Mensaje en una botella.

Mensaje en una botella. La tradición de mandar mensajes por el mar

El secreto de las botellas: la tradición de mandar recados por el mar

Se Sabe de esa forma de comunicación del náufrago de cine, el mensaje en la botella Es una tradición antigua, y se pone antigua en esto: se cree que la primera fue enviada en el año 310 a. C., por el filósofo griego Theophrastus, alumno de Aristóteles, con el objetivo de probar que las aguas del Mar Mediterráneo estaban formadas por un flujo que venía del Atlántico. De aquí para allá, muchas botellas flotaron por los siete mares, a pesar de la imprevisibilidad de realmente alcanzar su destino. Algunas tardan años en encontrarse. Otras nunca llegan allí – se estima que el 97% nunca se recupera.

Este parecía ser el destino de una botella de gim con un billete adentro lanzado al mar el 12 de junio de 1886 por el comandante del barco alemán Paula, que navegaba en el Índico, aproximadamente a 950 kilómetros de la costa de Australia. Parecía! Hasta que, el 21 de enero de este año -es decir, 132 años después-, una pareja de australianos acabó encontrando la botella lanzada al mar por el tal comandante alemán – la más antigua de la que se tiene registro, considerando la fecha de envío y su encuentro. “Fue una emoción única, nunca pensé en toda mi vida, encontrarme frente a algo tan antiguo e indescriptible”, dijo Tonya Illman, que recogió la botella casualmente, en una playa aislada en el oeste de Australia, imaginando que serviría como objeto decorativo en su casa.