Rolex Fastnet Race: Deseo de ganar

Rolex Fastnet Race: Deseo de ganar

 

Rolex Fastnet Race: Deseo de ganar

El éxito deportivo requiere considerable determinación y perseverancia, alimentados por un objetivo. En el caso del regatista francés Didier Gaudoux, su sueño era ganar la Rolex Fastnet Race. Una ambición concebida a finales de la década de 1970, cuando dio sus primeros pasos en navegación oceánica, y alimentada a lo largo de las siguientes cuatro décadas. Llegó a pedirle a su diseñador que creara un barco ‘para ganar la Rolex Fastnet Race’. La ambición se convirtió en realidad con el anuncio de su JND 39 Lann Ael 2 como ganador final de la 47 Rolex Fastnet Race. Su armador recibió la Fastnet Challenge Cup y un Rolex conmemorativo de su hazaña en el transcurso de la entrega de premios final celebrada en Plymouth.

Lann Ael 2 es el tercer barco francés que gana en otras tantas ediciones la regata bienal organizada por el Royal Ocean Racing Club (RORC) y patrocinada por Rolex desde 2001. Hay que remontarse a la década de 1950 para encontrar semejante consecución de triunfos de un mismo país en la legendaria prueba oceánica. Antes de iniciar la regata, Gaudoux dejó clara su intención de luchar por la victoria al realizar importantes modificaciones a su barco de diseño Joubert-Nivelt y recurrir a la ayuda de su amigo Géry Trentesaux, patrón ganador de la edición 2015.

“Ganar esta regata es el cumplimiento de un sueño desde que era niño. La Rolex Fastnet Race es LA regata oceánica por excelencia. Ganar la general es increíble”, confiesa Gaudoux. “Antes de la regata, éramos optimistas pero no confiados. Hemos tenido suerte. Las condiciones favorecieron a nuestro barco. Estábamos bien preparados, fuimos rigurosos en nuestra organización, concienzudos y, como equipo que navega mucho unido, somos muy solidarios”. Inteligencia táctica, excelente trabajo en equipo y aprovechar al máximo las condiciones meteorológicas son factores que comparten todos los ganadores de la Rolex Fastnet Race.

Gaudoux comenzó a permitirse pensar en la remota idea de la victoria cuando su barco se acercó a las islas Scilly después de un excelente tramo de popa desde la roca Fastnet, el icónico punto de paso obligado de la regata y psicológico punto intermedio de su recorrido de 605 millas entre Cowes (isla de Wight) y Plymouth. “Nos sorprendió estar rodeados de barcos grandes, una buena señal”.

La tripulación liderada por Gaudoux estuvo formada por una mezcla de tripulantes amateur ¬–incluyendo su hijo Thomas y su hija Coralie– y expertos oceánicos –como el navegante Frederic Duthil y el táctico Christian Ponthieu–. “Fui muy exigente con la tripulación, pero cumplieron a la perfección. Ha sido una regata intensa”. Habiendo ganado la Rolex Fastnet Race a sus 59 años de edad, Gaudoux pone ahora su mirada en competir algún día por otra legendaria regata de 600 millas, la Rolex Sydney Hobart.

Una flota récord.

Cuando la flota de la Rolex Fastnet Race cruzó la línea de salida frente al Royal Ycht Squadron de Cowes el domingo, 6 de agosto, formalizó el establecimiento de un récord histórico: 362 barcos de 29 países, la participación más grande en los 92 años de historia de la prueba. Impresionante en tamaño, apabullante en diversidad.

Concise 10, un trimarán MOD70 patroneado por el británico Ned Collier Wakefield junto al olímpico Giles Scott, fue el más rápido en completar el recorrido, invirtiendo 42 horas y 55 minutos. La salida desde Cowes y el pasaje por el Solent dejó una profunda impresión en Collier Wakefield: “Fue la mejor salida que he visto en mi vida. Sin duda volveremos para más ediciones de la regata”.

La victoria en tiempo real en monocasco resultó en un duelo entre tres barcos de muy distintos diseños. Al frente de la carga desde la misma salida, el potente Rambler 88 del estadounidense George David llegó primero a Plymouth con un tiempo de 57 horas y 34 minutos, 15 horas por encima del récord establecido en la rápida edición de 2011. Ese mismo año, el anterior barco de David, el Rambler 100, lideró la flota hasta que volcó en las proximidades de la roca Fastnet. Gracias a la presencia de un barco de fotógrafos y el esfuerzo del servicio costero de Irlanda, los 21 miembros de la tripulación pudieron ser rescatados. Sus otros dos intentos de ganar la Rolex Fastnet Race concluyeron con sendas segundas posiciones. Al igual que Gaudoux, David reconoce haber cumplido una ambición largamente perseguida: “Llevamos buscando la victoria en tiempo real desde 2007, y nos hemos quedado en damas de honor en tres ocasiones. En la salida de esta edición pensé que teníamos una buena oportunidad, y esta vez lo hemos logrado”.

Casi cinco horas por detrás del Rambler finalizó el maxi australiano de 100 pies experimental CQS de Ludde Ingvall. El impresionante supermaxi Nikata, tercero en la línea de llegada, estableció su propio récord: con 115 de eslora y 88 toneladas de desplazamiento, se convirtió en el barco más grande de su clase en completar la regata. Entre su tripulación se encontraba Peter Burling, patrón ganador de la reciente America’s Cup, que afrontaba con curiosidad esta regata: “Ha sido genial rodear la roca Fastnet al anochecer”, reconocía el neozelandés.

MAPFRE, segundo por un suspiro.

La Rolex Fastnet Race es también conocida por sus ‘regatas dentro de la regata’. Una flota de siete Volvo 65 tomaron las 605 millas de la prueba como Etapa Cero de cara a su inminente vuelta al mundo. Los siete monotipos completaron una igualada batalla a lo largo del recorrido, con victoria final del chino Dongfeng Racing Team from China, que batía al español MAPFRE por sólo 56 segundos en un final agónico. “En las últimas 10 millas el Dongfeng nos ha pasado en una maniobra en la que un chubasco y mucho viento nos ha pillado con una vela muy grande”, reconocía en tierra el doble medallista olímpico Xabi Fernández, patrón del MAPFRE.

SMA fue el mejor de los nueve IMOCA 60 que competían tripulados a dos, y entre las varias divisiones IRC destacó la victoria del dúo padre-hijo formado por Pascal y Alexis Loison, a bordo del Night and Day, que se llevó el título de clase por delante de varias tripulaciones completas y el trofeo a dos. Inesperados ganadores absolutos de la edición 2013, los Loison lo intentaron de nuevo en 2015 con el objetivo que cumplieron este año: “Hace dos años perdimos por 14 segundos. Esta vez estábamos determinados a ganar”, explica Alexis Loison.

Otro participante digno de destacar fue el Sparkman & Stephens Kialoa II, barco revolucionario en su día que regresaba a la competición oceánica tras cuatro décadas de ausencia. “Hemos navegado medio mundo desde que tenemos el barco”, explica el co-armador Patrick Broughton. “Durante todo ese tiempo estaba deseando que llegara la Rolex Fastnet Race, rodear la roca y llegar a Plymouth”. Entre los experimentados tripulantes del Kialoa II cuentan nada menos que 162 ediciones de la Rolex Sydney Hobart. “En el paso por la roca fuimos afortunados y desafortunados: afortunados porque terminamos rodeándola de día, y desafortunados porque contábamos con llegar allí un poco antes, en la oscuridad. La escena fue espectacular con la luna en lo alto”.

En el momento de la entrega de premios, celebrada el sábado 11 de agosto a las 18:30 hora local de Plymouth, 299 de los 362 barcos participantes habían conseguido completar el recorrido, 27 se habían retirado y 36 permanecían todavía rumbo a Plymouth.

Participar en la Rolex Fastnet Race es un reto excepcional que requiere organización, preparación y compromiso, junto a profundos sacrificios personales. Todo ello incluso antes de empezar la regata. La prueba es un desafío impredecible, cada edición es única y está definida por sus propias condiciones meteorológicas, composición de la flota y evolución de la competición. Como explica Gaudoux, el ganador de esta edición: “Antes de la regata le dije a mi tripulación: ‘quien gana no es el mejor, sino el que tiene más deseo por ganar’. Y nosotros tuvimos un gran deseo por ganar”. Tanto si lo afrontaban con el objetivo de la victoria o con el de simplemente completar el recorrido, esta experiencia fue compartida por los 2.700 regatistas, profesionales y amateur, que protagonizaron la salida de esta 47 edición, una imagen que forma parte ya de la historia de la navegación oceánica.

Una relación natural.

Rolex siempre se ha asociado con actividades que, como ella misma, están motivadas por la pasión, la excelencia, la precisión y el espíritu de equipo. De manera natural, Rolex ha gravitado hacia el mundo de la navegación a vela, formando una alianza que se remonta a la década de 1950. Hoy, Rolex es patrocinador principal de 15 de los más importantes eventos internacionales de vela. Desde regatas oceánicas como la Rolex Sydney Hobart (Australia), la bienal Rolex Fastnet Race (Reino Unido) y la Giraglia Rolex Cup (Francia e Italia), pasando por competición de monotipos del más alto nivel como el Rolex Farr 40 World Championship, reuniones espectaculares como la Maxi Yacht Rolex Cup (Italia) o la Rolex Swan Cup (Italia y Caribe), y mantiene una estrecha relación con los clubes náuticos más influyentes del mundo, como el Yacht Club Italiano, el New York Yacht Club (Estados Unidos) o el Royal Yacht Squadron (Reino Unido). Rolex está guiada por su pasión por la excelencia y un comprometido aprecio por el mundo de la vela.

El organizador Royal Ocean Racing Club (Londres/Cowes, Reino Unido), fue fundado en 1925, inmediatamente después de la finalización de la primera Fastnet Race. Es una institución conocida por su carácter pionero e innovador, no sólo en la organización y promoción de actividades de competición oceánica, sino también en el desarrollo de estándares de excelencia, especialmente en el ámbito de la seguridad. El Royal Yacht Squadron (Cowes) celebró su bicentenario en 2015 y mantiene una intensa relación con Rolex desde 1983. En reconocimiento a esta privilegiada relación, y para conmemorar el 200 aniversario del club, Rolex entregó al Squadron un reloj único, dotado de información sobre las mareas y la presión barométrica, datos esenciales para oficiales de regata y regatistas.

Acerca de Rolex.

En su condición de líder de la industria relojera suiza desde su sede en Ginebra, Rolex disfruta de una reputación inigualable por su calidad y experiencia. Sus relojes Oyster y Cellini, certificados como Cronómetros Superlativos por su precisión, prestaciones y fiabilidad, son símbolos de excelencia, elegancia y prestigio. Fundada por Hans Wilsdorf en 1905, la firma fue pionera en el desarrollo de relojes de pulsera y se encuentra detrás del origen de un buen número de importantes innovaciones en relojería, como el Oyster, lanzado en 1926 como primer reloj de pulsera sumergible, o el mecanismo de rotor automático Perpetual, inventado en 1931. Rolex ha registrado más de 400 patentes a lo largo de su historia. En su condición de compañía manufacturera auténticamente integrada e independiente, Rolex diseña, desarrolla y produce todos los elementos esenciales de sus relojes, desde las piezas de oro a la maquinaria, la manufactura, el ensamblado y el acabado del movimiento, la caja, la esfera y el brazalete. Rolex también está involucrada activamente en el apoyo de las artes, los deportes, la exploración, el espíritu de iniciativa y el medio ambiente a través de un variado programa de patrocinio de actividades y programas filantrópicos.

Resultados provisionales Rolex Fastnet Race 2017

Ganador absoluto en IRC
1.- Lann Ael 2 (FRA), Didier Gaudoux
Fastnet Challenge Cup y reloj Rolex

2.- Privateer (USA), Ron O’Hanley

3.- Lady Mariposa (GBR), Daniel Hardy

Ganador en tiempo real en monotipo
Rambler (USA), George David – 57 horas, 34 minutos

Ganador en tiempo real en multicasco
Concise (GBR), Tony Lawson – 42 horas, 55 minutos

La clasificación completa de la Rolex Fastnet Race 2017 está disponible en la web oficial