Espectacular Giraglia Rolex Cup 2016

La Giraglia Rolex Cup 2016 será recordada como la edición más multitudinaria y una de las más complicadas en sus 64 años de historia. Tras comenzar con una suave brisa que puso a prueba la habilidad de las tripulaciones para avanzar sin apenas impulso, finalizó con fuertes vientos que desafiaron la fortaleza de las embarcaciones. El pequeño Sunfast 36 francés Tip, armado y patroneado por Gilles Pages, supo jugar sus cartas, proclamándose ganador absoluto de la Giraglia Rolex Cup 2016.

El tramo final desde la Giraglia hasta Génova permanecerá en la memoria de muchos equipos, que vieron cómo el viento del suroeste subía rápidamente por encima de los 30 nudos combinado con un mar embravecido. Lejos del escenario apacible que atravesó el Magic Carpet Cubed para convertirse en ganador en tiempo real pocas horas antes de ese radical cambio de condiciones en la Giraglia Rolex Cup.

Giraglia Rolex Cup 2016Este duro escenario se prolongó durante la segunda noche de regata, propulsando a los barcos más lentos para superar a los más veloces en la batalla por la victoria en tiempo compensado y el ansiado título absoluto. El pequeño Sunfast 36 francés Tip de Gilles Pages cruzaba la línea de llegada tras 37 horas, 57 minutos y 5 segundos de regata, estableciendo una marca que ya nadie lograría superar, para convertirse en merecido ganador de la 64ª Giraglia Rolex Cup.

“Antes de la salida sabíamos que la previsión meteorológica favorecía a los barcos pequeños”, confesaría un entusiasmado Pages, que navegó su Tip junto a otros seis regatistas amateur. “Negociamos la primera parte de la regata bastante bien, y rodeamos la Giraglia en buena forma. Sabíamos que la segunda parte sería más difícil por el incremento del viento, pero la tripulación no estaba cansada y el barco se mostró cómodo en esas condiciones”. En reconocimiento a su victoria, Pages recibió el Rolex Challenge Trophy y un Rolex Submariner grabado con su hazaña.

Flota récord
La edición 2016 será también recordada por su número de participantes. Una flota formada por 268 barcos estableció un nuevo récord histórico, con equipos de 18 nacionalidades y embarcaciones con esloras comprendidas entre los nueve y los 30,5 metros, construidas entre principios del siglo XIX y este mismo año, y navegadas por tripulaciones de entre uno y más de 20 miembros. Todos se mantuvieron fieles al espíritu de camaradería que caracteriza a la Giraglia Rolex Cup desde su fundación en 1953, y que convenció a Rolex para incorporarlo a su dossier de eventos de vela en 1998

Carlo Croce, presidente de World Sailing (Federación Internacional de Vela) y del Yacht Club Italiano, e hijo de uno de los fundadores del evento, sabe perfectamente qué hace de la Giraglia una regata fascinante: “La atracción viene de un espíritu fundamental que la diferencia de otras regatas desde su mismo origen: Los mejores profesionales frente a regatistas amateur; diferentes tipos de barcos, y todos ellos con posibilidades de victoria. Este hecho motiva a la gente a formar parte de esta regata mítica”.

Grandes y pequeños, muchos y pocos
Croce se enorgullece de que la regata no tema ampliar sus horizontes, particularmente en los últimos años. En 2014 se abrió la puerta a participantes de tripulación reducida con la inclusión de equipos tripulados a dos, regatistas en solitario y, este año, la flota de Mini 6.50.

Este año compitieron 11 solitarios. El marsellés Denis Bouan, a bordo de Broceliande, es un buen ejemplo de la pasión que destila la “vieja dama del Mediterráneo”: “La navegación en solitario es un magnífico reto personal a todos los niveles. Tienes que enfrentarte a todo tú solo. Puedes pedir ayuda, pero nadie responde”. El francés aprecia formar parte de este histórico espectáculo marítimo. “Es genial ver a todos estos barcos tan diferentes, incluso aunque no pueda permitirme ver demasiado alrededor, porque siempre tengo que estar alerta. Es realmente hermoso formar parte de semejante flota”. Bouan finalizaría cuarto de su clase.

En el otro extremo del espectro, tanto en eslora como en tripulación, se sitúa el Magic Carpet Cubed de Sir Lindsay Owen-Jones. 30,5 metros de pura elegancia y potencia. El Wally británico cuenta con un excepcional equipo de 22 miembros, incluido el ganador de la última Volvo Ocean Race, el táctico Ian Walker, y Marcel Van Triest, considerado uno de los mejores navegantes del planeta. En opinión de Sir Lindsay Owen-Jones, “es la regata histórica del Mediterráneo por excelencia. Es una prueba mítica, la que queremos hacer (y hacer bien) cada año. Es realmente difícil ganarla, algo que hemos intentado a lo largo de muchos años”.

Magic Carpet-Cubed llegaba como defensor del título, y por un tiempo permaneció en buena posición de repetir hazaña. El colosal Wally fue el primero en completar el recorrido entre Saint-Tropez y Génova, parando el crono en 26 horas, 48 minutos y 56 segundos para lograr la importante victoria en tiempo real tras un duro esfuerzo de todo el equipo. “Realizamos 32 cambios de velas en todo el recorrido, ¡que es más de un cambio por hora!”, confesaba ya en tierra el proa cántabro Antonio ‘Ñeti’ Cuervas-Mons. “La tripulación ha trabajado muy duro, y llegamos realmente agotados”. Durante las nueve siguientes horas, Magic Carpet Cubed lideró la provisional absoluta, pero la evolución de la meteorología iba a jugar en contra de sus intereses.

Favorecidos por las condiciones
Hacia última hora del jueves, segunda jornada de regata, parecía claro que las condiciones favorecerían a los barcos más lentos. El viento de suroeste en aumento que dominaba el Mar de Liguria llegaba con la puesta de sol a la zona entre la roca Giraglia (en el extremo norte de Córcega) y Génova, ejerciendo de combustible para los barcos que negociaban esa parte del recorrido. Los barcos más lentos aceleraban para convertirse en los más rápidos.

El 15-Metros Mariska fue uno de los beneficiados. Botado en 1908, 45 años antes de la primera edición de la Giraglia Rolex Cup, está construido en caoba, iroco y teca, y su diseño muestra un bajo francobordo y elegantes voladizos en ambos extremos del casco. Formas y materiales radicalmente distintos a los diseños de hoy en día: “Es una de las regatas más hermosas del Mediterráneo, perfecta para el espíritu de nuestra tripulación”, comentaría el armador Christian Nuels. El equipo salió de Saint-Tropez vigilando un parte que anunciaba hasta 35 nudos de viento, tal vez demasiado para el bello velero clásico.

Ya en Génova, Nuels reconocía su alivio: “Después de Giraglia el viento subió de repente a unos preocupantes 30-40 nudos. Navegar el barco se volvió difícil, y terminamos sólo con el foque. Ha sido absolutamente fantástico competir frente a los barcos modernos y oponentes bien preparados. ¡Seguro que volveremos!”. Marishka finalizó quinto de su categoría.

En el extremo opuesto a Mariska se situaba Maverick. Botado en enero de 2016, es un ingenio tecnológico con quilla pivotante y foils, probablemente el barco más avanzado de la flota. Gordon Kay, del astillero Infiniti, responsable de su construcción, explica: “En los barcos de competición se trata de buscar un equilibrio entre potencia y peso. Maverick es un diseño ligero y estrecho. Los foils hacen que sea más potente, efectivamente ligero y reducen el desplazamiento. La quilla pivotante también le proporciona más potencia. Es extremadamente veloz para un barco de 46 pies, y acelera muy rápido. Navega sólo con siete tripulantes, y cuanto más viento, más rápido”.
La esencia del espíritu
Los barcos con esloras comprendidas entre los 30 y los 50 pies (de nueve a 15 metros) suponen el grueso de la flota. Son embarcaciones como el Chestress 3 de Giancarlo Ghislanzoni, un incondicional de la Giraglia Rolex Cup atraído por el espíritu tan especial que rodea al evento. El armador italiano habla de la regata con auténtica veneración: “Es realmente única. El espíritu tiene que ver con la amplitud y variedad de la flota; también con la diversidad de los equipos, entre profesionales y amateurs de tantas nacionalidades. También con la intimidad. Es tremendo. La regata en sí es muy especial, requiere una combinación de habilidad y tácticas. El escenario es maravilloso. Este año las nubes viniendo desde las montañas de Córcega eran como caballos salvajes rodando hacia el mar. Nunca es igual”.

La Giraglia Rolex Cup 2016 fue organizada por el Yacht Club Italiano, la Société Nautique de Saint-Tropez, el Yacht Club Sanremo y el Cercle Nautique et Touristique du Lacydon. Rolex patrocina el evento desde 1998.

RESULTADOS GIRAGLIA ROLEX CUP 2016
Giraglia Rolex Cup Offshore Race (Saint-Tropez – Giraglia – Génova)

General IRC:
1. Tip (FRA), Gilles Pages (ganador del Rolex Challenge Trophy y un Rolex Submariner)
2. Give Me Five 5 (FRA), Adrien Follin
3. Epsilon (FRA), Jean Rameil

Clase ORC:
Scricca (ITA), Leonardo Servi (ganador del Trofeo Challenge Nucci Novi)

Tiempo Real:
Magic Carpet Cubed (GBR) – 26 horas, 48 minutos y 56 segundos
(ganador del Rolex Trophy, Réné Levainville Trophy y un Rolex Yacht-Master)

Actual récord del recorrido:
Esimit Europa 2 (SLO): 14 horas, 56 minutos y 16 segundos, establecido en 2012

Giraglia Rolex Cup Inshore Series (Saint-Tropez):
IRC 0 – Wallyno, Benoit de Froidmont
IRC A – Team Vision Future, Jean Jacques Chaubard
IRC B – Easy, Jean Marie Vidal
ORC 0 – Southern Star, Luigi Cimolai
ORC A – Samantaga, Philippe Moortgat
ORC B – Aria di Burrasca, Franco Salmoiraghi