Ploota, el chaleco salvavidas más pequeño del mundo

Ploota

El chaleco salvavidas que según sus creadores es el más pequeño del mundo , y el más eficaz

 

El dispositivo de seguridad para el mar está coloca alrededor del cuello controlado por un sensor y se disparará cuando entra en contacto con el agua que le permitirá mantener la cabeza a flote, pero también se puede disparar manualmente usando un gatillo físico en el lado izquierdo, dándote a ti mismo un botón de emergencia cuando te des cuenta de que la situación está empezando a descontrolarse. Es compacto, innovador y reutilizable!

“No importa cuán bueno sea un nadador, siempre hay cosas que pueden salir mal en el agua. Desde las olas hasta los calambres y la fatiga, hay situaciones en las que es posible que su capacidad de natación no sea capaz de salvar su vida. Ahí es donde entra Ploota.”

A diferencia de la mayoría de los chalecos salvavidas que te mantienen a flote todo el tiempo, el Ploota se puede usar también bajo el agua. Significa que puedes ir a nadar, hacer snorkeling o bucear en un mar profundo con él puesto y activarlo sólo cuando necesitas subir a la superficie.

Por las características evidentes del chaleco nos ahorraremos bastante espacio o simplemente podremos incluir más chalecos en nuestro barco con el mismo espacio. Es compacto y su diminuto factor de forma permite una mayor movilidad que esos abultados chalecos con correa en el pecho.

El sistema que accionan los inflables de forma inmediata – qué son dos bolsas que se abrirán encima del hombro – es gracias a unos cartuchos recargables de CO2 situados en la parte delantera del cuello.

El equipo dispone de tres tamaños variables y es reutilizable ya que las bolsas pueden ser fácilmente enrolladas de nuevo en la caja y los cartuchos de CO2 reemplazados.