron “amo de los barcos ocultos” , ganó un taller en San Petersburgo y la posibilidad de elegir asistentes.

En 1720, se probó el primer prototipo de submarino ruso pequeño en el río Nievá en San Petersburgo. El barco se sumergió en medio del río y emergió por el otro lado. La segunda prueba, sin embargo, no tuvo tanto éxito: el barco no pudo emerger. El emperador participó personalmente en el levantamiento del barco a la superficie con cuerdas y, a pesar del fracaso, ordenó la construcción de un modelo a escala real.

El “barco escondido” de Níkonov, que recibió el nombre de “Morel“, se completó en 1724.
El primer submarino ruso tenía la forma de un gran barril de madera de seis metros de largo y dos de alto, estaba atado con llantas de hierro y forrado de cuero.
El casco contaba con 10 láminas de hojalata con orificios pasantes de diámetro mínimo para que el agua exterior entrara en las bolsas de cuero, lo que, como agua de lastre, contribuía a la inmersión del buque. Durante la emergencia, se bombeó agua con la ayuda de una bomba de pistón de cobre.
El submarino, con una tripulación de cinco personas, remaba.
Un lanzallamas sería el arma principal del “Morel”. Además, según el proyecto, un buzo podría salir del submarino para dañar el casco del barco enemigo con instrumentos especiales.

En la primavera de 1724, el “barco secreto” fue probado en el río Nievá en presencia del zar y los oficiales de la flota. El “Morel” se sumergió con éxito a una profundidad de 3 o 4 metros, pero de repente llegó al fondo del río. La estanqueidad del barco se rompió y la tripulación tuvo que ser rescatada con urgencia.
Sin embargo, incluso con el nuevo fracaso, Pedro I no se decepcionó ni con el barco ni con el capitán, y ordenó “no culparlo por la vergüenza”.

Con la muerte del emperador en 1725 puso fin al ambicioso proyecto. Sin un patrón, Níkonov dejó de recibir fondos, materiales y personal. La última prueba del  “fracasado barco oculto” se llevó a cabo en 1727.

Como resultado, Rusia tuvo que esperar otros dos siglos para obtener su propia flota de submarinos.

 

Fuente : Russia  Beyond

Dejá una respuesta