Flia. Schurmann, aislada en las Malvinas: “El mar es el lugar más seguro”

Vilfredo Schurmann, aislado en las Malvinas: "El mar es el lugar más seguro"

Flia. Schurmann, aislada en las Malvinas: “El mar es el lugar más seguro”

En un viaje desde enero, parte de la familia Schurmann recibió noticias sobre la pandemia en alta mar

Desde enero, Vilfredo Schurmann, de 72 años, patriarca y capitán de la familia Schurmann, famoso por navegar alrededor del mundo, ha estado navegando por las Islas Malvinas, junto con su hijo Wilhelm y su nuera Erika.
Un economista de formación, Schurmann dejó a Itajaí en el velero Kat y, durante dos días, el barco se enfrentóvientos de 140 kilómetros por hora y olas de 8 a 10 metros de altura. Dos velas se rasgaron en medio del camino. Después de llegar a Malvinas, el trío pasó por las Islas Georgia del Sur, a 1.500 kilómetros de distancia, para visitar a algunos amigos.
Al regresar a Malvinas, recibió la noticia que paralizó al mundo: una pandemia causada por el coronavirus. El plan original era regresar a Brasil hace un mes, en marzo. Sin embargo, cuando se dieron cuenta de la gravedad de la situación, peor que cualquier tormenta que pudieran enfrentar en el camino de regreso, decidieron extender su estadía en uno de los lugares más aislados del mundo.

¿Cómo te sentiste cuando recibiste información sobre la pandemia causada por el coronavirus? Sentimos que algo que nunca imaginamos que sucedería. Solo lo vimos en la película. Esporádicamente, vemos algunas advertencias de los científicos sobre las posibilidades de mutar un virus. Pero eso, para nosotros y para la mayoría de las personas, era remoto. Estamos aislados del mundo, en las Malvinas. En 30 días, tuvimos contacto con dos agricultores. Caminamos unos 6 kilómetros al día, escalando montañas y en los pastos entre ovejas y carneros.

¿Cómo sabías que la enfermedad se convirtió en una pandemia? Escuchamos de la radio e internet que tenemos a bordo. Ya estábamos aislados en esta región. Elegimos quedarnos más tiempo sin tener contacto con las personas.

¿Ha cambiado algo en la planificación de su viaje debido al coronavirus? Si, ha cambiado. Estábamos listos para zarpar hacia Brasil, rumbo a Itajaí. Serían diez días de navegación. Estábamos en el oeste de las Malvinas, un lugar apartado con algunas granjas, que normalmente tienen entre cinco y ocho personas. La noticia no fue buena y decidimos extender nuestra estadía. Informamos a las autoridades de inmigración por radio que nos quedaríamos en la región por un tiempo más. Estamos aquí hasta ahora.

¿Puedes bajar del velero? Sí, podemos. En la región, solo se han registrado dos casos de la enfermedad y ya están fuera de peligro. Aun así, en la ciudad más grande, la de Porto Stanley, que tiene 2.000 habitantes, solo quince personas pueden ingresar al supermercado al mismo tiempo, con una distancia de 2 metros entre las personas, mantener el uso de máscaras, entre otras medidas de seguridad. Todo el tiempo las autoridades dan noticias a la población por radio. Preferimos no quedarnos en la ciudad.

Usted está en el grupo de riesgo porque es anciano. Te preocupas Sí, soy consciente del riesgo que estoy tomando. El medio del mar es el lugar más seguro. En los últimos 30 días, tuvimos contacto con dos personas, que son propietarios de granjas. El lugar está muy aislado. Así que decidimos quedarnos aquí más tiempo.

¿Cómo te distraes durante ese tiempo? Además del mantenimiento del velero, que es frecuente, leemos mucho, pinta Erika, jugamos a las cartas, caminamos unos 6 kilómetros al día en los pastos entre ovejas y ovejas. Subimos montañas de 450 metros de altura. En 30 días, caminamos 80 kilómetros. Por la noche tenemos una pantalla grande y vemos películas.

En ausencia de personas, ¿hay animales en la región donde estás? Sí, hay muchos pingüinos, focas, leones marinos, patos, pájaros, albatros, ballenas y delfines, que vienen a jugar en el bote cuando vamos a la playa.