Mantenimiento: Barnizar el Barco

Entre días de navegación, pesca o paseo… precisamente hoy nos hemos dado cuenta que las maderas del barco, del interior o de cubierta, han perdido aquel aspecto que nos gustaría. Han perdido ese color madera, están gastadas y comidas por el sol. En ese momento sabemos que antes o después nos tendremos que ponernos manos a la obra y empezar con los trabajos de barniz. Antonio Rodríguez
El mantenimiento de la madera exige una revisión periódica y ciertos conocimientos sobre qué tipos de barniz habremos de aplicar.
El mantenimiento de la madera exige una revisión periódica y ciertos conocimientos sobre qué tipos de barniz habremos de aplicar.
Cuando vemos la madera deteriorada surgen preguntas típicas como ¿qué tipo de barniz aplico? ¿de uno o de dos componentes? ¿cuánto me aguantará el brillo? ¿cómo preparo la madera antes de barnizar?
Vamos a aclarar estas cuestiones con el fin de comprender mejor el mundo de los barnices y la madera.
¿Por qué es importante barnizar? La madera es un material natural pero, ante la humedad, se dilata, y se contrae al secarse, por tanto, la capa de barniz aplicada a la embarcación conviene que sea flexible, especialmente cuando está expuesta a la intemperie y, por lo tanto, un buen barniz debe proteger y realzar la belleza natural de la madera. De este modo embarcación, además, verá alargada la vida e incrementará su valor.
2-Barnices
La madera es un material natural que exige determinados cuidados dependiendo de cada tipo.

¿Cuánto tiempo aguanta el barniz?
La vida de los barnices está condicionada por la agresión de una serie de factores:
– La degradación causada por elementos atmosféricos. El medio ambiente es el factor que más influye en la duración de un barniz, en zonas de alta humedad y mucho sol, los barnices sufrirán más. En España, las temporadas de buen tiempo son cada vez más largas, lo que motiva un castigo a los barnices de forma severa. Por norma, los barnices de exterior se deberán mantener y repasar cada seis meses o, por lo menos, una vez al año, como mucho. Esto nos ahorrará posteriormente muchas horas de trabajo de lijado en la siguiente preparación. Actualmente, por lo general los barnices de marcas conocidas son de alta calidad, e incorporan filtros UV y HALS, pero aún y así, debemos revisar su estado de mantenimiento anualmente. En otras zonas más cálidas, como por ejemplo en el Caribe, se recomienda mantener los barnices de cubierta cada tres meses.
Otros factores que influyen en la vida del barniz son:
– La oxidación: es debida a la reacción del oxígeno con el barniz durante largos periodos de tiempo. La penetración de agua en la madera a través del barniz provoca el cuarteo y deslaminado del mismo. En este sentido, la resistencia al agua de un barniz se puede mejorar con formulaciones de resinas duras; de todas formas, si el barniz está constantemente sumergido, a la larga el agua puede penetrar y provocar ampollas y deslaminados.
– La contaminación salina: es otro factor que reduce la vida de una superficie barnizada es la contaminación salina. Los cristales de la sal actúan como lupas intensificando los efectos de los rayos ultravioletas del sol en la superficie. Incluso con la utilización de filtros ultravioletas resulta prácticamente imposible combatir los efectos agresivos de este fenómeno “magnificante”. Por esta razón es muy importante mantener la película de barniz siempre limpia de contaminantes.
– Los productos químicos: este peligro se puede prevenir con barnices resistentes a productos químicos comunes, tales como fuel o alcohol.
– Los aceites naturales: están presentes en determinadas maderas, como la teca. Salen a la superficie haciendo que se le levante el barniz y motivando su desprendimiento. Antes de barnizar, pues, es conveniente eliminar todo el aceite posible limpiando con acetona, disolventes o alcohol.
4-Barnices
La vida de los barnices está condicionada por una serie de factores, entre ellos la contaminación, la oxidación y los rayos UV.

¿Qué tipo de barniz hay que utilizar?
Podemos dividir los barnices en tres grandes grupos dependiendo de su composición: los barnices de poliuretano, de dos componentes; los barnices monocomponentes; y los barnices de poro abierto, que tienen un solo componente. Repasemos cada tipo con sus ventajas e indicaciones principales.
3-Barnices
Dependiendo del tipo de madrera y de su ubicación a bordo, necesitaremos uno u otro tipo de barniz.
Barnices de poliuretano
Los barnices de poliuretano de dos componentes están formulados a base de un sistema de curado químico que hace que el acabado tenga una alta resistencia química a la abrasión. Este tipo de barnices exige una aplicación profesional y metódica, de manera que si realiza bien el resultado es de un acabado de alta calidad, con una retención de brillo y resistencia mayor que los acabados de barnices con monocomponentes, especialmente si la superficie está sujeta a golpes fuertes.
Al igual que los poliuretanos monocomponentes, cuentan con filtro ultravioleta, que ofrecen una excelente resistencia a los rayos solares. La retención de brillo es cuatro veces mayor que los barnices monocomponentes.
Este tipo de barnices está indicado para zonas de tránsito y desgaste, donde se requiere mayor rigidez y dureza contra golpes y ralladuras.
Sobre las maderas sin tratar, los barnices de poliuretano se pueden combinar con selladores de dos componentes, como por ejemplo el Clear Wood Sealer, que proporciona capas transparentes de alto espesor y secado rápido antes de aplicar el barniz de acabado. Un buen ejemplo de este tipo de producto es el Perfection Plus.

6-Barnices Determinados barnices ofrecen un acabado brillante y de cierta solidez.
6-Barnices
Determinados barnices ofrecen un acabado brillante y de cierta solidez.
Barnices de un solo componente
De esta clase de barnices existen dos tipos los de poliuretano modificado, que se basan en resinas alquídicas, similares a las utilizadas en los esmaltes. En este producto se emplean resinas de cadena más larga con el fin de conseguir mayor flexibilidad. Al añadir poliuretano durante el proceso de fabricación, se incrementa la rapidez del secado y se crea una capa curada más resistente. Además ofrecen un mejor rendimiento en condiciones extremas gracias a los rayos ultra violetas (UV). Este tipo de barnices de un solo componente puede utilizarse también en acabados satinados, exclusivos para interiores. Un ejemplo puede ser el
Goldspar Satin, que ofrece acabados satinados de interior, o el Compass, para obtener acabados con brillo de exterior.
El Goldspar Satin es un buen ejemplo de barniz para acabados satinados de interior.
El Goldspar Satin es un buen ejemplo de barniz para acabados satinados de interior.

Barnices de aceite modificado
Estos productos emplean utilizan gran variedad de aceites naturales, como el de Tung (Vernicia fordii, un árbol caducifolio de la familia de las euforbiáceas, originario de China), con el fin de incrementar la resistencia al agua, mejorar el craqueo, y evitar el agrietamiento gracias a su facilidad para penetrar en la madera, además de ofrecer buena flexibilidad.
Su leve tono ámbar proporciona un color dorado y cálido sobre maderas lisas como el pino, y es ligeramente más lento en su secado que los barnices de poliuretano. Los productos destinados a la gama marina poseen una menor viscosidad para mejorar el deslizamiento de la brocha, lo que mejora su acabado. Si está formulado para absorber eficazmente la radiación ultravioleta (UV), su rendimiento y protección en para exteriores es excelente. Los Schooner o Schooner Gold, son buenas referencias en este tipo de barnices de aceite modificado.
Los Schooner o Schooner Gold, son buenas referencias en este tipo de barnices de aceite modificado.
Los Schooner o Schooner Gold, son buenas referencias en este tipo de barnices de aceite modificado.

Barnices de poro abierto
Como hemos apuntado, están formulados con un solo componente. En realidad son un híbrido entre barniz y aceite de madera. Crean una película flexible que permite la dilatación y contracción natural de la madera, y son microporosos, con propiedades impermeables pero ayudan a mantener la humedad contenida. Su formulación de baja viscosidad proporciona una excelente penetración en la madera sin necesidad de utilizar disolvente. Es un tipo de barniz de fácil aplicación con brocha, y al secarse deja una película sutilmente translúcida.
Los de poro abierto son un tipo de barniz de fácil aplicación con brocha, y al secarse deja una película sutilmente translúcida.
Los de poro abierto son un tipo de barniz de fácil aplicación con brocha, y al secarse deja una película sutilmente translúcida.
Con el barniz de poro abierto no es necesario lijar entre capas y es un producto que no se agrieta ni escama; además exige una mínima preparación y mantenimiento durante y entre las aplicaciones. Es resistente a la degradación por rayos ultravioletas durante toda la temporada. Seguramente este barniz sea la mejor opción para un fácil mantenimiento y la protección de la madera, ya que ofrece un buen rendimiento y contiene absorbentes de HALS y UV. Sin embargo, hay que tener en cuenta que con estos productos no se consigue un acabado de espejo como ocurre con la utilización de otros tipos, antes mencionados.
Para probar este tipo de barniz, el Woodskin es una buena opción.
El Woodskin es una buena opción entre los barnices de poro abier
El Woodskin es una buena opción entre los barnices de poro abier
.
¿Cómo preparar la madera antes de barnizar?
El ochenta por ciento de la calidad en el acabado final de un barnizado depende de la preparación de la superficie. Para ello, es preciso que el estado del barniz ya existente sea revisado para determinar el grado de preparación necesario.
A continuación vamos a repasar los pasos de la preparación.
– Buscar las zonas con desperfectos, deslaminadas o descascarilladas, así como cualquier otro signo donde el barniz no tenga un buen agarre al sustrato.
– Limpiar y preparar la superficie lavándola con Super Cleaner de Yacht Line para eliminar todo rastro de suciedad. Después, volver a examinar el área para comprobar que no nos ha pasado inadvertido ningún desperfecto.
Los procesos de barnizado requieren determinadas preparaciones según sea el estado de la madera.
Los procesos de barnizado requieren determinadas preparaciones según sea el estado de la madera.
-Barniz en buen estado y sin desperfectos. Pasar una lija seca o húmeda de grado 320-400 y, una vez seca la superficie, limpiar con una bayeta.
– Barniz en buen estado con algunos desperfectos. Estas zonas se pueden reparar con una masilla adecuada para madera. Antes de llevar a cabo el barnizado, es posible que sea necesario lijar estas zonas con P180-200. Limpiar y secar.
-Barniz en mal estado. Si la capa previa está cuarteada, descascarillada o presenta signos generalizados de separación en toda el área, será preciso eliminarla por completo mediante rascado, lijado o aplicando un decapante químico para pintura. Una vez eliminado todo el barniz se comenzará a tratar como madera nueva.
-Madera sin tratar. Lijar con papel 120P-180P para conseguir una mejor adherencia. Eliminar restos de polvo con una aspiradora o trapo húmedo. No debemos aclarar con agua ya que tiende a dilatar la veta. Desengrasar la superficie con disolvente. Diluir la primera capa de barniz hasta un diez por ciento. Conseguiremos una mejor penetración en la superficie y mayor adherencia de las capas siguientes. Una vez aplicada la primera capa, la superficie estará rugosa. Esto se produce porque los extremos de la veta expuesta absorben el barniz y se levantan. Iguale con una lija del 320P al 400P. Barnizar con brochazos firmes a lo largo y a lo ancho de las vetas, sujetando la brocha con un ángulo de 90º con respecto a la superficie. Finalmente, aplicar brochazos suaves, con un ángulo de 45º.
La restauración de una embarcación aconseja una serie de procesos en el tratamiento y conservación de la madera mediante su barnizado.
La restauración de una embarcación aconseja una serie de procesos en el tratamiento y conservación de la madera mediante su barnizado.
17 consejos para barnizar mejor
Condiciones idóneas para un buen resultado.
1. Barnizar mejor por las mañanas, si son cálidas y secas. Si la temperatura es fría se prolonga el secado; la humedad puede deteriorar y estropear el brillo.
2. Asegurarse que la madera está libre de suciedad y polvo.
3. Lijar por números, terminando con el grado más fino de la progresión. Tener cuidado no lijar de más la superficie y eliminar la aplicación.
4. Remover el producto lentamente en la lata, dejando reposar posteriormente unos 10 minutos.
5. Aplicar con una brocha de calidad, limpia, que sólo se utilizará para barnizar.
6. Aplicar capas extras en los bordes.
12-Barnices
7. Para un acabado satinado en interiores, aplicar un acabado de brillo antes de finalizar la aplicación con barniz satinado, de esta forma se creará una mayor sensación de profundidad.
8. Mantenimiento continuo: revisar con regularidad para barnizar y reparar rápidamente evitando daños mayores.
9. Limpiar las superficies con agua regularmente, para eliminar restos de sal y suciedad.
10. Elegir el barniz que se necesita utilizar para el barco. Nunca aplicar un barniz de dos componentes encima de otros monocomponentes, ya que el disolvente quemará las capas de barniz de un componente.
11. Asegurarse que la superficie está bien preparada, limpia y seca.
12. Aplicar la cantidad correcta para el área total de la superficie.
13. En caso de barnizar maderas oleaginosas, como la teca o el iroko, asegúrese de limpiar y desengrasar la superficie antes de barnizar. El aceite natural de estas maderas puede influir en la adherencia del barniz.
14. El lijado/matizado entre capas con P320-400 mejorará el acabado final, asegurando una buena adherencia entre capas.
15. Evitar la contaminación de pintura: no introducir directamente la brocha en el bote de barniz.
16. Verter la cantidad de barniz que se tenga previsto utilizar en un recipiente distinto.
17. Protegerse con monos, gafas, guantes y máscaras de filtro.