Kai Lenny, surfista volador

Los llamados ‘foils’, unos pequeños apéndices instalados bajo las embarcaciones que hacen que el casco se levante por encima del agua al adquirir cierta velocidad, están revolucionando la navegación es una realidad desde hace unos años. Algunas regatas como la Copa América, las Extremes Sailing Series o el circuito de GC32, que el próximo mes aterrizará por primera vez en España en la Copa del Rey Mafre, ya se disputan con barcos voladores. Más sorprendente es que este sistema haya llegado al mundo del surf. Ha sido el Kai Lenny el primero que ha protagonizado una sesión experimental con una tabla con hidroalas. Y el resultado es espectacular. El hawaiano se ha convertido en un surfista volador.

Lenny, de 23 años de edad, publicó en su página de Facebook el vídeo de la sesión con foils el pasado 5 de julio y en apenas unos días ya ha sido visualizado más de 1.600.000 veces. Más allá de la imagen de un surfista elevándose con su tabla y dando pequeños impulsos con las piernas para avanzar, las hidroalas surferas permiten algo impensable hasta ahora en este deporte: remar para cazar una ola y acabar cabalgando varias de manera consecutiva, sin pausa, sin tener que remar tumbado. Sin necesidad de flotar. Todo depende, eso sí, de la pericia del rider a la hora de mantener la tabla por encima del agua.

La tabla con foils no es algo nuevo, puesto que existen prototipos desde la década de los 90, si bien para volar hasta ahora era necesario ser propulsado por una embarcación -como modalidad de esquí acuático- o por una cometa (kitesurf). Laird Hamilton, una de las grandes eminencias en los deportes de olas, también empleó un sistema similar para ser arrastrado por una moto de agua, logrando la sustentación necesaria para foilear una ola grande. Kai Lenny, por su parte, lo ha hecho sin ayuda.

“Creo que es más difícil hacer un huntington hop [maniobra poco habitual en la que el surfista salta sobre su tabla para tratar de ganar velocidad en una ola débil; similar a lo que Lenny hace en el vídeo] que hacer esto”, asegura el protagonista en declaraciones a Surfline. “La tensión superficial en una tabla convencional es mucho mayor; con el foil realmente no hay resistencia”, explica.

Tal vez esta innovadora manera de surfear no sea tan fácil como dice Kai. Hasta la isla de Namotu (Fiyi), donde se llevó a cabo la sesión, también acudió Kelly Slater para la ocasión. Y al 11 veces campeón del mundo de surf le costó despegar. “Estuve fatal y la curva de aprendizaje es muy empinada”, reconoce a la misma publicación especializada. Slater, no obstante, considera que dominar esta nueva modalidad es cuestión de práctica y que podría tener éxito en olas planas con mar picado. “Malibú sería una ola perfecta”. Kai Lenny sostiene que esta tabla innovadora abre un nuevo terreno en la disciplina de olas gigantes: “Creo que en Nazaré [Portugal] o Belharra [Francia] puede funcionar”.