Un marinero se quedó con la llave que podría haber salvado al Titanic

Marinero se quedó con llave que podría haber salvado al Titanic

HUNDIMIENTO DEL TITANIC
Un marinero se quedó con la llave que podría haber salvado al Titanic

El segundo oficial David Blair fue despedido en el último minuto de la tripulación del barco más famoso, y un pequeño error puede haber llevado a su final catastrófico.

La trágica historia del Titanic que se hundió en su viaje inaugural en 1912 pudo haber tenido otra suerte si no hubiesen despedido de la triulación a un marinero en el último minuto. Es que el segundo oficial David Blair pudo haber desempeñado un papel importante en el hundimiento del barco más famoso del mundo.

Este marinero condecorado fue echado del equipo para dejar paso a un marinero con más experiencia antes del nefasto viaje. Pero Blair se aferró accidentalmente a la llave que abría un armario con los binoculares, según el medio británico The Sun.

El protagonista de la historia

Los historiadores afirman que los prismáticos podrían haber salvado la vida de los 1,522 pasajeros y la tripulación que perecieron en la tragedia. El equipo pudo haber permitido a la tripulación detectar la punta del iceberg antes de que fuera demasiado tarde. Incluso, un sobreviviente del Titanic, Fred Fleet, dijo en una investigación que podría haber evitado la tragedia si hubiera tenido binoculares.

Blair ganó una serie de medallas por valentía, incluso por saltar al agua para salvar la vida de alguien en una emergencia marítima diferente, consignó el Burton Mail.

El segundo oficial David Blair

El segundo oficial era el resopnsable de todo el equipo de navegación y viajó en el Titanic desde Belfast a Southampton el 3 de abril de 1912, cuando tenía 37 años. Tenía previsto viajar a Nueva York el 10 de abril, pero los propietarios de The White Star Line reclutaron al oficial superior Henry Wilde en lugar su lugar.

Blair escribió sobre su desilusión en una postal que decía: “Me temo que tendré que salir para hacer espacio para el comandante de los Juegos Olímpicos. Este es un barco magnífico, me siento muy decepcionado de no poder hacer su primer viaje”.

Finalmente, murió a los 80 años en 1955, y su llave de taquilla Titanic se vendió en una subasta a un joyero chino por 90.000 libras.