Icebergs en la ruta de la Vendée Globe

Icebergs en la ruta de la Vendée Globe 

La zona de exclusión antártica sube 5 grados para mejorar la seguridad de los capitanes

Desde 2008, CLS, proveedor oficial de datos sobre hielo de la Vendée Globe, utiliza tecnologías y satélites diseñados y desplegados por el CNES (Centro Nacional Francés de Estudios Espaciales) y la ESA (Agencia Espacial Europea) para detectar icebergs que amenazan la ruta de los capitanes.

Este año, se utilizarán una docena de satélites, incluidos los Sentinels 1 y 3, y no menos de 300 imágenes de radar para detectar estos ovnis (objetos flotantes no identificados) que acechan a cualquier marinero que navegue por los mares del sur.

Los analistas de imágenes de radar de CLS han detectado alrededor de 20 icebergs cuestionables en unas 50 imágenes en el área de Crozet y Kerguelen de las Tierras Australes y Antárticas Francesas (TAAF). Ante estas dudas, la dirección de la carrera de Vendée Globe, tras consultar con los equipos de CLS, no dudó en elevar la Zona de Exclusión Antártica 5 grados más al norte, alargando este cordón de seguridad en más de 400 km. La Zona de Exclusión Antártica es una zona virtual donde los patrones tienen prohibido navegar bajo riesgo de encontrarse con estos monstruos helados, un cruce que podría poner en peligro su seguridad pero también costarles penalizaciones.

Recordemos también que los sistemas espaciales juegan un papel importante en el rescate en el mar. El rescate de Kevin Escoffier lo demostró el 1 de diciembre, cuando el patrón activó su baliza de socorro satelital COSPAS-SARSAT, el punto de partida de una cadena de rescate a la que debe su vida.

Dejá una respuesta