Natxo González: "Mullaghmore es la ola más heavy

Natxo González: “Mullaghmore es la ola más heavy que he visto nunca…”

Natxo González viaja a Irlanda para enfrentarse a Mullaghmore: “Es la ola más heavy que he visto nunca…”

¡Lo ha vuelto a hacer! Natxo González ha vuelto a dejarse llevar por la adrenalina, por desafiar a las fuerzas de la Naturaleza, por su pasión por las olas grandes, por llevar los límites a otro nivel…

 

 

El surfer vasco ha viajado recientemente hasta Irlanda en donde un swell descomunal ha activado una de las olas que, hasta ahora, le quitaba el sueño: Mullaghmore. Una bestia salvaje y llena de peligros que el de Plentzia ha conseguido domar de forma sobrehumana.

La entrevista que descubre todos los pormenores del viaje!

¿Cómo surge la idea del viaje?

Bueno, realmente no existe una idea de “voy a ir a una ola” y se planifica todo el viaje, nada que ver con lo que hace la inmensa mayoría de la gente, pulserita de todo incluido, rutas a conquistar, espectáculos y salidas nocturnas (risas)… ¡Esto es otro rollo! Nosotros funcionamos con las grandes marejadas, que son las que nos ponen los límites o los dientes largos, depende por dónde lo mires… Así que la planificación se empieza a ver una semana antes, según los partes meteorológicos.

Por supuesto, siempre existe un reto por domar una ola “world class”, al igual que un alpinista quiere conquistar un ocho mil para anotarlo a su lista de triunfos.

¿Habías estado antes en Irlanda?

Habíamos estado en Irlanda en otra ocasión junto a Jon Aspuru e Indar Unanue. Cogimos muy buenas olas y fue un poco toma de contacto con el sitio y la gente. No fue un swell increíble, pero pudimos ver los lugares donde estaban las olas y las direcciones de mar y viento que necesitaban, para cuando se diese la ocasión no fallar.

Un año después llegó el swell que tanto ansié durante cuatro años. Era una marejada perfecta en la que toda la costa de Irlanda iba a estar de 10 y mi objetivo era coger la ola de Mullaghmore… ¡Iba a estar all times!

Siempre existe un reto por domar una ola world class, al igual que un alpinista quiere conquistar un ocho mil para anotarlo a su lista de triunfos.
Frío, agua a 7ºC… Irlanda en pleno mes de febrero. ¿Fue tan duro como parece?

Sí, esa es la razón por la que no hay campeonatos y no están masificados los picos teniendo olas buenísimas… La gente va buscando el sol y, en esta época, en el hemisferio norte es puro invierno. Allí sólo encontramos grandes locales que conocen perfectamente “Mully” en esas condiciones y son gente que están acostumbrados a temperaturas de 7ºC. Bueno, y algún otro loco como nosotros que nos gusta sufrir en esas condiciones, pero todo se compensa con la satisfacción de domar a la “bestia”.Fuimos bien preparados con buen equipo, aunque el frío nos entraba hasta los huesos. Llevábamos todo cubierto: guantes, gorro, escarpines… ¡Y un traje de 6 milímetros! El viento cortaba… Si no, preguntadle a Jon Aspuru que estuvo grabando todo el día a 1ºC.

En el vídeo se ven olas muy sólidas, tanto de derechas como de izquierdas. ¿Qué spots surfeasteis y con cuánto tamaño?

La costa entera estaba perfecta. Todas las olas funcionaron, pero yo me centre en surfear mi gran objetivo: la izquierda de Mullaghmore. Rompe sobre una plataforma de piedra que, con el cambio de profundidad y el océano Atlántico entrando de lleno, produce un tubo gigante y muy agresivo. No cubre nada… ¡Es la ola más heavy que he visto nunca! Muy punky, ¡creo que vinieron series de hasta 8 metros de altura!

Fueron pasando los días y el parte cambió un poco para final de la semana. Parecía que el sur iba a estar impresionante… A pesar de la reventada que llevábamos, decidimos ir porque iba a estar demasiado bueno, así fue cogimos la derecha de Aliens, increíble con muy poca gente y perfecto. ¡Llegaron a romper olas de 4 a 5 metros de altura!

¡Mullaghmore es la ola más heavy que he visto nunca! Muy punky, ¡creo que vinieron series de hasta 8 metros de altura!

Bajadones in extremis, tubazos como para meter dentro un autobús, wipeouts y cazadones brutales… Se olía el peligro, ¿no?

Y falta añadir algo más… ¡Las rocas que se dejan ver en toda la linea del bowl! Hubo buenas cazadas, sí. Personalmente, me comí los peores wipeouts de toda mi vida, pero sabíamos a lo que nos enfrentábamos, sobre todo queriendo surfear a paddle, ya que esa ola siempre se coge con moto de agua.

Algunas “comidas” del vídeo ponen los pelos de punta. ¡Esa izquierda parecía Teahupoo! ¿Tuvisteis algún susto?

Por suerte no hubo ningún susto a pesar del límite en el que estábamos y el riesgo que había. Hicimos un equipazo en donde todo el mundo mira por todos. No hay rivalidad, todos nos animamos y ayudamos entre nosotros.

Por suerte no hubo ningún susto a pesar del límite en el que estábamos y el riesgo que había… ¡Personalmente, me comí los peores wipeouts de toda mi vida!

Compartisteis sesión con algunos locales (Patch Wilson, Tom Lowe…). ¿Os trataron bien?

Creo que es el sitio donde mejor me han tratado en el mundo, gente muy maja respetuosa y siempre dispuesta a ayudar. Al final es como si tuviera otra familia más.

Los locales, a parte de los consejos que nos daban tras su experiencia, nos ayudaron con la infraestructura de las motos de agua. Además, tenían un equipo de primeros auxilios con todo un instrumental completo, muy profesional. Sin eso estaríamos vendidos, ya que las motos de agua nos salvaron el pellejo un par de veces…

Creo que es el sitio donde mejor me han tratado en el mundo, gente muy maja respetuosa y siempre dispuesta a ayudar.
¿Cuál es tu valoración global del trip?

Ha sido un trip muy intenso. Cinco días de “non stop”, ocho horas en el agua, conducir mucho y dormir poco… A pesar de todo eso ha sido uno de esos viajes que se te quedan en la retina. Olas que pocas veces se ven romper, gente agradable y cerveza de la buena para brindar cada día… ¿Qué más se puede pedir?

Te hemos visto viajar con Indar y Aspuru anteriormente: Puerto Escondido, Namibia, California… ¡Menudo trío!

Hacemos un buen equipo. Indar es una persona polivalente, le da tanto a la ola pequeña como a la ola grande pero, cuando ve un swell potente, enseguida me llama para conocer mi opinión sobre las direcciones de mar y viento. Además, siempre es mejor ir acompañado que solo, aunque haya cambiado el refrán (risas). Nunca sabes las sorpresas que te puede deparar un viaje de riesgo, como los que se hacen cuando vas a surfear olas de más de tres metros. Cualquier accidente en el agua te puede costar caro. Además, es más probable que conozcas a gente de la zona, locales que te pueden ayudar con la logística, moto de agua, 4×4, alojamiento… ¡Así que un trío siempre es mejor que uno solo! (risas).

Qué puedo decir sobre Jon Aspuru… Como habéis podido apreciar, no lo suelto (risas). Los dos juntos hemos formado un equipo perfecto. Y lo que nos queda… Hemos conseguido posicionarnos en las redes sociales gracias a su gran trabajo multimedia. Cineasta, fotógrafo, psicólogo, paciente… No tengo palabras para proponerle un cargo en esta empresa. Él me aporta y yo le aporto. ¡Ese es el equipo perfecto!

¿Qué hay en tu agenda para los próximos meses? ¿Qué otros proyectos y viajes tienes en mente?

Lo que sí que tengo claro es que voy hacer la ronda europea del circuito mundial de surf. Las fechas están pendientes de confirmar pero ya están en mi agenda. Participé en las pruebas de Zarautz y Santa Cruz (Portugal) donde las olas estuvieron complicadas y no pude pasar manga. En Zarautz me encontré cómodo surfeando. Posiblemente, fue el arropamiento de la gente que asistió al campeonato, que siempre te dan mucha fuerza para seguir.

Respecto a las olas grandes, entrar al circuito mundial se complica con el formato propuesto. Además, han disminuido los emplazamientos a tres: Jaws, Puerto Escondido y Nazaré, y han quitado los campeonatos regionales que eran la lanzadera para poder entrar en el ranking. Así que, la única forma de acceder, es cogiendo las 5 olas más grandes del año y clasificarte como ‘performance of the year’. Ese es mi principal objetivo. ¡Ahora estoy esperando a que entren las borrascas para darle con todo!