SS Ayrfield shipwreck

Un barco abandonado en Sydney se convierte en atracción

En Australia, un barco abandonado se convirtió en una especie de formidable vaso náutico.

Si alguien todavía tiene dudas sobre los milagros de la naturaleza, los restos del SS Ayrfield están ahí para probar que no se necesita casi nada para generar vida. Hasta un viejo casco abandonado puede convertirse en una especie de “vaso náutico”.
Y lo que es más increíble: dentro del agua!

La minifloresta flotante que brotó espontáneamente en el carcomido casco de acero del viejo buque a vapor abandonado en el fondo de la bahía de Sydney, después de la Segunda Guerra Mundial, se convirtió en una de las más insólitas y al mismo tiempo fantásticas atracciones turísticas de Australia. Y continúa creciendo, a pesar de la ausencia de tierra firme a bordo y del agua salada que la envuelve. Sólo la naturaleza sería capaz de ello.