Volvo Ocean Race La próxima edición se navegará en IMOCA 60

Volvo Ocean Race.La próxima edición se navegará en IMOCA 60

Volvo Ocean Race
La próxima edición se navegará en IMOCA 60

Los barcos de la clase IMOCA 60 han sido invitados a participar en la próxima edición de la regata.
02 julio 2018
15:29 UTC
Se ha llegado a un acuerdo con la International Monohull Open Class Association (IMOCA) con la exclusividad de utilizar los IMOCA 60 para regatas de vuelta al mundo con tripulación.

La semana pasada, durante la última escala de la Volvo Ocean Race en La Haya, se llevó a cabo una reunión entre las partes interesadas sobre las reglas de la clase IMOCA.

A la reunión acudieron diversos regatistas de las últimas ediciones de la Volvo Ocean Race y de los eventos de IMOCA y los diseñadores de barcos que participan actualmente en la construcción de nuevos barcos de la clase IMOCA, como Guillaume Verdier y Juan Kouyoumdjian.

“Este es el primer paso en la preparación de la próxima edición de la regata en 2021”, dijo Johan Salen, copresidente de la regata. “Estamos en el inicio de un proceso cooperativo para poner en marcha los elementos que necesitamos para hacer de la siguiente edición un éxito tanto a nivel deportivo como de negocio”.

“Este es un asunto complejo con muchas perspectivas, y estamos recibiendo con mucho respeto la aportación continua de todas las partes interesadas, desde World Sailing hasta los regatistas, equipos y patrocinadores. Estamos seguros de que este es el camino correcto”, afirma Salen.

“Traer a la regata monocascos con foils de la clase IMOCA motivará a más diseñadores, regatistas y equipos a prepararse para la próxima edición. Asociarse con la infraestructura existente de IMOCA posibilita que el calendario profesional de la vela oceánica se vuelva más unificado y eficiente, lo que ayuda al deporte en su conjunto y ayuda a construir un modelo comercial sostenible para equipos y regatistas”, concluye Salen.

“Este acuerdo proporciona a los propietarios y navegantes de IMOCA el acceso a la mejor regata oceánica con tripulación del mundo, que también es una gran plataforma de contenido mediático”, dijo Antoine Mermod, presidente de IMOCA.

“A medida que trabajemos juntos para atraer a las regatas oceánicas más importantes del mundo -en solitario o con tripulación- hacia los barcos de la clase IMOCA, nos permitirá que la clase crezca internacionalmente y que ofrecezcamos más valor a las partes interesadas”.

El cambio a los barcos IMOCA asegurará que la regata continúe estando a la vanguardia del diseño y la tecnología de los barcos, al mismo tiempo que desafiará a los mejores navegantes del mundo a sumergirse en un entorno oceánico con tripulación.

Se está formando un comité conjunto para redactar una sección específica de las Reglas de la Clase para los IMOCA 60 con tripulación, respetando el espíritu y la intención de la asociación, que incluye control de costes, seguridad e igualdad deportiva.

La regla relacionada con el número de tripulantes a bordo de la clase IMOCA en la próxima edición se encuentra entre los elementos que se van a evaluar, con el objetivo de mantener la figura del OBR (On Board Reporter -Reportero a Bordo).

La actual edición de la Volvo Ocean Race concluyó el pasado fin de semana ofreciendo la competición más igualada en los 45 años de historia del evento. Tres equipos comenzaron la última etapa con la oportunidad de ganar el título en la general. Con menos de 10 millas para la meta de las 45.000 millas que ha recorrido de la flota, el resultado aún estaba por decidirse, hasta que el Dongfeng Race Team de Charles Caudrelier se adelantó finalmente a sus rivales para asegurarse una emocionante victoria frente a La Haya.

“Este cambio es muy emocionante. Los IMOCA 60 son barcos increíbles. Disfruto mucho navegando en estos barcos y creo que cuando la gente los vea, los disfrutará”, dijo Caudrelier tras recibir un informe sobre los cambios. “Si las dos mejores regatas oceánicas del mundo se van a unir a la misma clase, para mí son buenas noticias”.

Xabi Fernández, patrón del MAPFRE, se muestra ilusionado por el cambio. “Muchos regatistas queríamos volver a la innovación y al diseño, es muy interesante paran nosotros. Conozco bien la clase IMOCA, he dado la vuelta al mundo en uno de ellos. De todos modos esto es el inicio de un largo proceso. Podemos sentir que para los aficionados, que son cada vez más, va a ser muy emocionante también, vamos a tener los mejores monotipos del mundo con lo que va a ser bueno”.

“Creo que como regatista, esto es muy emocionante”, dijo Bouwe Bekking, veterano de ocho ediciones entre la Volvo Ocean Race y Whitbread Round the World Race. “En las generaciones más jóvenes de regatistas todos quieren foilear, surfear e ir rápido, y hay que involucrar a los mejores navegantes en la regata. Con los IMOCA 60 lo han logrado, porque es lo que quieren los regatistas”.

“Por supuesto, hay algunos obstáculos que hay que negociar”, dijo Torben Grael, campeón olímpico, ganador de la Volvo Ocean Race y vicepresidente de World Sailing. “Pero si logramos unir los dos mundos, será positivo, ya que abre la regata a muchos nuevos regatistas para que se unan a ella, y crea un calendario mucho más grande de eventos para los equipos que compiten en los IMOCA 60”.

El acuerdo conlleva que los principales diseñadores del mundo la navegación oceánica participarán en la próxima edición de la regata con el objetivo de crear el monotipo oceánico con tripulación más rápido de la historia.

“La vela es un deporte que no solo se trata de la tripulación, sino también del equipamiento, por lo que la combinación de los dos elementos es lo que te permite decir que estás en la cumbre de la vela oceánica”, dijo Juan Kouyoumdjian, que ha diseñado tres barcos ganadores de la Volvo Ocean Race.

“Creo que es un paso adelante muy positivo. El futuro permitirá a los navegantes y diseñadores avanzar al siguiente nivel, que inevitablemente se extenderá a otras clases”, remata Juan K.

“Estamos tratando de hacer un barco para el futuro que sea capaz de navegar en solitario o con tripulación”, dijo Guillaume Verdier, uno de los diseñadores más activos de la clase IMOCA y de la Copa América. “Mi opinión es que es factible con el compromiso de ambos mundos para encontrarse en un punto medio”.

La asociación con IMOCA también asegurará que los barcos permitan la producción de un contenido mediático de vanguardia, como ha sido el caso en la edición actual de la Volvo Ocean Race.

El acceso en directo a los barcos mientras competían en los océanos más remotos del mundo, así como las imágenes de los drones y las historias enviadas por los reporteros a bordo posibilitaron una cobertura innovadora que tuvo como resultado una implicación y una participación de récord por parte de los aficionados.

Este hecho sigue siendo una prioridad importante para la próxima edición.

También lo es la diversidad de la tripulación. La Volvo Ocean Race 2017-18 contó con 23 regatistas femeninas y 30 regatistas menores de 30 años. Ambas fueron cifras de récord para la regata; una tendencia que se va a alentar en el futuro.

“El proceso acaba de comenzar”, dijo Nick Bice. “Hemos contado con cuatro de los actuales diseñadores de IMOCA para ayudarnos a comprender los problemas que vamos a afrontar”.

“Enviaremos todas las aportaciones al comité conjunto y empezaremos a desarrollar las reglas que se utilizarán en los IMOCA 60 para participar en la próxima edición. Nuestro objetivo es tenerlo listo para final del año”.

El futuro de los barcos de la clase Volvo Ocean 65, utilizado en las dos últimas ediciones de la regata, se revelará en las próximas semanas.