Hidrogeneradores, apuesta por la autosuficiencia energética

Hidrogeneradores, apuesta por la autosuficiencia energética

Los nuevos generadores hidráulicos que instalará cada barco de la Volvo Ocean Race forman parte de un proceso de remodelación de un millón de euros por velero que se está realizando en Lisboa, lo que supone un hito importante en la apuesta por la autosuficiencia energética en la regata.

 

La Volvo Ocean Race va a instalar un nuevo hidrogenerador que actuará como fuente de energía de reserva del motor Volvo Penta en cada uno de los barcos Volvo Ocean 65 de la flota..

Los ochos barcos, los siete de la última edición más el nuevo barco que se está construyendo en Persico Marine en Italia, contarán con este hidrogenerador que ya está en condiciones de proporcionar suficiente energía para hacer funcionar los sistemas esenciales de a bordo en caso de fallo mecánico.

En función de los resultados en las pruebas que se están haciendo de forma continua antes de la regata, su uso podría ser obligatorio en ocasiones durante la edición de 2017-18 con el fin de ofrecer resultados en condiciones reales de competición y comenzar a reducir la cantidad de combustible usado por los barcos para sus sistemas electrónicos.

La unidad ya ha sido instalada en un barco para hacer pruebas, y los resultados han sido significativos, según el director de Barcos y Mantenimiento de la regata, Nick Bice. En los últimos años hemos trabajado mucho con las energías alternativas” –explica-en la práctica el hidrogenerador es una hélice que dejas caer por la popa del barco, como si fuera un pequeño fueraborda, que gira con la corriente de agua, generando electricidad que retroalimenta las baterías del barco”.

“Nuestras pruebas no han demostrado ningún impacto evidente en la velocidad en términos de aumento de la resistencia. Los resultados han sido suficientemente positivos como para convencerme de que no hay ninguna razón por la que en el futuro no podamos ser autosuficientes energéticamente en el campo de regatas”.

Liz Wardley, veterana de dos Volvo Ocean Race, explicó: “Hemos navegado durante unas 3,500 millas con el generador por la popa del barco y durante ese tiempo no tuvimos que encender el motor. Eso es mucho decir, ya que normalmente ponemos en marcha el motor entre una hora y una hora y media cada día. Hemos probado lo que puede hacer, y ahora solo necesitamos probar su fiabilidad no solo como una fuente de energía de reserva, sino como una principal”.

La remodelación de toda la flota, que se está realizando en las instalaciones del Boatyard (Centro de Mantenimiento) en Lisboa, y que implica un coste de un millón de euros por barco, estará terminada en junio de 2017 – cuatro meses antes de la salida de la próxima edición en octubre de 2017.

La regata comenzará en Alicante en octubre de 2017 y llevará a los equipos a recorrer 45.000 millas náuticas alrededor del planeta en su ruta hacia la llegada en La Haya ocho meses después.