Los patrones de la Vendée Globe 2

El próximo día 6 de noviembre, 29 patrones zarparán de Les Sables D’Olonne para participar en la octava edición de la Vendée Globe, la regata de vuelta al mundo en solitario, sin escalas y sin asistencia.

Siguiendo con los patrones, hoy conoceremos un poco más en detalle a otros dos grandes navegantes: Vincent Riou y Morgan Lagravière…

Vincent Riou © Vendée Globe Vincent Riou © Vendée Globe
Si tenemos que definir en pocas palabras a Vincent Riou, podemos decir que es un navegante todo terreno. Es marinero y sabe hacer de todo: diseño, desarrollo, ajuste y afinado del barco, analista meteorológico excelente, además de un técnico de primera y un regatista decidido y con talento. Si lo prefieres, es la navaja suiza de la vela bretona.

Desde su infancia en Loctudy – un pequeño pueblo en el suroeste de la Bretaña, donde aún vive con su esposa e hijos -, Vincent Riou ha heredado la pasión por el mar. Es en el agua donde “Vincent el terrible” es más feliz, compitiendo contra cualquier cosa que flote desde los botes de su infancia a los actuales multicascos, sin olvidar las regatas de Fígaro o los grandes IMOCA.

PRB © B. Stichelbaut PRB © B. Stichelbaut
En el 2000, preparó el barco ganador de Michel Desjoyeaux. Cuatro años después, la empresa con sede en Vendée, PRB, le ofreció el timón en el sitio de el ‘Profesor’. Vincent tuvo una notable actuación ganando la regata y a pesar de que no estaba en cabeza en el paso del Cabo de Hornos. El que estaba justo por su proa en Hornos y que a la postre perdió la regata era Jean Le Cam… Fue el Rey Jean quién le puso su apodo a Vincent. Un vínculo con Jean que continuó en la edición de 2008: Jean volcó en Hornos y ¿quién iba a rescatarlo en esas condiciones infernales? ¡Vincent, por supuesto! El jurado de la regata le otorgó el tercer lugar después de este rescate épico. Para terminar la historia, los dos hombres navegarían juntos en el 2013 en la Transat Jacques Vabre… y la ganarían. Muy involucrado en la clase IMOCA (organismo que establece las reglas para los barcos de la Vendée Globe), Vincent será el único anterior ganador en competición. Él no está en esta regata sólo por diversión, espera seguir los pasos de Desjoyeaux al convertirse en doble ganador de la Vendée Globe, una hazaña lograda por Mich Desj…. Por el momento.

Vincent lo ganó todo el año pasado a bordo de su muy bien afinado PRB, en particular, con una victoria en la Transat Jacques Vabre… Para los principales competidores en la clase IMOCA, él es el hombre a batir.

Palmarés deportivo:

2016.- 2º Transat Jacques Vabre
2016.- 5º New York – Vendée
2015.- 1º Transat Jacques Vabre con Sébastien Col
2014.- 1º en tres Grand Prix
2014.- 1º Raid en Diam 24
2014.- Abandono Route du Rhum
2013.- 1º Transat Jacques Vabre con Jean Le Cam
2013.- 5º Rolex Fastnet Race
2012.- 1º Europa Warm’Up
2012.- Abandono en la Vendée Globe por colisión con una boya
2011.- 1º Azimut Trophy
2011.- 1º Rolex Fastnet Race a dos con Jean Le Cam
2011.- 1º Artemis Challenge
2011.- 3º Transat B to B
2010.- 2º Vuelta a España a Vela
2010.- 5º Route du Rhum
2009.- 7º Transat Jacques Vabre con Arnod Boissières
2009.- 3º Vendée Globe
2009.- 1º Rolex Fastnet Race
2009.- 1º Calais Round Britain Race
2005.- Navegante del Año
2004.- 1º Vendée Globe
2003.- 1º Calais Round Britain Race
2003.- 2º Rolex Fastnet Race
2003.- 4º Transat Jacques Vabre con Jeremie Beyou

Morgan Lagravière – SAFRAN
Francia, 29 años, 1ª participación

Morgan Lagravière © Vendée Globe Morgan Lagravière © Vendée Globe
Aquí tenemos a un joven navegante que podría repetir el éxito alcanzado por François Gabart. Podría ganar la Vendée Globe en su primer intento, antes de cumplir los 30 años. Al igual que Gabart, Lagravière dará la vuelta al mundo a bordo de un barco de nueva generación diseñado para ganar. Al igual que Gabart, el patrón del Safran se curtió en la vela ligera y luego a bordo de los barcos olímpicos, antes de pasar un tiempo breve pero exitoso en el circuito Figaro, donde subió al podio dos veces en las tres temporadas en las que participó en la exigente regata Solitaire.

Con la misma facilidad con que se maneja entre boyas que en mar abierto, Lagravière no tuvo ningún complejo cuando entró en el proceso de selección en el 2013 para sustituir a Marc Guillemot. Una selección que buscaba atraer a algunos de los principales nombres de las regatas oceánicas y algunas jóvenes promesas. Pero fue Morgan, quien consiguió el trabajo y quién tomó el timón del nuevo Safran. Un sueño hecho realidad para este amante de los deportes extremos, que pasa la mayor parte de su tiempo en el agua. No es raro verlo practicando kitesurf, regateando a bordo de un J80, en un Moth con foils, practicando remo o windsurf en la bahía de Quiberon. El disfruta cada vez que cambia de embarcación y esta es también una buena manera de aumentar sus habilidades para navegar en otros barcos, incluyendo, por supuesto, el IMOCA de 60 pies.

Todo sucedió muy rápidamente para este navegante originario de Isla de la Reunión, que a los 17 años no dudó en salir de la isla para acceder a una educación en el deporte y en la vela y convertirse luego en un profesional. A diferencia de François Gabart y Armel Le Cléac’h, los dos que lideraron la flota en la última Vendée Globe, Morgan Lagravière no ha entrenado como ingeniero. Admite que es menos científico y cuando navega hace las cosas más por sentimiento e intuición. Pero no hay que equivocarse con su aspecto relajado y con que puede parecer que la cosa no va con él. Morgan es un trabajador muy metódico. Prácticamente novato en el circuito IMOCA, está descubriendo su barco, mientras se prepara para la próxima Vendée Globe. Podemos estar seguros de que estará listo en la línea de salida el 6 de noviembre de 2016 en les Sables d’Olonne. Esta regata no va a ser una aventura. A pesar de que en tierra es muy amable y muy extrovertido, en el mar Lagravière se convierte en un asesino. Su intención es la de estar ahí arriba con los principales candidatos.

Después de desarrollar su proyecto con la ayuda de Marc Guillemot, Morgan continúa ahora con Kairos, el equipo de Roland Jourdain. Con dos héroes de la Vendée Globe como mentores, todo suena muy prometedor.