Ida Pfeiffer Ice Yacht: Pura Alma Exploradora

Ida Pfeiffer Ice Yacht: Pura Alma Exploradora

Ida Pfeiffer Ice Yacht: Pura Alma Exploradora

Desarrollado por Globe Regal Yachting en conjunto con Gill Schmid Design de New York y con Dörries Yachts(Bremerhaven, Alemania) como constructor, el Ida Pfeiffer Ice Yacht aspira a convertirse en un homenaje al espíritu de aventura y exploración.

Por cierto, sigue la tendencia que coloca a los cruceros expedicionarios en el tope de las preferencias actuales de los habitués de los charters, tanto como los navegantes acaudalados y a veces un poco excéntricos.

Por cierto que lo último ─lo mejor visto, lo más reconocido y admirado en estos tiempos─ es navegar aguas inexploradas.

Y satisfacer ese deseo es lo que se propone este superyacht híbrido diesel-eléctrico, pensado para ir desde el Océano Ártico hasta las regiones más alejadas de los Roaring Forties, y salir airoso aun en los entornos más fríos y desafiantes del planeta.

Con 70 metros de eslora, su autonomía también asombra: alcanza poco más de 6000 millas, y es capaz de llevar a bordo un helicóptero H-135 con su propio hangar telescópico, un tender, dos chichorros, una lancha de apoyo para buceo, dos vehículos terrestres, un hidroavión y un submarino Triton.

Ida-Pfeiffer-Ice-Yacht-Ida-Pfeiffer

IDA PFEIFFER

Para operar este pequeño pelotón de desembarco se ha dispuesto un garaje lateral y, sobre la popa, una gigantesca pluma con bastidor en ‘A’, que define la personalidad del superyacht.

Pero los interiores no se quedan atrás en espectacularidad, con comodidades y siete camarotes de primera clase en los que pueden dormir hasta 14 huéspedes y 15 tripulantes. Se destacan entre ellos el del capitán y el del propietario.

Entre las áreas sociales asombran el espacio destinado al jacuzzi y, también, la doble circulación ente cubiertas: una para los pasajeros, y la otra para la tripulación.

Por otra parte, con una manga de 12,75m, cala sólo 3,75m, lo cual le permite internarse en zonas de agua poco profunda.

La superestructura es de aluminio y el casco, de desplazamiento, es de acero con proa roma: todo está concebido para lidiar con los pequeños o medianos bloques de hielo que seguramente encontrará en las altas latitudes.

La embarcación haría las delicias de la mismísima Frau Ida Pfeiffer, cuyo nombre lleva: la exploradora y escritora de libros de viajes austríaca (Viena, 1797-1858) que dio dos veces la vuelta al mundo (¡siendo mujer y en aquella época!) probablemente inspiró el diseño de Gill Schmid.

Y seguramente, también y sobre todo, la estrategia con la que por estos días los brokers de Globe Regal están buscando candidato para convertirlo en el propietario del primer Ida Pfeiffer Ice Yacht que se vaya a botar.