La cocina del barco

La cocina del barco

La cocina del barco

Una buena cocina de gas puede hacer la diferencia entre una vida agradable, o un motín a bordo… Para una buena alimentación a bordo necesitamos una buena cocina y buenos alimentos. Y todo ello puede llegar a ser tan importante como tener buenos vientos…

No todo el mundo se siente feliz en la cocina, razón de más para tener unos buenos utensilios, y con todo bien dispuesto de forma cómoda y bien organizada. En los tiempos que corren, cocinar ha dejado de ser una labor femenina, e incluso en muchas parejas es él quien decide prepara el menú del barco.

 

 

Con buenos ‘cacharros’ de cocina y una buena disposición de todos los elementos, la cocina puede convertirse en una grata experiencia. Olvídese de las cocinas de alcohol o de propano. Son lentas y requieren más mantenimiento. Cocinar pasta o preparar cualquier plato en una cocina de alcohol o de queroseno puede llegar a resultar desesperantemente lento. Los fuegos de gas tienen mucho más poder calorífico y son muy seguros con tal de seguir unas sencillas normas básicas como cerrar la llave del gas después de cocinar o mantener las gomas y llaves revisadas y en buen estado.

 

 

Muchas cocinas de barco incorporan hornos que son tan eficaces como los que disfrutamos en casa, abriéndonos infinitas posibilidades en la preparación de exquisitos manjares. Llevan cardán basculante para ser utilizadas en navegación, bloqueo de la puerta del horno para evitar problemas en fuertes escoradas, ajuste de temperatura por termostato, y encendido piezoeléctrico. Una buena cocina de barco debe tener las pinzas ajustables que permiten fijar sartenes y ollas a los fuegos asegurando su correcta posición incluso con fuertes y bruscos  movimientos del barco.

 

 

Si su cocina no tiene horno, la mejor solución es la olla express. E incluso con horno también merece la pena llevarla a bordo. Podrá cocinar todo tipo de alimentos en tiempos record. Este puede ser un buen momento para aprender a cocinar con ella y aprovechar las ventajas de tan magnifico “invento” de cocina. Hay libros de cocina que solo hablan de cómo sacar partido a tan magnífico “aparato” culinario.

 

 

Pero en una buena cocina también es importante el fregadero, y muchos otros accesorios necesarios. Fregar es desgraciadamente tan necesario como cocinar o comer y para fregar cómodamente necesitaremos un buen fregadero, ancho y si es posible de doble seno. Si tiene que remodelar la cocina piense en un buen fregadero de acero inoxidable y si no es posible al menos podrá sustituir el grifo por un monomando de cuello alto y que permita un amplio giro para facilitar la limpieza de todos los cacharos.

 

 

 

 

 

 

La ventilación y la iluminación de la encimera y zona dedicada a la cocina es algo que muchas veces no es tenido demasiado en cuenta. Y ambos aspectos son de gran importancia para sentirse cómodo con estas labores del barco. La iluminación natural es tan importante como cuidar de una buena iluminación artificial. Además de los ‘sport’ de halógena, no está demás encajar unas tiras LED que ofrecen muchas candelas pero con muy poco consumo de amperios, lo cual será de agradecer si estamos fondeados. La luz también es importante para poder iluminar correctamente el interior de la nevera. En muchos barcos con neveras mal dispuestas, buscar algo dentro de ellas es como hacer espeleología en la oscuridad.

 

 

 

 

Y hablando de neveras, es importante mantenerlas ordenadas! Para ello están genial los envases de plástico que tan baratos puede ser adquiridos en los centros comerciales. Evitará mezclar olores, y encontrar justamente lo que necesita. No coma lo que le ofrezca la parte superior de la nevera, sino lo que realmente necesite. Dependiendo de la forma del interior de la nevera, puede crear una especie de puzzle de tal forma que al desplazar un envase vaya pudiendo acceder a los demás situados en la siguiente capa inferior. Un poco a modo del “tetrix”.

 

 

A bordo de un barco la electricidad juega un papel importante también en la cocina. Por poco dinero puede instalar un inversor con lo que obtener 220 voltios incluso navegando. Puesto que los aparatos de cocina se utilizan por cortos espacios de tiempo, el problema del consumo eléctrico no es tan grave. Con esta solución podrá utilizar la ‘minipimer’, la batidora y otros aparatos de cocina como si estuviera en su casa.

Y recuerde que en una cocina mal preparada solo se sacan platos mal cocinados y tripulaciones insatisfechas. Si necesita remodelarla no lo dude; es una buena inversión. Con buenas cocinas y herramientas culinarias, será más fácil, cómodo y hasta entretenido cocinar platos que todos agradecerán.