Trofeo Jules Verne: la vuelta al mundo en 45 días.

Trofeo Jules Verne: la vuelta al mundo en 45 días.

Yvon Fauconnier, Titouan Lamazou, Florence Arthaud, Bruno y Loïck Peyron, Jean-Yves Terlain, Peter Blake y Robin Knox-Johnston, establecieron las bases del Trofeo Jules Verne.

El libro “La vuelta al mundo en 80 días” fue publicado por Jules Verne en 1873 e inspiró a marinos y navegantes oceánicos para crear una de las más grandes aventuras oceánicas de los tiempos modernos, el Trofeo Jules Verne. Desde sus primeros intentos, en el invierno de 1993, el record de vuelta al mundo con tripulación ha levantado mucho interés. Lejos de acabar, ya tiene una gran historia a sus espaldas…

Escrita en 1872 y publicada en 1873, es una de las novelas más famosas de Jules Verne. “La vuelta al mundo en ochenta días” narra las aventuras de un caballero inglés, Phileas Fogg, que aceptó el loco desafío de dar la vuelta al mundo en ochenta días. Para lograrlo, podía usar cualquier forma de transporte, por tierra, aire e incluso por mar… Después de una serie de increíbles aventuras, regresó a Londres cinco minutos antes de que se cumpliera el plazo fijado, los ochenta días. Más de un siglo después de la publicación del libro, este clásico de la literatura francesa se convirtió en fuente de inspiración para un grupo de navegantes, comenzando por Yves Le Cornec, quien en 1984 quiso readaptar el maxi trimarán ‘William Saurin’ de Eugène Riguidel para intentar dar la vuelta al mundo en menos de ochenta días. Pero este primer proyecto no despegó debido a la falta de fondos.

En 1989, trece navegantes abordaron la primera edición del Vendée Globe Challenge, la vuelta al mundo sin escalas en monocascos. Titouan Lamazou ganó el evento después de 109 días y 8 horas. Este resultado animó a otros navegantes a preparar proyectos para dar la vuelta al mundo en multicasco y seguir los pasos de Phileas Fogg… Si en un monocasco se pudo dar la vuelta al mundo en 109 días, para un multicasco, 80 días parecían más que posibles…

Todo comenzó en una barcaza en París.

El 13 de agosto de 1990, Yvon Fauconnier invitó a unos amigos a su barcaza en Neuilly-sur-Seine, cerca de París. Entre los presentes estaban Titouan Lamazou, Florence Arthaud, Bruno y Loïck Peyron, Jean-Yves Terlain, el neozelandés Peter Blake y el navegante británico Robin Knox-Johnston. Juntos, establecieron las bases para el Trofeo Jules Verne, definiendo el recorrido como una regata de vuelta al mundo a través de los tres cabos: Buena Esperanza, Leeuwin y Hornos. La línea de salida y de llegada estaría situada entre el Faro de Créac’h en Ushant, y el Faro de Lizard en el extremo suroccidental de Gran Bretaña.

Tres tripulaciones pioneras.

En el invierno del 92/93, tres tripulaciones asumieron el desafío. El primero en salir de la rada de Brest fue Olivier de Kersauson pero no respetó el rumbo definido por sus amigos tres años atrás. Las otras dos tripulaciones, una capitaneada por Bruno Peyron y la otra por Peter Blake y Robin Knox-Johnston, se dirigieron a la zona de salida, tal como se establece en las instrucciones, y partieron con un intervalo de siete horas entre ellos. A la altura de Ciudad del Cabo, Kersauson colisionó con un growler (masa de hielo flotante de tamaño medio]) y vio desaparecer todas sus esperanzas.

Los otros multicascos siguieron luchando. En el Océano Índico, la tripulación británica-neozelandesa colisionó con OFNI viéndose también obligada a abandonar la carrera. Quedaban solos Bruno Peyron y su tripulación. De repente, se encontraron navegando contra el reloj y continuaron a pesar de un paso épico del Cabo de Hornos, con vientos de 70 nudos. El martes, 20 de abril de 1993, cruzaron la línea de meta después de 79 días, 6 horas, 15 minutos y 46 segundos de carrera para convertirse en los primeros titulares del Trofeo Jules Verne, rebajando la barrera de los ochenta días.

Commodore Explorer © Jacques Vapillon Commodore Explorer © Jacques Vapillon
Peyron lo conquistó de nuevo.

Enza / The Sir Peter Trust Collection / Alan Sefton © DPPI Enza / The Sir Peter Trust Collection / Alan Sefton © DPPI
Robin Knox-Johnston y Peter Blake volvieron a zarpar en enero de 1994, completando el curso en 74 días, 22 horas, 17 minutos y 22 segundos, mejorando en más de 4 días el tiempo de referencia de Bruno Peyron. Olivier de Kersauson completó el curso en 77 días. Siguió con su trimarán Sport-Elec en dos campañas sucesivas en 1995 y 1996, pero no logró batir el récord. Sin embargo, Kersauson lo intentó de nuevo en 1997 y esta vez sí que inscribió su nombre en el Trofeo con un tiempo de 71 días, 14 horas, 22 minutos y 8 segundos. En el 2002, pudimos ver un gran duelo entre Peyron y Kersauson. El primero partió a bordo del Orange, un maxi trimarán de 32 metros, pero se vio obligado a regresar varias horas más tarde. A bordo del Geronimo, Kersauson continuó su camino, pero se vio obligado a retirarse en Brasil. Mientras tanto, el Orange fue reparado y pudo zarpar de nuevo. 64 días, 8 horas, 37 minutos y 24 segundos más tarde, Bruno Peyron se convirtió en el primer doble ganador del Trofeo Jules Verne.

Orange © Gilles Martin-Raget Orange © Gilles Martin-Raget
En 2003, Ellen MacArthur y Olivier de Kersauson, una vez más, lo intentaron, pero en vano… En 2004, vimos otro duelo entre Peyron y Kersauson. Esta vez Kersauson mejoró el tiempo de referencia, terminando en 63 días, 13 horas, 59 minutos y 46 segundos. El primero en cruzar el Atlántico en menos de 5 días a bordo de Cheyenne, el estadounidense Steve Fossett junto con el español Guillermo Altadill, mejoró su rendimiento en 2004 navegando alrededor del mundo en 58 días, 9 horas, 32 minutos y 45 segundos. Pero esta hazaña no fue reconocida, ya que el Cheyenne había salido al asalto del Trofeo Jules Verne sin pagar las cuotas de inscripción. Un año más tarde, la respuesta de Bruno Peyron fue tajante y demoledora. Rompió el récord anterior completando el curso en 50 días, 16 horas, 20 minutos y 4 segundos a bordo del Orange II. Colocó el listón muy alto y mucha gente pensó que el registro se mantendría inamovible durante mucho tiempo…

Franck Cammas, a la tercera va la vencida.

Pero la gente se olvidó de Franck Cammas, quien en 2004 anunció la botadura de un maxi trimarán de 31.5 metros diseñado específicamente para el Trofeo Jules Verne. El Groupama 3 no es otro que el nuevo IDEC SPORT de Francis Joyon. Botado en junio de 2006, este poderoso cazador de records comenzó su primera campaña en el invierno de 2007/2008. Cuando se encontraban navegando con una ventaja de un día sobre el tiempo de referencia del Orange II, el Groupama 3 vuelca a la altura de Nueva Zelanda. Franck Cammas y su tripulación salieron sanos y salvos y la plataforma Groupama 3 fue trasladada de vuelta a Francia.

Groupama 3 © Yvan Zedda/Groupama Team Groupama 3 © Yvan Zedda/Groupama Team
Pero eso no iba a detener a Cammas, que partió de nuevo en noviembre de 2008 en un nuevo intento; pero esta vez la aventura llegó a un fin repentino en el Atlántico Sur cuando se rompió la unión entre la viga trasera y el flotador de babor. A la tercera iba a tener mejor suerte. El 31 de enero de 2010, Cammas le dio otra oportunidad al trimarán, a pesar de la incierta meteorología. Esta decisión dio como resultado un crono de 48 días, 7 horas, 44 minutos y 52 segundos; por fin había conquistado el Trofeo Jules Verne.

Los 45 días de Loïck Peyron , el récord a batir.

En ese mismo año otro barco decidió esperar por una mejor ventana meteorológica para ponerse en marcha, pero esa ventana nunca apareció. Era el Banque Populaire V, el trimarán de regatas oceánicas más grande del mundo con una eslora de 40 metros y con un mástil de 45 metros de alto. La tripulación altamente motivada del Banque Populaire V, patroneada por Pascal Bidégorry, hicieron su primer intento el 22 de enero de 2011. Pero en el decimotercer día de carrera, una colisión con un OFNI tiró por la borda todas las esperanzas de Bidégorry y su tripulación de con quistar el trofeo.

Meses más tarde, un nuevo patrón se apuntó para el intento de record, era Loïck Peyron. Con una tripulación de trece hombres, perfectos conocedores del barco y entre los que se encontraba el español Joan Vila, partieron el 22 de noviembre y lograron un tiempo increíble cruzando la línea de meta en ¡45 días, 13 horas, 22 minutos y 53 segundos! 22 años después de que Bruno Peyron batiera el record del trofeo, el Jules Verne estaba de vuelta con la familia Peyron. Al mismo tiempo, Francis Joyon y su tripulación estaban ese invierno intentando batir el record a bordo del IDEC SPORT.

Joyon y Guichard simplemente se quedan a dos días del record.

En el invierno de 2015-2016, tres años después de la gesta de Loïck Peyron, todo el mundo desarrolló una nueva pasión por los intentos de record de la vuelta al mundo. Todo estaba encajando en su sitio para convertir la carrera en una aventura excepcional. Francis Joyon, el poseedor del record de vuelta al mundo en solitario decidió cambiarse a las carreras con tripulación y con una tripulación de sólo seis hombres se plantó en la línea de salida.

IDEC SPORT © Jean Marie Liot/DPPI/IDEC IDEC SPORT © Jean Marie Liot/DPPI/IDEC
Pero esta vez, el intento de record iba a ver a dos barcos sin precedentes luchar proa con proa. Por un lado el IDEC SPORT, ex Groupama 3 patroneado por Franck Cammas y ganador en el 2010. Por otro estaba el Spindrift, ex Banque Populaire de Loïck Peyron, patroneado por Yann Guichard y con el doble de tripulación que Joyon. 30 metros contra 40 metros de eslora, David contra Goliat. Estaban muy cerca. Después de destrozar el record del Océano Índico, los hombres de Francis Joyon navegaron durante mucho tiempo a la vista de Yann Guichard enviando imágenes que ya forman parte de la leyenda de las regatas oceánicas, entre ellas, había videos y fotos de un iceberg enorme, tomadas por la tripulación de IDEC SPORT. Pero las condiciones en la parte final del Pacífico y la subida del Atlántico no fueron favorables. Al final, las dos tripulaciones completaron el viaje en 47 días, a sólo cuatro horas de distancia una de otra, pero necesitaban haber hecho dos días menos para batir el récord de Loïck Peyron.

Conseguir la segunda y la tercera mejor marca de la historia y batir el récord del barco, en el caso de IDEC SPORT, no fue suficiente. Van a regresar. A menos de un año de su último intento, el IDEC SPORT vuelve a salir con la misma tripulación. Este grupo de amigos decidió, al final de su anterior viaje, intentarlo de nuevo y ahí están. Por la proa les espera otra aventura deportiva, humana y extrema.

Trofeo Jules Verne

1993: Bruno Peyron – catamarán Commodore Explorer – 79d, 6h, 15min, 56s
1994: Peter Blake y Robin Knox-Johnston – catamarán Enza – 74d, 22h, 17min, 22s
1997: Olivier de Kersauson – trimarán Sport Elec – 71d, 14h, 22min, 8s
2002: Bruno Peyron – catamarán Orange – 64d, 8h, 37min, 24s
2004: Olivier de Kersauson – trimarán Geronimo – 63d, 14h, 59min, 46s
2004: Steve Fossett – catamarán Cheyenne – 58d, 9h, 32min, 45s
2005: Bruno Peyron – catamarán Orange 2 – 50d, 16h, 20min, 4s
2010: Franck Cammas – trimarán Groupama 3 – 48d, 7h, 44min, 52s
2012: Loïck Peyron – trimarán Maxi Banque Populaire V – 45d, 13h, 42min, 53s

Crono a batir:
45 días, 13 horas, 42 minutos y 53 segundos

Últimos cronos:
2016: Yann Guichard -trimarán Spindrift – 47d, 10hrs y 59min – 2º mejor tiempo de la historia.
2016: Francis Joyon – trimarán IDEC SPORT – 47d, 14hrs y 47min – 3º mejor tiempo de la historia.