Apivia y el liderato de la Vendée-Arctique-Les Sables d’Olonne.

Apivia lidera la Vendée-Arctique-Les Sables d’Olonne.

Vendée – Arctic – Les Sables D’Olonne.

La batalla por la victoria continúa

Charlie Dalin, a bordo del Apivia, navegando varios días a barlovento de la flota, consiguió en la últimas 24 horas hacerse con el liderato de la Vendée-Arctique-Les Sables d’Olonne.

El Apivia sigue siendo el barco a barlovento de la flota mientras continúa su camino hacia el punto de referencia de Gallimard, a unas 300 millas náuticas hacia el sur-sureste, donde los patrones virarán a babor en rumbo directo hacia la línea de meta en Les Sables d’Olonne. Por su proa hay más zonas de vientos muy flojos que podrían comprimir de nuevo a la flota, no obstante, Dalin sigue apretando, registrando 13.4 nudos bajo un viento del oeste-suroeste y que los pronósticos indican que va a rolar al sur-suroeste.

En un retorno al status quo del principio de la regata, Dalin tiene al Charal de Jérémie Beyou justo en su espejo de popa, a solo dos millas y media en el segundo lugar y por detrás viene Thomas Ruyant, a bordo del LinkedOut, navegando un rumbo similar pero nueve millas por detrás.

Entre estos tres navegantes, hasta el momento, Ruyant ha navegado el curso más largo pero demostrando dos cosas importantes: una, que su barco es ciertamente muy rápido y, dos, que el francés ha seguido navegando su propia regata, mientras que la pareja que tiene por delante se ha mantenido en gran medida unida.
Veinte millas a sotavento de Dalin, Kévin Escoffier continúa haciendo una regata impresionante a bordo del PRB (+15.8), solo cuatro millas por delante de Sam Davies, a bordo del Initiatives-Coeur (+19.6). En sexta posición está Yannick Bestaven, a bordo del Maître CoQ IV (+38) el cual está nueve millas por delante de Boris Herrmann, que navega en el Seaexplorer-YC de Monaco (+45.7), el barco más sotavento de los 13 mejores.

Herrmann se ha visto retrasado por el fallo el pasado sábado del carro de la vela mayor, pero el patrón alemán ahora ha logrado izar la vela hasta el segundo rizo y continúa avanzando. Haciendo gala de una gran lógica, Herrmann se dio cuenta que era mejor sufrir este fallo ahora que no dentro de unos meses…

«En cierto modo, estoy feliz de que el fallo sucediese ahora», dijo en un video desde a bordo. «Esta sería la peor pesadilla de mi vida si me sucediera durante la Vendée Globe».

Menos afortunada ha sido la navegante franco alemana Isabelle Joschke, que estaba haciendo una gran regata a bordo del MACSF hasta que rompió su botalón ayer sábado. Esta rotura la deja fuera de la pelea y le está haciendo perder puestos; esta mañana caía hasta el 13, a 90 millas del ritmo de Dalin.

La intensidad de la regata sigue impresionando. Los primeros 13 barcos navegan en una caja que mide menos de 100 millas desde el principio hasta el final en un eje suroeste / noreste, mientras que la extensión lateral, desde el Apivia en barlovento y el Seaexplorer-YC de Monaco en sotavento, es de solo 70 millas.

Aunque muchos patrones han hablado de la indudable utilidad de la Vendée-Arctique como una «regata de calentamiento» para la Vendée Globe, este nivel de intensidad es muy diferente de lo que generalmente se experimenta en la regata de vuelta al mundo, cuando las distancias aumentan o se reducen a medida que los barcos pasan de un sistema meteorológico al siguiente.

Un director de un equipo comentaba esta mañana que esperaba que todos los patrones llegaran a la meta esta semana en un estado de agotamiento total después de llevar las altas velocidades y las maniobras de los barcos a unos niveles de intensidad mucho más altos de lo que normalmente esperarían en un curso en solitario de larga distancia en la clase IMOCA.

El salto cualitativo en los barcos ha quedado bastante claro en los últimos ocho días, pero la Vendée-Arctique-Les Sables D’Olonne también ha visto y comprobado que los patrones que navegan en barcos de una generación más antigua pero que se han modernizado con foils o se han actualizado, entre ellos el Iniciativas-Coeur, el MACSF, el PRB y el Seaexplorer-YC de Monaco, darán una increíble batalla durante la Vendée Globe.

Si bien Escoffier ha estado a la altura como uno de los mejores navegantes franceses y dotado con unas excelentes habilidades técnicas, Sam Davies también ha demostrado su habilidad y larga experiencia en este tipo de regatas, ya que ha mantenido un barco de 10 años en la pelea.