La Volvo Ocean Race refuerza su compromiso con el Océano Sur

La Volvo Ocean Race refuerza su compromiso con el Océano Sur con nuevas rutas, formatos y fechas que también le darán un mayor atractivo comercial

Después del evento del pasado 18 de mayo en Gotemburgo en el que se anunciaron las principales novedades para la próxima década, hoy detallamos los cambios radicales que se van a hacer en la ruta, los formatos de las paradas y las fechas de las futuras ediciones de la regata.

La Volvo Ocean Race va a reforzar su histórica conexión con el Oceáno Sur y con la tradición de competir alrededor del mundo mientras impulsa su vertiente comercial ofreciendo a sus patrocinadores y a sus ciudades sede una serie de cambios radicales en el recorrido, en los formatos de las paradas y en el calendario de la actividad de la regata en el futuro.

Estos cambios incluyen un compromiso para tener actividades relacionadas con la regata en todos los años del calendario y una propuesta para hacer una vuelta al mundo sin escalas alrededor de la Antártida, en lo que será una etapa de la regata como parte de futuras rutas que harán la competición muy diferente.

Pero el CEO de la regata, Mark Turner, destaca que competir alrededor del Mundo y maximizar las millas en el Oceáno Sur serán dos puntos fundamentales de todas las futuras ediciones de la Volvo Ocean Race, que cuenta con 44 años de vida como la regata por equipos de referencia.

La regata ha diseñado un proceso para las ciudades sede que abarca las tres ediciones siguientes a la de 2017-18, con un compromiso de que haya actividades de cualquier tipo relacionadas con la regata en todos los años. Este plan supone una clara evolución con respecto a la situación actual, en la que hay un vacío de más de dos años entre una edición y la siguiente.

La regata tiene un compromiso por dos salidas más con su sede y patrocinador clave, la ciudad española de Alicante, pero algunas de las ediciones futuras podrían empezar y/o finalizar fuera de Europa, según reveló el CEO de la Volvo Ocean Race, Mark Turner, en el acto de Gotemburgo.

Las nuevas opciones para el recorrido que se seleccionarán a lo largo de la próxima década incluyen una etapa sin paradas alrededor de la Antártida, e incluso una vuelta al Mundo sin parar alrededor del planeta.

Las fechas de las tres ediciones que se celebrarán tras la de 2017-18 aún no están decididas, pero esta nueva secuencia temporal podría empezar ya en 2019. Siguiendo las instrucciones del Board (Consejo) de la Volvo Ocean Race, la regata está analizando la posibilidad de cambiar a un ciclo de dos años en lugar del ciclo de tres años que existe hoy en día, una evolución que podría alinear a las mayores competiciones del mundo de la vela (Volvo Ocean Race, Vendée Globe, Copa América y Juegos Olímpicos) sin conflictos en el calendario por primera vez en la historia.

La regata siempre irá alrededor del mundo y al Océano Sur será siempre, siempre, parte fundamental del desafío que les marquemos a los mejores regatistas profesionales del mundo.
Mark Turner, Volvo Ocean Race CEO
“A lo largo de la próxima década, traeremos un nuevo enfoque de hacia dónde vamos, cuándo vamos y cómo vamos siempre siendo fieles a nuestro AND”.

Sabemos que tanto desde la perspectiva comercial como de la deportiva es vital que tengamos más continuidad y más acción, y eso supone un retorno de la inversión en todos y cada uno de los años de una campaña de la Volvo Ocean Race. Esto es lo que hace esencial hacer cambios.
La edición de 2017-18, que saldrá desde Alicante el 22 de octubre, visitará un total de 12 ciudades sede en una regata que durará más de ocho meses.

Las futuras ediciones no siempre tendrían que visitar tantos mercados, con lo que se podría recortar su duración. Sin embargo, la regata se comprometerá a visitar Norteamérica, Sudamérica, Australasia, la Gran China, y al menos cinco de los mercados europeos más importantes al menos en una de cada dos ediciones, con lo que hay seguridad de éxito comercial antes de que se definan las rutas finales, lo que hace más fácil que los patrocinadores puedan comprometerse por dos ciclos con los equipos.

© Volvo Ocean Race
“En las últimas décadas, a menudo hemos visto un incómodo compromiso entre los valores comerciales y los deportivos, con cada vez más mercados interesados en acoger el evento, y pensamos que esta evolución es una gran manera para impulsar tanto el aspecto comercial como el deportivo”, dijo Turner.

Además de variar las rutas de la regata, las ciudades sede podrán elegir el formato de su parada entre un abanico de varios formatos, desde un ‘pit-stop’ de 24-48 horas hasta formatos cortos de cinco días, pasando por el tradicional formato de parada de dos semanas.

Por primera vez, las potenciales ciudades sede podrán apostar por acoger no únicamente una parada de la regata, sino también podrán optar a acoger bases permanentes y actividades que traerán un importante valor económico añadido al de las actuales paradas.

También están incluidas las Volvo Ocean Race Academies, las sedes de los Ocean Summits sobre sostenibilidad y futuras réplicas del Boatyard, que se encuentra ubicado actualmente en Lisboa (Portugal).

El Boatyard es el responsable de la remodelación de los barcos entre regata y regata, y ahora también se encargará del acabado y el ensamblaje de la nueva flota de barcos que se completará en 2019. Las ubicaciones para el periodo de ensamblaje previo a la regata y las paradas de la Etapa Cero, que es obligatoria para la calificación para la regata, también ofrecen un gran valor comercial a las potenciales paradas.

“La oferta para todos nuestros futuros patrocinadores es más potente que nunca”, dijo Turner. “Estas evoluciones harán que la Volvo Ocean Race sea aún más atractiva para las potenciales ciudades sede y, específicamente, tendremos una oferta mucho más amplia a la que optar”.

La Volvo Ocean Race nació como Whitbread Round the World Race en 1973, y durante la próxima década celebrará su 50º aniversario (en 2023).

Para celebrar el aniversario, una edición especial de la regata que empezará en 2023 podría emular parte de la ruta original, o podría incluso haber de forma paralela una regata que celebre las bodas de oro de la prueba con leyendas de la regata y barcos antiguos. De cualquier modo, el proceso para optar a formar parte de la edición de 2023 tendrán un valor añadido muy especial.