Michelin y las velas inflables en buques de carga.

Wing Sail Mobility

Michelin y las  velas inflables  en buques de carga

Michelin quiere adaptar la tecnología a los buques de carga. El objetivo es aprovechar la energía eólica para reducir el uso de combustible diesel y, por lo tanto, frenar las emisiones de gases de efecto invernadero.

La medida podría aumentar la eficiencia de combustible de una embarcación en un 20 por ciento.

El fabricante francés de neumáticos dio a conocer su proyecto Wing Sail Mobility, o WISAMO, a principios de este mes. La configuración funciona con solo presionar un botón.

Primero, el mástil telescópico se eleva desde su base, alcanzando hasta 17 metros de altura. El ala, que comienza como una pila de tela, se despliega lentamente mientras un pequeño compresor de aire infla el material de doble cara. A medida que el viento fluye sobre el ala de 93 metros cuadrados, las variaciones en la presión del aire crean elevación, lo que ayuda a impulsar la embarcación hacia adelante. Cuando el barco se acerca a un puente o se encuentra con mal tiempo, el sistema se retrae automáticamente.

Michelin estima que el ala puede mejorar la eficiencia de combustible de un barco hasta en un 20 por ciento, según las mediciones de pruebas técnicas y simulaciones, dijo Benoit Baisle-Dailliez, quien lidera la iniciativa WISAMO de Michelin. Para un buque portacontenedores grande, eso podría significar evitar quemar decenas de miles de litros de combustible en un día determinado. La compañía planea probar la tecnología en un carguero comercial en 2022.

WISAMO es un paso significativo hacia la ambición de Michelin de descarbonizar completamente su cadena de suministro

El proyecto se une a una creciente flota de iniciativas de “propulsión asistida por viento” en todo el mundo.

En el granelero MV Afros, cuatro rotores Flettner (o velas de rotor) giran a un ritmo vertiginoso, creando un empuje que empuja al barco hacia adelante. El buque de carga Lysbris Seaways está equipado con dos alas de succión. Las estructuras no giratorias tienen rejillas de ventilación y ventiladores internos que aspiran la fina capa de aire que se encuentra sobre la superficie del ala. Airseas, una escisión de Airbus, dijo que instalará una cometa de remolque de alto vuelo en un granelero para fines de 2021.

Después de años de desarrollo, estas tecnologías impulsadas por el viento están despegando a medida que la industria marítima mundial se enfrenta a la presión para abordar el cambio climático. El transporte de carga es responsable de casi el 3 por ciento de las emisiones anuales de gases de efecto invernadero del mundo, y los barcos son una fuente importante de contaminación atmosférica tóxica en puertos y comunidades costeras. Para las compañías navieras, estas velas de próxima generación son una forma potencialmente inmediata de reducir las emisiones, ya que la mayoría de los sistemas se pueden adaptar a los buques existentes. Y frenar el uso de combustible puede reducir los costos operativos de los barcos, ahorrando dinero y evitando el CO2.

Unas 15 embarcaciones navegan actualmente con dispositivos de propulsión asistidos por viento, y se esperan cinco más para fines de este año. A fines de 2022, el número total podría duplicarse, a unos 40 buques. Esa es una pequeña fracción de los aproximadamente 60.000 buques de carga del mundo. Pero es un comienzo importante para una industria que ha dependido casi exclusivamente de la energía diesel durante el siglo pasado.

Entre la cosecha actual de iniciativas, WISAMO es la única que utiliza alas inflables. Dos inventores suizos, Edouard Kessi y Laurent de-Kalbermatten, fueron los primeros en patentar el concepto. En 2015, lanzaron un prototipo en un pequeño bote y, dos años después, navegaron alrededor del lago Lemán con un ala inflable de 42 metros cuadrados.

Desde entonces, Michelin ha mejorado el diseño original con nuevas patentes, una de las cuales está relacionada con el inflado de las alas, dijo Baisle-Dailliez. La compañía ahora ejecuta simulaciones y pruebas del mundo real en el velero en Suiza, que fue proporcionado por el navegante y experto técnico francés Michel Desjoyeaux.

El sistema WISAMO está diseñado para funcionar de forma autónoma, para no sobrecargar a la tripulación con tareas adicionales o requisitos de formación. También puede funcionar cuando la embarcación está orientada hacia el viento, lo que permite que la embarcación cubra más rutas. Baisle-Dailliez dijo que Michelin planea comenzar a probar el wing en el Océano Atlántico, frente a la costa de Francia, a partir de septiembre. En cuanto a la prueba del buque de carga del próximo año, dijo que se están firmando contratos con clientes potenciales, pero que siguen siendo confidenciales.

Demostraciones como estas son clave para ayudar a que la propulsión asistida por viento se popularice más ampliamente en la industria naviera mundial. Las empresas que desconfían de invertir en tecnologías novedosas buscarán ver si las pruebas pueden ofrecer las reducciones de combustible y los ahorros de costos que prometen los desarrolladores. Y las regulaciones que fomentan la descarbonización, como gravar las emisiones de CO2, también reforzarían este sector de nicho, especialmente si los dólares de los impuestos se convirtieran en préstamos o subvenciones para ayudar a las empresas a pagar alas, cometas o velas, dijo Allwright.

Dejá una respuesta