Vendée Globe 2016, la regata más dura del mundo

En pocos días comienza la octava edición de la regata vuelta al mundo en solitario, sin escalas y sin asistencia o lo que es lo mismo, la Vendée Globe 2016 donde 29 regatistas oceánicos se enfrentarán en lo que sin lugar a dudas es la regata más dura del mundo.

El recorrido de la Vendée Globe 2016 comenzará en Les Sables d´Olone (Francia) el próximo 6 de noviembre, momento en que todos los barcos participantes pondrán rumbo hacía el primer gran cabo del recorrido, el cabo de Buena Esperanza, en Sudáfrica. Posteriormente tomarán rumbo hasta el cabo Leeuwin, en Australia para enfrentarse a la travesía, inicialmente, más complicada a través del Pacífico Sur hasta doblar el tercer y último cabo, el de Hornos antes de emprender la subida del Atlántico para cruzar la linea de llegada, de nuevo el Les Sables d´Olone.

A través de la infografía que hemos preparado sobre la Vendée Globe 2016 puedes descubrir los puntos claves a los que se tendrán que enfrentar los regatistas oceánicos para completar la vuelta al mundo, los ganadores de cada edición y sus momentos claves, así como los detalles más importantes sobre esta octava edición de la vuelta al mundo en solitario.

Entre los datos más interesantes de esta Vendée Globe 2016 tenemos uno que es trascendental, marcando un antes y un después dentro de la trayectoria de esta regata oceánica. Los “foils”, esos apéndices que la ingeniería naval a desarrollado para que los barcos “vuelen sobre el mar” y que ahora llevan los Imoca de última generación se han demostrado determinantes en el aumento de velocidad de estos veleros, poniendo al alcance de todos ellos el desafío de conseguir un nuevo récord en esta vuelta al mundo, hasta ahora en posesión de François Gabart, que detuvo el crono en 78 días, 2 horas, 16 minutos y 40 segundos con un barco sin “foils”.

Pero no todo será tecnología en la Vendée Globe 2016. La fiabilidad es otra característica fundamental para dar una vuelta al mundo y que el barco te aguante de una pieza. Ahí está la magia… Y donde se abren las posibilidades de algunos barcos que no lleván estos apéndices. Como anécdota tenemos al Hugo Boss, del británico Alex Thompson que ha tenido que hacer un “refit” del barco después de volcar en la Transat Jacques Vabre hace un año. En el proceso de reconstrucción han primado darle mayor rigidez y fiabilidad al barco que aligerarlo. Es el barco más pesado de los de última generación pero también, inicialmente, el mas fiable. ¿Le dará buen resultado?