Surfista argentino luchó contra un tiburón y se salvó

Surfista argentino luchó contra un tiburón y se salvó

Surfista argentino luchó contra un tiburón y se salvó

Lo mordió el depredador en Australia, pero se zafó a trompadas.

 

Los ataques de tiburones suelen generar gran repercusión. La vida y la muerte definiéndose en cuestión de segundos en el medio del mar. Esta vez, el protagonista de la historia es un argentino, hijo de un reconocido jugador de rugby y ex Puma.

Alejandro Travaglini tiene 37 años y es surfista. Su padre es Alejandro “Chiquito” Travaglini, quien integró el seleccionado de rugby. El domingo alrededor de las 8:30 en la playa Cobblestones, en Gracetown, al oeste de Australia, un tiburón le mordió las piernas y Alejandro se las arregló para llegar a la costa luchando, pegándole piñas al animal. Gabriel Travaglini, un primo segundo de Alejandro, contó que la víctima fue atacada tres veces por el tiburón: “Estaba participando como árbitro en una competencia de surf. Cuando estaba parado sobre la tabla apareció el tiburón y le mordió una pierna. Él le dio una piña y logró zafar. Pero el tiburón lo atacó de nuevo. Luchó como pudo y hasta llegó a meterle la tabla de surf en la boca al tiburón. Entonces una ola lo arrastró hasta la orilla y lo atendieron”.

Alejandro recibió las primeras atenciones y luego lo trasladaron en helicóptero a un hospital. Allí fue operado. “No tiene compromiso óseo ni arterial”, contó Gabriel. Y agregó que Chiquito habló la mañana de ayer con su hijo y lo escuchó bien. Su condición es estable.

Testigos contaron que Travaglini le dio puñetazos al animal hasta que lo soltó. “Estábamos mirando las olas y de repente escuchamos algunos gritos y vimos a un tipo peleando con algo en el agua. Su tabla estaba a una distancia”, comentó Lázaro, un amigo de la víctima. “Esta cosa era un gran tiburón y quería comérselo”, señaló Adam Kennedy, otro surfista que estaba en el agua. Según testimonios, en ese momento había unas cinco personas en el agua. Alejandro pudo regresar a la orilla empujado por una ola y con algo de ayuda. Estaba consciente.

Sus amigos usaron una cuerda para hacerle torniquetes y le brindaron primeros auxilios hasta que finalmente llegó el equipo de emergencia.

“El animal lo atacó dos veces y él le pegó piñas para zafar. Hasta le metió su tabla de surf en la boca. Ahora no tiene compromiso óseo ni arterial”.Gabriel Travaglini. Primo de Alejandro, víctima en las aguas de Australia