Drive-in Boatwash . Lavadero de barcos

Una nueva fórmula para mantener siempre a punto el casco de los barcos se abre camino desde Suecia. La empresa Drive-in Boatwash ha desarrollado un particular lavadero para embarcaciones llamado Big Wash. En poco más de 20 minutos, este sistema limpia el fondo del casco de crustáceos y algas sin emplear tratamiento alguno salvo la fuerza de dos rodillos.

Esta estación de lavado náutico se puede aplicar al 95% de las embarcaciones, tanto a vela como a motor, con esloras de hasta 16 metros y cinco metros de manga. Este equipo se completa con un sistema de recogida de toda la suciedad extraída del casco, en forma de tienda de campaña invertida sobre el fondo del barco, que facilita la protección medioambiental del puerto base donde se instale.

Con este sistema, el patrón se ahorra tiempo de espera para la puesta a punto y también parte de la inversión del mantenimiento en el lijado y pintado del casco. En función del uso y la zona en la que navegue habitualmente la embarcación, si es agua dulce o salada, el fabricante sueco recomienda usar el lavadero de barcos entre dos y cuatro veces al año.

La idea de construir un lavadero de embarcaciones comenzó en el campaña 2004. Tras varios estudios, y la unión de varias pequeñas empresas, en 2011 comenzó la andadura profesional de esta compañía con sede Suecia.

En la actualidad, Drive-in Boatwash cuenta con nueve lavaderos en funcionamiento en Suecia y otro en Estados Unidos que sirven de ejemplo para su expansión tanto en Europa como en Estados Unidos tras reforzar su red comercial.