Turn the Tide on Plastic

Turn the Tide on Plastic se encontró con un barco abandonado.

VOLVO OCEAN RACE
El «Turn the Tide on Plastic» se encontró con un barco abandonado

Tras analizarse en el Race Control las imágenes tomadas por un dron, se identificó como la nave donde viajaban dos náufragas halladas hace 4 meses cerca de Japón

Se trataba de un velero sin nadie a bordo y a la deriva que fue localizdo a unas 360 millas al Este de la isla de Guam, en el Pacífico occidental. “Miramos a través de los prismáticos, ya que no había señal en el software AIS [sistema de identificación de buques que se utiliza para localizar otros barcos y evitar colisiones] y contactamos con el Race Control [de la regata]”, explicó la británica Dee Caffari.

Tras intentar infructuosamente contactar con el velero a través de la radio, la tripulación envió un dron para tratar de averiguar la historia de esta embarcación.

Desde Alicante, el Race Control de la Volvo Ocean Race estudió las imágenes e identificó al velero. Se trata del Sea Nymph, cuya historia y la de sus dos ocupantes dio la vuelta al mundo hace cuatro meses.

Fue el pasado 25 de octubre cuando Jennifer Appel y Tasha Fuiava fueron rescatadas junto a sus dos perros por la Marina de Estados Unidos, después de que un barco de pesca taiwanés las descubriera a 900 millas de Japón.

Habían zarpado el 3 de mayo desde Honolulu con la intención de llegar a Tahití, pero una fuerte tormenta habría dañado la nave en la primera noche de la travesía, dejándolas a la deriva en el Pacífico, siempre según la versión de las náufragas.

Su historia corrió como la pólvora, si bien muchas voces pusieron en duda la veracidad de lo que contaron al encontrar ciertas contradicciones.

“Tenemos que estar agradecidos de haberlo encontrado durante el día, ya que podría haber sido una historia muy diferente si hubiera ocurrido de noche”, dijo Caffari. “Se encontraba flotando en nuestro rumbo sin luces ni señales, no hubiera habido forma de haberlo visto”, subraya.

Tras descartar el remolque del velero, la regatista inglesa espera que la ubicación aportada sirva para que sea rescatada la nave y evite “un desastre”. “¡Te estamos pidiendo que no arrojes basura en los océanos y aquí tenemos un velero entero flotando sin rumbo!”, concluye con ironía.