La bajante del río Paraná será peor y provocará una mortandad de peces

La bajante del río Paraná

La bajante del río Paraná será peor en los próximos meses y provocará una mortandad inusitada de peces

El río Paraná continuará en descenso hasta el verano y se acentuará con la llegada de  La Niña.
Los problemas abarcarán desde una disminución de la fauna íctica hasta un cambio en el sabor del agua potable.

El ni­vel del cau­ce des­cen­de­rá aún más por la fal­ta de llu­vias en las cuen­cas de los prin­ci­pa­les afluen­tes,y  tra­e­ria con­se­cuen­cias de­vas­ta­do­ras pa­ra la fau­na y flo­ra en los si­guien­tes años.

La es­ca­la hi­dro­mé­tri­ca de Pre­fec­tu­ra Na­val Ar­gen­ti­na re­gis­tró el sábado una al­tu­ra de 70 cen­tí­me­tros en el Puer­to de Co­rrien­tes y se man­tie­ne cer­ca del me­tro des­de el 15 de abril.

Las va­ria­cio­nes co­men­za­ron a evi­den­ciar­se en las cos­tas co­rren­ti­nas en ju­nio del año pa­sa­do cuan­do lle­gó a 5,50 me­tros , y des­de entonces  co­men­zó a ca­er has­ta ni­ve­les ac­tua­les.

No se re­gis­tra­ba tal mag­ni­tud en una ba­jan­te en las cos­tas co­rren­ti­nas des­de la pri­me­ras dé­ca­das del Si­glo XX.

En 1901 el hi­dró­me­tro lle­gó a diez cen­tí­me­tros. En 1903, 1916, 1918 y 1925 to­có el pi­so de 0 (ce­ro) cen­tí­me­tros. 24 cen­tí­me­tros en 1968.

No va a lle­gar la cre­cien­te del río Pa­ra­guay por­que en su al­ta cuen­ca no hu­bo pre­ci­pi­ta­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas du­ran­te el ve­ra­no y el oto­ño.

En los pró­xi­mos me­ses en­tra­rá la fa­se de La Ni­ña, un en­fria­mien­to de las aguas del Océ­a­no Pa­cí­fi­co que pro­vo­ca es­ca­sez de llu­vias y se­quí­as en Su­da­mé­ri­ca.

El es­ce­na­rio con­du­ce a una ba­jan­te muy pro­lon­ga­da.

Pa­ra los pró­xi­mos me­ses se es­pe­ra que el ni­vel del agua en las cos­tas lle­gue a pun­tos tan ba­jos co­mo 20 cen­tí­me­tros y 0 cen­tí­me­tros.

La fau­na íc­ti­ca del Pa­ra­ná es­tá in­te­gra­da por una gran va­rie­dad de es­pe­cies co­mo su­ru­bí­es, do­ra­dos, ar­ma­dos, pa­cús, bo­gas.
Los pe­ces, al no po­der lle­gar a los cur­sos de agua, que­dan va­ra­dos en el ba­rro y los ba­ña­dos.

Pa­re­ce que hay más pe­ces y es por­que se con­cen­tran en las po­cas zo­nas cu­bier­tas de agua. Las con­se­cuen­cias se van a ver den­tro de cua­tro y cin­co años en ade­lan­te.

La fal­ta del lí­qui­do en la zo­na de ba­ña­dos y la­gu­nas pro­du­ci­rá la pér­di­da de un ci­clo re­pro­duc­ti­vo, por lo que no se re­clu­ta­rán nue­vas po­bla­cio­nes.

La con­cen­tra­ción de fós­fo­ro y ni­tró­ge­no en el Pa­ra­ná  oca­sio­na­rá la apa­ri­ción de al­gas ver­des que le da­rán un gus­to de­sa­gra­da­ble al agua.
La ba­jan­te sse­gui­rá por lo me­nos has­ta me­dia­dos de 2021.