¡Las mujeres al timón!

¡Las mujeres al timón

¡Las mujeres al timón! Es hora de una mujer IMOCA

Numéricamente se ven eclipsadas por los hombres, pero las mujeres destacan a lo largo de la historia de la Vendée Globe. Y aunque ninguna mujer estuvo en la línea de salida de última edición de la histórica regata en solitario, si paradas alrededor del mundo, parece que en la próxima edición la situación va a cambiar.

Entonces la pregunta es: ¿podríamos ver un barco que esté mucho más adaptado o construido específicamente para una mujer patrón? El ganador en 1993, Alain Gautier, quien colaboró estrechamente con Ellen MacArthur en la edición 2000-200, y que ahora es director de proyecto de Isabelle Joschke y Quentin Lucet, arquitecto naval de VPLP, nos deja unas reflexiones muy interesantes sobre algunas ideas futuras para las embarcaciones para mujeres.

Desde la primera Vendée Globe en 1989, solo han participado en la regata siete mujeres. Y no fue hasta la tercera edición en la que las pioneras Isabelle Autissier y Catherine Chabaud participaron por vez primera en la regata. La proporción de mujeres que participan en las regatas oceánicas históricamente ha sido muy baja, pero hay que decir que de las siete magníficas que han competido en la Vendée Globe, cuatro han finalizado entre los seis mejores en general.

Ellen McArthur celebrando su 2º puesto en la Vendée Globe

Con ellas en mente, pero más particularmente mirando hacia el futuro y contando con el creciente número de mujeres que buscan comenzar la edición de 2020, es posible diseñar y/o configurar un barco que esté adaptado y más en sintonía con el poder físico y las necesidades de las mujeres, un 60 pies que hará que la vida y el trabajo a bordo sean más efectivos y las haga aún más competitivas.

Gautier, ganador de la Vendée Globe 1993 y asesor de seguridad de la regata en las últimas ediciones, anteriormente ha estado muy involucrado con proyectos de mujeres. Anteriormente estuvo con Ellen MacArthur y ahora está trabajando con Isabelle Joschke. Ambas son mujeres realmente pequeñas pero que tienen una habilidad y determinación que, se podría decir, inversamente proporcionales a su tamaño.

Samantha Davies en la proa del IMOCA

“Para la campaña 2000-2001, diseñamos el barco específicamente para Ellen”, recuerda Gautier. “Todo había sido diseñado para ella en cuanto a la plataforma de trabajo y a su ergonomía: la altura de los winches y su posición estaba relacionada con la longitud de sus brazos porque mide menos de 1,55 m. Hemos trabajado en todos los problemas de fricción (por ejemplo, las poleas) buscando evitar pérdidas de energía y al mismo tiempo hacer que el barco sea lo más fácil posible. El Kingfisher nunca fue diseñado como el barco más potente, tenía menos manga que los otros y era más pesado porque realmente todo se centraba en la fiabilidad”.

La Petite Anglaise, como era conocida Ellen, entró segunda en la edición del 2001 por detrás del ganador Michel Desjoyeaux; con esta gesta se ganó los corazones de todos los aficionados a la vela mundial. A día de hoy, el segundo puesto de Ellen sigue siendo la mejor actuación femenina en la Vendée Globe.

“Pero eso fue en 2000-2001 y los tiempos han cambiado”, advirtió Gautier, “El nivel ha aumentado en todas y cada una de las ediciones. Los barcos se acercan a su máximo rendimiento la mayor parte del tiempo y las velocidades son cada vez más altas. Un barco diseñado para una mujer que quiere ganar la Vendée Globe tendría que ser tan eficiente como sea posible. Ya no se puede sacrificar todo en función de hacer las maniobras y los trabajos más fáciles o más prácticos. Tenemos que pensar mucho más en los ajustes y en las adaptaciones inteligentes”.

Y esa es una creencia que Quentin Lucet, especialista en los barcos Imoca del estudio VPLP suscribe al 100%: “El hecho de que el patrón sea una mujer no afecta para nada ni a la estructura ni a la forma de la carena del barco. Simplemente, el tamaño marca la velocidad. Para mí las mujeres tienen la misma capacidad de ir tan rápido como los hombres, la misma habilidad para pensar”.

Dee Caffari a bordo del AVIVA

Desde 2005, Lucet ha participado en el diseño y la botadura de doce Imoca en Vannes, incluidos los ganadores de las dos últimas ediciones de la Vendée Globe. El objetivo de los arquitectos navales siempre es el mismo. “Independientemente de si se trata de un hombre o una mujer, siempre intentamos diseñar un barco para la persona dependiendo de su historia, su forma de navegar, su propio tamaño y fuerza. Algunos dejarán de lado la comodidad para perseguir filosofías más extremas y ahorrar peso y otros no están tanto por esa labor. Este intercambio de pareceres surge independientemente de que seas un hombre o una mujer. Por lo tanto, suponiendo que un navegante no se físicamente muy fuerte, nos centraremos más en resolver la necesidad de mover con facilidad elementos móviles pesados. Por ejemplo: cómo sacar las velas a cubierta más fácilmente. Podríamos diseñar una escotilla más grande, un recorrido que evite que las velas se doblen alrededor de ángulos más agudos, o incluso una solución para izar la vela directamente desde el almacén de velas dentro de la cabina”. Lucet explica: “Incluso podría diseñarse una zona de almacenamiento que no esté en el fondo del barco, por ejemplo, tal vez una área protegida en la cubierta, sin tener que sacar o meter las velas en la bodega de carga mediante la disposición de un área de almacenamiento protegida en la bañera. Poder economizar en el movimiento y ahorrar energía siempre es importante para el navegante, sin importar el sexo”.

El apilado de material, un problema agotador.

Alexia Barrier, una de las aspirantes a participar en la edición del 2020, ha estado estudiando de cerca la ergonomía y la biomecánica relacionada con el duro y pesado trabajo a bordo, y con el no menos importante apilado de material. “Desde que comencé en el Mini Transat he trabajado con un especialista en biomecánica que trabaja en las carreras de F1 y que es un experto en las posturas. Pensamos, por ejemplo, que podría unirme al winche para poder concentrarme en la potencia de mis brazos. Observar todas estas pequeñas áreas, como ajustar las dimensiones del grinder para adaptarlo a mi tamaño o trabajar en soluciones inteligentes para apilar el material ya que mover 400 kilos de un lado al otro, es un esfuerzo físico enorme”.

“Eso parece ser una de las cosas más difíciles para las mujeres”, comenta Gautier.

Lucet concluye que “existen sistemas tipo trineo, pero siempre hay que tener en cuenta las limitaciones impuestas por la estructura de la embarcación y la forma en que se construye (la ubicación de los mamparos y semi mamparos, etc.). Por supuesto, agregar este tipo de ventaja mecánica tiene un coste, un incremento en términos de peso adicional. Entonces, ¿estaría dispuesta en aumentar otros 50 kg para salvarse físicamente? Es una elección difícil”.

¿2020 será un buen año para las mujeres?

Ausentes de Les Sables d’Olonne en 2016, las mujeres podrían volver a entrar en la edición del 2020. La navegante solitaria británica Samantha Davies busca su tercera participación. Razonablemente se puede pensar que va haber más mujer junto a Samantha en la línea de salida de la próxima Vendée. Sin embargo, a día de hoy, ninguna navegante parece ser capaz de encargar un nuevo diseño, la construcción de un nuevo barco ‘femenino’ de la última generación.

“Y es una pena porque no puedes ganar la Vendée Globe solo con pura fuerza física” termina diciendo Alain Gautier. “Y estoy convencido de que una mujer podría ganar esta regata”.

Mujeres en la Vendée Globe:

1996-1997
Catherine Chabaud: 6ª
Isabelle Autissier. Cofundadora de la clase Imoca. Finalizó, fuera de regata, 4 días después del ganador tras una parada técnica en Sudáfrica. “Tenía los medios para ganar”, dice Alain Gautier.

2000-2001
Ellen MacArthur: 2ª
Catherine Chabaud: abandona después de desarbolar.

2004-2005
Anne Liardet: 11ª
Karen Leibovici: 13ª

2008-2009
Samantha Davies: 4ª
Dee Caffari: 6ª

2012-2013
Samantha Davies: abandona después de desarbolar.

Proyectos femeninos para la edición del 2020:
– Samantha Davies (GBR): proyecto en marcha
– Isabelle Joscke (FRA), Alexia Barrier (FRA): buscando socios o financiación complementaria
– Interés expresado por participar: Anna Corbella (ESP) y Justine Mettraux (SUI)