Home VELA Brest Atlantiques. Abandono de Sodebo Ultim 3

Brest Atlantiques. Abandono de Sodebo Ultim 3

0
Brest Atlantiques. Sodebo Ultim
Brest Atlantiques. Sodebo Ultim

Brest Atlantiques. Abandono de Sodebo Ultim 3 de Thomas Coville

En escala en Ciudad del Cabo desde el jueves, Thomas Coville y Jean-Luc Nélias han anunciado hoy viernes su decisión de no continuar la Brest Atlantiques

Sodebo Ultim 3, dañado en el Atlántico Sur, no puede volver a partir con garantías de total seguridad. En cabeza de la flota Maxi Edmond de Rothschild continúa remontando la costa desértica de Namibia, 300 millas por delante de Macif y Actual Leader.

El día siguiente de su parada en Ciudad del Cabo, Thomas Coville y Jean-Luc Nélias, de acuerdo con su patrocinador Sodebo, han anunciado hoy viernes su decisión de abandonar la Brest Atlantiques. Sodebo Ultim 3 fue víctima de un violento choque contra un objeto flotante no identificado poco antes de entrar en los cuarenta rugientes, provocando la rotura del timón de estribor. Éste, a su vez, dañaba la parte trasera del flotador, que terminó cediendo, llevando a los dos patrones, y al tripulante reportero Martin Keruzoré, a efectuar una escala en Ciudad del Cabo donde les esperaba una parte del equipo técnico del Team Sodebo, para revisarlo.

Thomas Coville lo explica en el comunicado enviado por Sodebo: “Ayer llegamos al muelle de Ciudad del Cabo tras el grave daño en el flotador de estribor, que primero arrancó nuestro timón y después la parte posterior de dicho flotador. Antes de emprender la larga subida atlántica para terminar la Brest Atlantiques, queríamos asegurarnos que el barco estaba en condiciones. Revisándolo más a fondo hemos descubierto que el foil de estribor también había impactado. Esto nos impide continuar de manera segura con un rendimiento digno de la Brest Atlantiques, tal como habíamos hecho hasta ahora. La regata empezó fuerte, con unas condiciones duras para un barco nuevo, y pudimos mantener un descenso cuerpo a cuerpo con los mejores. En Rio de Janeiro, después de las paradas de Macif y de Maxi Edmond de Rothschild, nos pusimos en cabeza. Toda la regata iba bien hasta el violento choque que nos mermó. En un primer año y una primera regata hemos aprendido mucho. Fue una regata con fuertes cambios, pero ha demostrado ser una gran competición. Es una gran frustración tener que abandonar. Llevaremos el barco a Francia navegando con tripulación por razones de seguridad y para que el programa continúe. Estamos construyendo algo grande con estos barcos y esto es solo el comienzo. Buen viento a todos los que continúan”.

Parece que el Atlántico Sur oriental está dando una tregua a los tres supervivientes de la Brest Atlántiques, que desde su paso ayer por Ciudad del Cabo siguen navegando en unas condiciones confortables, viento y mar moderados de popa que contrastan con la dura ceñida durante el cruce desde Rio de janeiro hasta la capital sudafricana. Las singladuras a lo largo de la costa y el desierto de Namibia son tranquilas, registrando en velocidades promedio en torno a las 17 millas efectivas, pues su zigzagueante rumbo trasluchando les impide navegar a rumbo directo.

Aunque comparten un sistema meteorológico casi idéntico, la brecha del líder Maxi Edmond de Rothschild(Frank Cammas / Charles Caudrelier) le ha regalado un poco más de viento, suficiente para estirar unas 100 millas su ventaja hasta 300 respecto sus perseguidores. La segunda posición la ha recuperado Macif(François Gabart / Gwnénolé Gahinet) siguiendo una ruta idéntica que la de Actual Leader (Yves Le Blévec /Alex Pella), demostrando que el diseño más moderno paga dividendos en forma de velocidad. No obstante, en la clasificación de las 16 horas la diferencia entre ambos era poco más de 3 millas, y han estado navegado a la vista.

 

La estrategia a corto plazo plantea cuándo y cuánto empezar a ganar oeste, tal como explicaba esta mañana Caudrelier desde el líder Maxi Edmond de Rothschild: “Hay una zona sin viento a lo largo de la costa africana que forma un triángulo con el vértice hacia el oeste. En general, intentamos pasar esa punta, pero eso supondrá recorrer muchas más millas, es todo un dilema. Nuestros rivales pueden observarnos y si vamos demasiado al oeste acortar. Parece que todos optaremos por el oeste, pero la duda es cuán lejos, esa es la gran pregunta y no tengo la respuesta”.