Volvo Ocean Race en el infierno de los Doldrums

La Volvo Ocean Race en el infierno de los Doldrums

Volvo Ocean Race en el infierno de los Doldrums

A medida que la Etapa 4 de la Volvo Ocean Race se acerca a su punto, los recuerdos congelados del Océano Sur están cada vez más enterrados en las mentes de las tripulaciones.

Con cada milla que la flota sube hacia el norte a través del Pacífico Sur, también aumentan la temperatura tanto del aire como del agua de forma rotunda.

Atrás quedaron los días de usar innumerables capas de trajes especiales para el agua y el frío extremo en un intento desesperado de mantenerse caliente y seco. La vestimenta de los tripulantes ya es más hawaiana que polar, con las bermudas y la manga corta tomando de nuevo el protagonismo.

Los regatistas de la Volvo Ocean Race ya están luchando contra el calor extremo, un mal que aumentará a medida que se acercan al Ecuador.

La falta de viento en ños Doldrums solo agrava el problema, ralentizando su progreso a través de una de las zonas climáticas más críticas para los navegantes.

Por lo general, el viento más suave le brinda a los regatistas la oportunidad de descansar antes del siguiente gran ataque a los alisios, pero no hay respiro por el calor: es incluso más asfixiante dentro del barco que en la cubierta.

A Phil Harmer, de Vestas 11th Hour Racing, se le podía ver una sonrisa irónica a miles de millas mientras relataba su experiencia. “Es una estancia realmente agradable y cómoda con 50 grados centígrados dentro y unos 47.8 grados en la cubierta”, dijo. “La temperatura del mar es de 32 grados, un placer. Incluso los que no están en guardia no quieren estar abajo”.

Ben Piggott, del Sun Hung Kai / Scallywag, el regatista más joven de la flota con solo 21 años de edad, agregó: “Es refrescante poder sentarse en la cubierta y no usar cinco capas de ropa, pero al mismo tiempo es muy frustrante porque no vamos a ningún lado “.

A las 1300 UTC, el Turn the Tide on Plastic de Dee Caffari encabezaba la clasificación de la Etapa 4 como la embarcación más occidental de la flota, con el Vestas 11th Hour Racing, el team AkzoNobel, el Dongfeng Race Team y el MAPFRE alineados a lo largo de un espacio de 15 millas.

Willy Altadill se armaba de paciencia desde el MAPFRE. “Ahora somos el barco mas al oeste, los únicos barcos a los que no vemos son Scallywag y Brunel. Los instrumentos no son muy precisos con tan poco viento, con lo que vas un poco a navegar sin ellos. Es un trabajo sin parar, un poco estresante también”.

Los líderes están tan pegados unos a otros que la mayoría de los barcos se ven el uno al otro después de 3,000 millas de competición.

El Team Brunel estaba solo a 11 millas de la popa del Turn the Tide, mientras que el Scallywag estaba a unas 30 millas de distancia.

Aunque Hong Kong se encuentra a unas 3.000 millas al noroeste de la flota, el objetivo a corto plazo es ir hacia el norte lo más rápido posible para alcanzar los vientos alisios.

Una vez dentro de ese viento estable, los equipos podrán dirigir sus proas hacia la izquierda, apretar los aceleradores y comenzar a tragar millas hasta el final de la Etapa 4. Pero este respiro aún está a unas 36 horas de distancia.