Diez años de la primera Barcelona World Race

Diez años de la primera Barcelona World Race

El 11 de noviembre de 2017 se cumplen 10 años de la salida de la Barcelona World Race 2007/08.

Fue un momento histórico para la vela oceánica internacional y para la ciudad de Barcelona.

Comenzaba la primera vuelta al mundo a dos sin escalas: Barcelona accedía al mundo de la alta competición oceánica y se constituía en la primera ciudad en dar nombre a una regata de vuelta al mundo a vela.

En estos 10 años, la Fundació Navegació Oceánica Barcelona (FNOB) ha celebrado tres ediciones de la Barcelona World Race y está preparando la cuarta que tendrá su salida el 12 de enero de 2019. La regata ha evolucionado hasta convertirse en, un evento deportivo de primer orden, un referente internacional que ha convertido a la ciudad de Barcelona en una de las capitales de la vela oceánica.

Nuevo formato

Firmemente asentada en el calendario del Campeonato del Mundo IMOCA, la Barcelona World Race presenta un nuevo formato en su cuarta edición. La vuelta al mundo a dos se realizará en dos etapas, Barcelona – Sídney – Barcelona, y los equipos podrán cambiar de co-patrón para la segunda etapa.

Este formato, acogido con gran satisfacción por los navegantes y los patrocinadores, permite reafirmar aún más el carácter propio de la regata y desarrollarla en armonía con la Vendée Globe, reafirmando así la estructura básica del calendario de la IMOCA que proporciona a los equipos una vuelta al mundo cada dos años.

El nuevo formato reafirma también el modelo deportivo y socioeconómico de la Barcelona World Race al enlazar Barcelona con la ciudad de Sídney. Este hermanamiento oceánico con la gran capital de la vela situada en las antípodas proyecta los valores con que la FNOB ha creado la regata, estableciendo un vínculo de enormes perspectivas de crecimiento.

Durante estos 10 años, la Barcelona World Race ha cabalgado a hombros de gigantes: 50 navegantes participantes, más de 100 empresas patrocinadoras, universidades, escuelas, instituciones y, sobre todo, millones de aficionados que en todo el mundo han visto cómo la regata ha desarrollado los valores que están en el ADN de la FNOB – deporte, educación, empresa y ciencia – y los ha proyectado al tejido social de Barcelona.

Más allá de la regata

El Programa Educativo de la FNOB ha alcanzado a más de 45.000 alumnos y más de 1.200 profesores de más de 400 escuelas. El Barcelona World Race Ocean Campus – ahora FNOB Campus – ha desarrollado cinco cursos en los que se han matriculado más de 10.000 alumnos.

Además, la apuesta por la ciencia que ha hecho la FNOB ha sido pionera en el mundo de la vela oceánica y, en base a un acuerdo con la COI-UNESCO, ha permitido desarrollar seis proyectos de recogida de datos oceanográficos en colaboración con el Instituto de Ciencias del Mar (ICM) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el Institut Químic de Sarrià (IQS), JCOMMOPS, COI-UNESCO, Citclops (Citizen’s Observatory for Coast and Ocean Optical Monitoring) del 7º Programa Marco de la Comisión Europea y el Barcelona Digital Centro Tecnológico (BDigital).

Todo ello llevó en 2011 a la Barcelona World Race a obtener el Premio UNESCO por el valor científico de la regata. Por otro lado, la apuesta por el desarrollo del respeto medioambiental y la responsabilidad social hizo que en 2014 la regata se convirtiera en el primer evento deportivo de vela en obtener la certificación ISO 20121, que se añadió a las UNE-EN-ISO 14001, UNE-EN-ISO 9001 y OHSAS 18001 obtenidas en 2012.

En estos 10 años, y en cada una de las tres ediciones de la regata, la Barcelona World Race ha logrado su principal fuerza expansiva: ha llegado a los ciudadanos, que han hecho suyos los valores de la navegación oceánica y que claramente identifican una vuelta al mundo a vela a dos, como son el valor, el compañerismo, el esfuerzo y la capacidad de gestión. La regata ha cabalgado también a hombros de la tradicional capacidad de la ciudadanía barcelonesa de transmitir los valores del deporte y el conocimiento inherentes a un evento del más alto nivel.

A todos ellos, a los navegantes, las empresas, las instituciones y, sobre todo a los ciudadanos, ¡gracias!. La Barcelona World Race es suya, ellos la han creado.