Kitetender 400 , hora del kiteboat

Copa América ya no se compite con monocascos. En la Copa del Rey este año debutará la clase GS32. Son solo algunos ejemplos de la evolución de la competiciones a vela en todo el mundo y en particular en el formato de las embarcaciones. Ambas competiciones vuelan literalmente sobre las olas.

Por otra parte, una nueva vía de desarrollo y que cada día está más cerca, es la suma de las velas de kitesurf a los cascos de las barcos. Su rendimiento y plasticidad sobre el agua abren a gran velocidad un interesante camino a estudio. Uno de los últimos proyectos en sumar este concepto es la versión Kitetender 400.

Se trata del primer modelo kiteboat de serie que puede captar más de un seguidor tras dos años de desarrollo. Su diseño permite una navegación de altas prestaciones, menos esfuerzo físico para el regatista que en una prueba de kite y una mayor seguridad en cada salida al mar.

Este proyecto ha sido desarrollado por el regatista holandés Peter Renssen, especialista en en el campo del kitesurf, y el diseñador Peter Schermer. Con un poco de experiencia, Renssen asegura que la embarcación alcanza los 20 nudos.

Para su práctica es recomendable una navegación con dos regatistas a bordo en el que una persona tiene la labor de gestión del timón y otra el control sobre la vela (kite). Cuanto mayor sincronización haya entre ellos, mayor velocidad se podrán alcanzar. Sin embargo, y también en función de la vela que se equipe el casco, se podrá navegar en modo paseo o afrontar el reto del cortar las olas más valientes.

Ficha técnica del Kitetender 440

Eslora: 4,40 metros

Manga: 1,40 metros

Peso: 85 kilos

Materiales: Fibra de vidrio

Diseñador: Peter Schermer

Precio: desde 6.500 euros