Volvo Ocean Race. De vuelta a la batalla en el Atlántico Sur

Volvo Ocean Race. De vuelta a la batalla en el Atlántico Sur

De vuelta a la batalla en el Atlántico Sur

Después de un breve receso para que el Rey Neptuno diera a los recién llegados la bienvenida al ecuador, la flota de la Volvo Ocean Race volvió a su particular guerra para ganar sur lo más rápido posible.

El cruce del ecuador del lunes ya es un recuerdo que se desvanece en la memoria de las tripulaciones, aunque muchos regatistas se despertaron el martes luciendo nuevos cortes de cabello o con el inconfundible olor a comida podrida inscrustado en las fosas nasales.

Después de no tener problemas con los Doldrums, los siete equipos navegaban con condiciones de 16 a 18 nudos en los vientos alisios del sudeste tan típicos de esta parte del Atlántico Sur.

Con velocidades casi idénticas en toda la flota, los jefes de cada tripulación estaban ocupados examinando imágenes de satélite para predecir el siguiente cambio meteorológico que pudiera brindarles las más mínimas ventajas.

“Es agradable liderar la flota, pero no es fácil”, dijo Charles Caudrelier, patrón del Dongfeng Race Team, que tenía una ventaja de siete millas sobre el MAPFRE, su rival más cercano en términos de distancia física, a las 1300 UTC.

“Estamos en modo regata costera. El barco rojo [MAPFRE] es muy rápido. Es un trabajo muy difícil mantenerse al frente”, comentaba.

El MAPFRE figuraba en el tercer puesto en el tracker debido a su posición oeste, ligeramente más lejos del siguiente punto de referencia que el Vestas 11th Hour Racing, pero el patrón Xabi Fernández dijo que les daría sus rentas.

“Esto es una locura, estamos luchando a tope. Tenemos contacto visual [con Dongfeng], pero la buena noticia es que ambos dejamos al resto de la flota un poco atrás”, dijo.

Cinco millas detrás del Vestas, en el que navega el gallego Chuny Bermúdez de Castro, el Team Brunel estaba presionando duro. Ambos barcos han logrado colocar cerca de 20 millas entre ellos y el quinto clasificado, el Akzonobel.

“Tener una buena batalla con el Team Brunel”, tuiteó Simon Fisher desde el Vestas. “Seguiremos intentándolo, luchando por cada pulgada”.

Sesenta y cinco millas detrás de los líderes el Turn the Tide on Plastic está en su propia pelea con el Sun Hung Kai / Scallywag. “Tenemos al Scallywag en el horizonte. El juego continuará durante las próximas 3.200 millas náuticas “, dijo Liz Wardley, patrona del Turn the Tide on Plastic, en su última comunicación.

Aunque la navegación es relativamente sencilla en estos momentos, está a punto de complicarse. El anticiclón de Santa Helena, el enorme sistema de alta presión que normalmente se encuentra en la costa oeste de África, es prácticamente inexistente en este momento debido a un gran sistema de baja presión que domina gran parte del Atlántico Sur.

Pero durante la próxima semana la depresión disminuirá y el anticiclón de Santa Helena comenzará a reafirmarse.

Tradicionalmente, la ruta más rápida lleva a la flota muy al sur, por debajo de la latitud de Ciudad del Cabo, para pasar debajo del anticiclón.

Sin embargo, una apuesta táctica podría ser coger un atajo a través de un estrecho pasillo de presión a medida que el anticiclón se restablece.

Podría reducir en 650 millas la distancia, más de 24 horas de navegación, pero al igual que con todas las apuestas, existe la posibilidad de que no valga la pena.

¿Algún de los equipos se sentirá lo suficientemente audaz para jugársela? Sólo el tiempo dirá.

Etapa 2 – Parte de posiciones – Martes 14 de noviembre (Día 10) – 13:00 UTC

  1. Dongfeng Race Team — distancia a la meta– 3.338,8 millas náuticas

  2. Vestas 11th Hour Racing +6.0

  3. MAPFRE +7.6

  4. Team Brunel +8.4

  5. team AkzoNobel +21.9

  6. Turn the Tide on Plastic +61.6

  7. Sun Hung Kai/Scallywag +65.7