Espionaje en la America’s Cup

Espionaje en la America's Cup

Espionaje en la America’s Cup

TEAM NEW ZEALAND DESCUBRE UNA FILTRACIÓN DE SECRETOS EN LA 36ª America’s Cup

A 248 días para el comienzo la 36ª America’s Cup , la regata ya ha empezado a disputarse fuera del agua.

La America’s Cup evento en el que las innovaciones tecnológicas siempre han sido la clave del éxito,  y averiguar que hacen los oponentes es tan importante como el propio proyecto.

El equipo defensor Team New Zealand, acaba de despedir a varios trabajadores acusándoles de espionaje y de haber filtrado datos sobre su proyecto.

Ellos trabajaban en la sede del equipo y, tras meses de preocupación por la filtración de información confidencial, han sido despedidos.
Cualquier detalle de su AC75, monocascos voladores y sin quilla que participan en la 36 edición, es guardado con celo para no ser copiados.

El director del equipo de Nueva Zelanda, Grant Dalton, ha reconocido que no saben exactamente qué se ha filtrado, ni a quién 

American Magic ,Luna Rosa, e lIneos Team UK, aseguran que no han tenido nada que ver con la filtración.

Durante las décadas de 1980 y 1990, cuando Nueva Zelanda se unió a la America’s Cup se vio afectada por varios escándalos de espionaje que obligaron a los organizadores a prohibir varias formas de vigilancia.

En 1983, los australianos detuvieron a un submarinista canadiense cerca de sus muelles en Newport, Rhode Island, donde el Australia II estaba amarrado con su quilla alada secreta bajo el agua. Los australianos continuaron ganando y terminaron con el largo dominio de América sobre el trofeo.

El magnate de Florida Bill Koch, que financió el equipo America3 en las regatas de la Copa de 1992 en San Diego, dejó boyas con micrófonos electrónicos en un esfuerzo por evaluar la velocidad de otros barcos.

Esa edición de la Copa también vio a varios equipos utilizar helicópteros para tomar fotografías aéreas de los barcos de los competidores, tratando de averiguar los apéndices submarinos de los rivales.

Durante los preparativos de la Copa América de 2003 en Auckland, el sindicato OneWorld supuestamente ofreció información crucial a su rival Oracle por 2,5 millones de dólares.