Volvo Ocean Race , ahora el peligro se llama Micronesia

Volvo Ocean Race , ahora el peligro se llama Micronesia

Volvo Ocean Race , ahora el peligro se llama Micronesia

La flota de la Volvo Ocean Race alcanza por fin los alisios y se encuentra con un nuevo reto en las próximas horas: pasar sin daños por los arrecifes de Micronesia, ya que el routing les lleva directamente entre las islas.

La cuarta etapa de la Volvo Ocean Race se ha convertido en un auténtico reto para las tripulaciones. La exigencia ha cambiado totalmente de forma con respecto al Océano Sur; ahora el peligro no son los vientos huracanados ni las icebergs, sino una serie de complicaciones tácticos y estratégicos que ponen a prueba la dureza mental de las tripulaciones.

En las últimas horas, los siete barcos en competición han dejado atrás el infierno de los Doldrums, con su calor infernal, su ausencia de viento y sus chubascos repentinos, y ya se han subido a la autopista de los alisios que les acompañará prácticamente hasta Hong Kong.

Sin embargo, los tripulantes no pueden simplemente pisar el acelerador y relajarse: en menos de 24 horas, el routing (el recorrido previsto por el ordenador en función del parte meteorológico) les sitúa pasando justo por el centro de las islas de la Micronesia, que tienen un sinfín de peligros encerrados, principalmente en forma de arrecifes.

Antes de ello, una nube descomunal dividió aún más a la flota entre este y oeste y dejó al MAPFRE en una situación ciertamente complicada. Los equipos más orientales, Vestas 11th Hour Racing, Dongfeng Race Team y team AkzoNobel son los que dominan la flota en estos momentos, con el equipo español a unas 100 millas por su popa.

La situación es complicada para Xabi Fernández y sus hombres, pero si algo han dejado claro en esta edición de la regata es que tienen una capacidad de recuperación y remontada asombrosa. “la cabeza de la flota con Vestas, Dongfeng y AkzoNobel se ha escapado, asi que intentaremos ir a por el cuarto puesto del Scallywag en las millas que faltan hasta Hong Kong”, afirmaba Xabi Fernández.

Por detrás, tanto el Turn the Tide on Plastic como el Team Brunel están agazapados a la espera de cualquier error de los barcos que tienen por delante para intentar mejorar posiciones.

Mientras tanto, el rey Neptuno siguió rindiendo su visita a los novatos que aún tenían que ofrecerle su tributo, con su habitual peaje en forma de raciones de comida pod