Gisela Pulido y su Desafío Movistar Islas Canarias

Gisela Pulido y su Desafío Movistar Islas Canarias

Gisela Pulido llego sana  y salva y super feliz a la isla del Hierro tras haber salido con su tabla y su cometa de kitesurf el pasado 11 de agosto desde la isla de La Graciosa, en a la otra punta del archipiélago canario. De esta forma, la 10 veces campeona del mundo, consigue realizar con éxito el Desafío Movistar Islas Canarias.

“Ha sido una de las experiencias más bonitas de mi vida, y eso que he vivido muchas desde los ocho años que aprendí a practicar este deporte del kitesurf”, comenta Gisela Pulido tras finalizar el último tramo de su aventura.

El reto consistía en recorrer con su tabla y su cometa de kitesurf todo el archipiélago canario, yendo por tramos de isla a isla, un total de 380 kilómetros de recorrido, todo un reto que nadie antes había intentado realizar.

Aquella pequeña niña que logró su primer mundial a los 10 años, se esta tomando un año sabático para descansar de las competiciones tras haber ganado otros 9 mundiales en los siguientes 12 años. Pero este descanso no le ha impedido seguir surcando las aguas y disfrutar com si fuera la primera vez que cogió una cometa de kitesurf, y enfrentarse a nuevos retos y contrincantes como en este caso, la naturaleza.

Con la única ayuda de una mochila de hidratación, un casco, una radiobaliza, un walkie, y un reloj que marca el rumbo y la velocidad, Gisela Pulido finalizó el Desafío Movistar Islas Canarias llegando ayer a la playa de La Caleta, en la isla del Hierro.

380 kilómetros que, por suerte, han transcurrido sin ningún impedimento ni sobresalto, y que con la ayuda de un equipo de 15 personas, tanto en tierra como en mar, han permitido que la deportista catalana sea la primera persona en recorrer las ocho islas canarias en kitesurf.

“Los que estaban en el barco: los patrones Tana y Nico, mi padre, Ángel ayudando con el material, Ginés el fotógrafo, los cámaras Germán, Iombi e Iván gracias. Sabía que si me pasaba cualquier cosa ellos me iban a ayudar y eso me daba mucha tranquilidad”, agradecía Gisela Pulido