Giovanni Soldini, con su trimarán Maserati Multi70

Continúa la fiebre por los foils, timones y orzas innovadores cuyos diseños son capaces de levantar los cascos de las embarcaciones por encima del agua y alcanzar velocidades demenciales. Regatas como Copa América o la GC32 Racing Tour ya emplean estos apéndices desde hace unos años, mientras que también se está ensayando con veleros voladores de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio. Más despacio van las cosas en la vela oceánica. Cierto es que en la próxima Vendée Globe algunos barcos llevarán apéndices que los ayudará a navegar más rápido en ciertas condiciones de viento, pero éstos no llegarán a foilear. Todavía nadie se ha atrevido a realizar una travesía transoceánica con hidroalas. Giovanni Soldini pretende ser uno de los primeros en intentarlo. Por ahora, ya tiene su máquina: el trimarán Maserati Multi70.
El multicasco del navegante italiano, de 21,2 metros de largo por 16,8 metros de ancho, ya se encuentra en la cuenca de Lorient, en Bretaña, totalmente reformado, listo para afrontar los nuevos retos oceánicos.
Diseñado por VPLP (Van Peteghem Lauriot-Prévost) y optimizado por el Team Gitana en colaboración con Guillaume Verdier, el Maserati Multi70 es un trimarán innovador y experimental que representa la nueva frontera de la vela. Su principal característica es la de ser capaz de elevarse sobre el agua apoyándose exclusivamente en el foil y en los timones, reduciendo drásticamente la superficie de rozamiento y aumentando así las prestaciones.
Los principales cambios realizados en el multicasco son los timones, que ahora tienen un perfil de T invertida con aletas ajustables, y sobre todo los foils, que han sido completamente rediseñados por Verdier y cuyo potencial está aún sin explorar.
“Finalmente Maserati Multi70 está en el agua”, dijo Giovanni Soldini en Lorient. “Es un hermoso barco tras pasar este último mes en el astillero para ser remodelado. En abril, antes de entrar en el astillero, hemos logrado salir a navegar algunas veces en agua plana, junto con el Team Gitana: tuvimos una fantástica sensación y alcanzamos velocidades supersónicas. Ahora es el momento de navegar por el mar abierto por las olas oceánicas. Es una fase muy delicada que nos permitirá estudiar las dificultades de vuelo en los foils con el mal tiempo, un reto muy interesante para nosotros. Cuento las horas para que llegue el momento”.