Las ventas de barcos en Argentina se recupera

0

Las ventas de barcos en Argentina se recupera

A fin de octubre, finalmente se permitió  la navegación en toda Argentina , después de una prolongada restricción de actividades

El bloqueo tuvo un doble impacto negativo en la industria náutica. Sobre la productividad, con el cierre de astilleros durante muchos meses. Solo, muy gradualmente, se ha permitido reabrir las fábricas y talleres una vez que se les aseguró que estaban protegidos por Covid-19. Por lo tanto, se han reanudado el mantenimiento del barco, las pequeñas reparaciones y una producción mayor.

En segundo lugar, incomprensiblemente debido al menor riesgo de contraer el virus en el exterior,  no se permitió  que se realizaran paseos en barcos de recreo o deportes acuáticos hasta finales de octubre.
Esta situación fue tan contradictoria que CACEL, presentó una petición a las autoridades nacionales y locales mediante una campaña de medios a través de las redes sociales y la creación de una petición a través de change.org.

Finalmente, libre de esas restricciones y con la temporada de verano sobre ellas, la industria de la navegación es ahora más optimista sobre el futuro. La devaluación del peso, combinada con la perspectiva de una mayor inflación, ha alentado a quienes tienen dólares a gastar, a comprar barcos, impulsando este sector del mercado.

La compra de embarcaciones de 5 a 7 mts. más pequeñas es actualmente el sector más floreciente del mercado. Tradicional y repetidamente en la última década, la demanda de lanchas a motor, embarcaciones pequeñas y canoas ha representado el 80% del mercado con veleros a solo el 3%.

Desde 2011 los registros de embarcaciones han disminuido de 9.370 a 4.742 en 2019.

Los astilleros esperan que a partir de este momento, el mercado se reinicie y continúe subiendo.

Dejá una respuesta