SHIP OF THE YEAR 2016: EL FERRY VISION

SHIP OF THE YEAR 2016: EL FERRY VISION OF THE FJORDS.

El ferry Vision of the Fjords
La feria naval SMM celebrada en Hamburgo el pasado septiembre fue el escenario elegido por la publicación noruega Skipsrevyen para anunciar el ganador del premio Ship of the Year 2016, el ferry Vision of the Fjords.

El buque, diseñado y construido por los también noruegos Brødrene Aa para el operador The Fjords une regularmente el recorrido de 32 kilómetros entre los puertos de Flåm y Gudvangenund desde julio de 2016 atravesando el Nærøyfjord, el fiordo más largo y profundo de Noruega, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2005.

El Vision of the Fjords releva en el palmarés al buque de apoyo a la construcción offshore Skandi Africa, premiado en 2015 En ediciones anteriores fueron premiados el ferry eléctrico Ampere, elegido mejor barco del 2014, o el buque de inspección, mantenimiento y reparación offshore Seven Viking, premiado en 2013.

Un millón de personas visitan cada año el fiordo de Nærøyfjord. El lugar es limpio y tranquilo. Los buques en los que los turistas navegan son todo lo contrario: sucios y ruidosos. The Fjords, una compañía operadora de ferrys de la región, decidió buscar una solución a este problema. Para ello, dentro del plan de renovación de su flota, encargó al constructor noruego Brødrene Aa el diseño de su nuevo buque, basado en dos premisas: por un lado, aumentar la satisfacción de los turistas embarcados en el ferry, y por el otro, conseguir una embarcación con el mínimo impacto ambiental posible.

El diseño preliminar entregado por The Fjords a Brødrene Aa incluía grandes ventanales, amplias plataformas exteriores de observación, interiores cómodos y confortables y con el mínimo ruido y vibraciones posibles. La respuesta de Brødrene Aa fue espectacular. Su diseño Seasight incluía tres zonas de observación (a proa, a popa y en la cubierta superior), conectadas mediante rampas que imitan el Trollstigen, una carretera que zigzaguea mientras asciende una montaña cercana al fiordo, dotando al barco de 200 metros de primera línea de observación. Para aquellos que prefieran quedarse en el interior del ferry, las dos cubiertas dedicadas al pasaje cuentan con grandes ventanales, diferentes configuraciones de asientos y una cafetería en la cubierta principal, todo ello decorado en tonos oscuros y mates que realzan las vistas exteriores.