El argentino Delphis, ganador de la XXII Regata Illes Balears Clàssics

Agosto 13, 2016

El vencedor de la clase Época Marconi se lleva el triunfo absoluto tras vencer en todas las regatas. Marigan gana en la clase Época Cangreja y Lady Anne no da opciones al Hispania en FI15. Giraldilla, el mejor de los Clásicos. Spartan, elegido “Leyenda del mar” por su impecable conservación y representación del “espíritu de la vela clásica”

Lady Anne (FI15), Marigan (Época Cangreja), Delphis (Época Marconi), Giraldilla (Clásicos), Young Tiger (Dragón), Anika (Vela Latina) y Munga (RI Clásicos) se han proclamado hoy ganadores de la XXII Regata Illes Balears Clássics, que desde el pasado jueves ha reunido a 42 barcos de 12 países en el Club de Mar Mallorca. Una excelente jornada de regatas, con un viento bien establecido del SO, puso punto final al mayor encuentro de barcos históricos de Mallorca. La organización se pudo sacar finalmente la espina de la edición pasada, en que las circunstancias meteorológicas tan sólo permitieron celebrar una jornada de regatas. Este año se ha podido completar el programa completo, con cinco mangas para los FI15, cuatro para los Dragones y tres para el resto de la flota.

FI15

El Lady Anne (1912) no falló y se adjudicó la victoria que había dejado bien amarrada en las tres primeras regatas de la case FI15, donde compitió en formato “match race” con el Hispania (1909). La última jornada fue, sin duda, la más emocionante. La tripulación del Hispania, patroneada Axel Rodger, se mostró especialmente inspirada en la primera prueba del día, en que se impuso por 48 segundos. En la quinta y definitiva regata, el Lady Anne, con el gaditano Juan Luis Serra a la caña, venció por apenas dos segundos. El resultado general fue de 4 a 1 a favor de la embarcación británica, que no obstante contó con una tripulación mayoritariamente española.

ÉPOCA CANGREJA

En la clase Época Cangreja (barcos votados hasta 1950 con aparejo trapezoidal), el Marigan (1898), patroneado y armado por el alemán afincado en Mallorca Tim Liesenhoff, se apuntó su cuarta victoria consecutiva en la Illes Balears Clàssics y se convierte en la embarcación que más veces ha levantado el icónico trofeo de la quilla de bronce del Club de Mar, diseñado por el escultor Álvaro de la Rosa. Su rival, el Spartan (1912), no se lo pudo poner más fácil, al no comparecer en la salida y haber optado por navegar, fuera de regata, en el área de los FI15. El Marigan es el barco más antiguo de la flota y uno de los más activos de España.

PREMIO LEYENDA DEL MAR

El Spartan, por su parte, se llevó el premio “Leyenda del mar”, concedido por un jurado que apreció en él “la mejor representación del espíritu de la vela clásica”. Los expertos en patrimonio y náutica Manuel Gómez, Carlos Ferret y Chema Sans valoraron su excelente estado de conservación y el hecho de que sea el único superviviente de los nueve NY50 construidos a principios de siglo XX para competir en tiempo real en las regatas de la costa Este de Estados Unidos. La XXII Regata Illes Balears Clàssics ha supuesto el estreno de esta vieja dama de 104 años en una regata europea.

ÉPOCA MARCONI

El argentino Delphis (1930) impuso su mayor velocidad en la clase Época Marconi (barcos botados hasta 1950 con vela triangular) y no dio opción al Sonata (1937), de Jordi Cabau. Sus tres victorias en otras tantas pruebas costeras hicieron de él el mejor de los 42 barcos inscritos y lo convirtieron en el gran triunfador de la XXII Regata Illes Balears Clàssics. Su nombre quedará inscrito en la peana del trofeo al ganador absoluto que permanece depositado en el Club de Mar Mallorca a la espera de que algún barco lo gane tres veces consecutivas o cinco alternas. El vencedor del año pasado fue el Enterprise, que en esta ocasión no ha competido. El Delphis, patroneado por Martín Billoch, es un FI8 que navega por el Yacht Club Argentino. Ha sido su primera regata en el Mediterráneo.

CLÁSICOS

El Giraldilla (1963), armado por Valle de la Riva y patroneado por Petete Rubio, también venció en las tres pruebas disputadas en Clásicos (barcos botados entre 1950 y 1975) desde el pasado jueves. La victoria absoluta se le resistió dado que en esta categoría hubo menos inscritos que en Época, una de las variables que se ponderan en la fórmula para elegir al “mejor” de la flota. La gran sorpresa en esta clase la dio el Kahurangi (1952), el que fuera buque insignia del New Zealand Royal Yacht Squadron, que se estrenaba en Palma tras más de 40 años sin competir y con una tripulación amateur liderada por Pepe de Miguel, cineasta canario que “rescató” el velero en Turquía y lo puso a punto para charter y participar en regatas de clásicos. Fue segundo, por delante de un barco muy competitivo, el Emeraude, de Vittorio Cavazzana, que se tuvo que conformar con el bronce.