Río 2016 Echegoyen y Betanzos, cuartas

Ean la última esperanza de España en vela y se quedaron a las puertas del podio tras finalizar la Medal Race de 49er FX, de la que partían líderes empatadas a puntos con las brasileñas y danesas, en séptima posición. A la Támara Echegoyen y Berta Betanzos les tocó improvisar desde la misma salida, pero no dieron con la fórmula del éxito.

La vela, el deporte que más medallas ha dado a España en los Juegos Olímpicos, se marcha de Río con dos diplomas (en windsurf RS:X y FX) y ninguna medalla. Hay que remontarse a Sídney 2000 y Múnich 72 para encontrar las últimas citas sin presea procedente de los campos de regatas. Aunque varios regatistas han demostrado nivel suficiente para estar en el podio y otros han debutado en unos Juegos con buena nota, la sequía de gloria no pasa inadvertida. Por ahora, son los propios navegantes los que salen a defender su trabajo.

La tripulación gallego/cántabra se plantó este jueves en la gran final de FX tras una magnífica actuación durante la serie previa, donde se adjudicaroncuatro triunfos parciales en 12 mangas disputadas. Sólo el buen hacer de sus rivales más directas le impidieron disfrutar de un mínimo margen de error para la última batalla. España, Brasil, Dinamarca y Nueva Zelanda (con un solo punto menos que el grupo de cabeza) dependían de sí mismos en la prueba definitiva.

Echegoyen, oro en Londres 2012 en ‘match race’, y Bertanzos optaron por defender posición al lado del Comité de Regatas en la salida en detrimento de iniciar el primer tramo con mayor velocidad. Apuraron hasta los últimos segundos de la cuenta atrás, protegiendo la zona, pero cuando tocó acelerar se toparon con el skiff británico enganchado en el barco del comité, taponándoles el paso, lo que les retrasó respecto al resto de la flota a las primeras de cambio. De nada servía ya el guión previsto.

Echegoyen. | AfpEchegoyen. | Afp

Tocaba improvisar y empezaron a hacerlo desde el primer tramo de ceñida, navegando por el lado derecho del campo de regatas. Brasileñas y neozelandesas se aproximaban a la boya de barlovento desde el otro extremo del terreno de juego mientras las danesas seguían de cerca a las españolas. La Medal Race se acababa de convertir en una especie de ruleta rusa y había que esperar al primer tramo de empopada para comprobar quién había realizado la mejor apuesta.

Finalmente, Meech y Maloney y Grael y Kunze se llevaron el gato al agua en la primera referencia, pasando en segunda y tercera posición, respectivamente, por detrás de Italia, y navegando con una ventaja considerable respecto a sus rivales por las medallas. España, por su parte, cruzó penúltima.

La pareja española necesitaba una genialidad para acercarse a los primeros puestos. Lo intentó ya en la primera popa, de nuevo navegando por el lado contrario que sus adversarias, táctica habitual cuando se pretende remontar muchas posiciones, y siempre con la compañía de las nórdicas. El FX de Echegoyen y Betanzos ganaron un par de puestos tras el segundo tramo del recorrido. No era suficiente. Las medallas ya se alejaban cuando se llegaba al ecuador de la regata porque la distancia con las neozelandesas y brasileñas, que libraban su particular duelo a cara de perro por el oro, era ya prácticamente inalcanzable.

España y Dinamarca aún podían hacer cábalas sobre en qué puesto tenían que finalizar para colgarse el bronce, pero los cálculos se fueron al traste en los dos últimos tramos cuando Támara y Berta fueron superadas por dos embarcaciones. A la postre, séptimas en la Medal Race (por detrás de brasileñas, neozelandesas, italianas, danesas, francesas y holandesas) ycuartas en la clasificación final. Diploma olímpico, extraordinariamente meritorio, como premio de consolidación.

La medalla de oro de FX, embarcación que se estrenaba como clase olímpica, fue para las brasileñas Martine Grael -hija de la leyenda de la vela brasileña Torbel Grael- y Kahena Kunze; la plata se la colgaron las neozelandesas Alex Maloney y Molly Meech, mientras que las danesasJena Hansen y Katja Steen Salskov-Iversen se quedaron con el bronce.

“La gente está malacostumbrada aunque ni saben quiénes somos”

Foto: Jesús RenedoFoto: Jesús Renedo

“Es duro pasar por la zona del podio y saber que tú no vas a estar. Vinimos aquí porque queríamos luchar por una medalla y sería ridículo no llorar ahora. Hay que sacar todo afuera y ya está. Dentro de un par de horas seguro que volverán las sonrisas”, se lamentaba Támara Echegoyen una vez en tierra firme en declaraciones recogidas por la agencia Dpa, al mismo tiempo que dejaba claro “que Berta Betanzos y yo dimos todo lo que pudimos y me voy a casa contenta por haber luchado hasta el último metro, que no muchos lo pueden decir”.

Sobre la Medal Race, la gallega explicó lo sucedido en la salida, incidiendo en el hecho de que el “barco británico perdió el control”, por lo que tuvieron que hacer una maniobra “para evitar la colisión”. Sin embargo, no quiso poner excusas: “La salida no fue perfecta pero en la regata se dieron otras oportunidades de luchar con las demás, hubo opciones y no se pudo superar a la danesa porque las otras dos se habían escapado”.

Preguntada sobre lo hecho por la vela española en estos Juegos, ha comentado que “hay muchísimo nivel pero la gente está malacostumbrada porque siempre salvan las medallas la vela, aunque después durante cuatro años ni saben quiénes son” los regatistas.

“Conseguir una medalla es muy complicado y en la vela mucho más. En este caso estamos orgullosas del equipo. La vela es un deporte genial no solo por los resultados sino por el ambiente que tenemos y los valores que transmitimos, con medallas y sin medallas. Es increíble que aun quedando cuartas la gente y nuestras rivales se hayan acercado para darnos la enhorabuena y decirnos que somos excepcionales”, ha añadido.

Botín y López, novenos en sus primeros Juegos

[foto de la noticia]

Antes del desenlace de FX se disputó la Medal Race de 49er. Diego Botín e Iago López Marra no lo tenían fácil para conseguir diploma olímpico. Partían novenos de la general y tras la regata final se mantuvieron en esa posición. Llegaron a navegar terceros en las tres primeras boyas y cuartos en la cuarta, pero un incidente con los británicos Dylan Fletcher-Scoot/Alain Sign, hizo que en el último tramo perdieran varias posiciones hasta entrar octavos. El oro fue para los neozelandeses Peter Burling/Blair Tuke que habían ganado la medalla antes de celebrarse la Medal Race.