Volvo Ocean Race , apasionante jornada final

La flota juega al escondite en una apasionante jornada final

Cinco de los siete barcos han recurrido al modo sigilo en las últimas horas mientras el Scallywag sigue líder, pero pierde millas; el MAPFRE sigue quinto.
La Volvo Ocean Race pone a disposición de la flota un arma táctica que pueden usar una vez por etapa. Se le conoce como modo sigilo (stealth mode) y permite a un barco ocultar su posición a sus rivales y al público durante tres partes de posiciones consecutivos.

Esta táctica puede ser especialmente beneficiosa cuando un barco tenga previsto hacer un movimiento diferente, como una virada o una trasluchada en un momento concreto de la etapa, ya que los competidores suelen estar muy pendientes de las maniobras de los rivales.

Pues bien; las últimas 24 horas nos han dado una auténtica exhibición de esta particular manera de jugar al escondite, ya que cinco de los siete participantes han recurrido al modo sigilo en un momento u otro para encarar la aproximación final hacia Hong Kong, donde está previsto que lleguen de forma escalonada a partir del mediodía del viernes (UTC).

Únicamente el Turn the Tide on Plastic y el MAPFRE han preferido no jugar al escondite y apurar sus últimas millas a pecho descubierto. Pablo Arrarte, jefe de guardia del MAPFRE, hablaba en el Daily Show de este jueves con el Race Control de la Volvo Ocean Race. “Sabíamos que los Doldrums iban a ser muy difíciles, pero no vamos a hacer un drama de esto. En alguna etapa podía pasarnos algo así, pero estamos muy felices y formamos un equipo muy fuerte”, afirmó.

Por delante, el SHK/Scallywag tiene la victoria en su puerto de origen casi en el bolsillo. Y eso que ha habido emoción en las últimas horas, ya que antes de meterse en modo sigilo los de David Witt les sacaban solo 40 millas al Vestas 11th Hour Racing de Chuny Bermúdez de Castro.

Al reaparecer en el parte de las 13:00 UTC de este jueves, han desaparecido automáticamente tanto el Vestas como el team Akzonobel, cuando los líderes están ya a menos de 500 millas de Hong Kong con 37 millas de ventaja sobre el segundo equipo ‘visible’, el Dongfeng Race Team.

Antes de salir del modo sigilo, el patrón del Scallywag, Dave Witt, insinuó lo igualada que está la parte superior de la flota. “Creo que es bueno para algunos de nuestros aficionados que hayamos estado en modo sigilo porque a algunos les daría un ataque cardíaco si supieran lo cerca que estábamos del resto”, dijo Witt. “Estamos líderes, pero el resto está muy cerca”, sorprendió.

“No hemos confiado en nuestro programa de routing en este tramo, pero ahora queremos hacerlo porque dice que vamos a vencer al Vestas por una hora y media. A todos los seguidores de Scallywag en Hong Kong: recen una oración por nosotros esta noche”, añadió.

A pesar de su cercanía al final, los equipos tienen que afrontar aún varios obstáculos.

Primero deben elegir el momento adecuado para trasluchar para abrirse camino a través de las islas del Estrecho de Luzón sin quedar atrapados en la enorme calma creada por Taiwán, o las islas más pequeñas del norte de Filipinas.

Aproximándose a Hong Kong, el viento puede caer mucho a medida que navegan las últimas millas hasta la línea de meta.

Todas estas incertidumbres aseguran que puede suceder todavía cualquier cosa.

“Se está poniendo interesante “, dijo Simon Fisher, navegante del Vestas 11th Hour Racing. “Todos están buscando sus oportunidades. La ruta que pasa por Filipinas y el Mar de China Meridional tiene varias opciones y habrá que tomar algunas decisiones importantes”.

La ETA (hora estimada de llegada) más reciente sitúa a los líderes llegando entre las 1600 y las 2000 UTC del viernes, con el trío de atrás entre las 02:00 y las 06:30 UTC del sábado.

 

 

La cruenta batalla de la flota de la Volvo Ocean Race