Clásico y elegante: el nuevo yate de Isaac Burrough.

Clásico y elegante: el nuevo yate de Isaac Burrough.

Clásico y elegante: el nuevo yate de Isaac Burrough.

ISAAC BURROUGH HA PRESENTADO UN YATE VELOZ Y DE CAPRICHO, 22 METROS DE ESLORA AL SERVICIO DE TU MEJOR GUSTO.

22 metros de eslora, 2 motores que entregan 1800 CV de fuerza, 45 nudos de velocidad máxima, 2 mesas de comedor para 12 personas y 2 tumbonas en cubierta y 2 diseños interiores: una magnífica suite y espacios anexos para la tripulación o tres suites sin espacio para tripulantes. Estas son las cifras del último yate de Isaac Burrough.

Claro que no todo son cifras, tampoco en el mundo náutico, el diseño tiene también mucho que decir; esta nueva embarcación nos traslada a otros tiempos e incluso a otros yates porque resulta imposible ver este nuevo Isaac Burrough y no pensar en la clásica Riva en la que vimos navegar a la bella Grace Kelly con su familia monegasca y también a su versión más moderna.

Y es que esta nueva embarcación de Isaac Burrough es clásica, veloz y elegante, de líneas depuradas hasta coquetetar con el minimalismo; en su interior es versátil, tanto que ofrece dos distribuciones diferentes, una pensada para quien se haga con este yate para dejarse llevar por su tripulación y otra ideal para quienes tripulan su propia embarcación.

En la diseño con tripulación, el yate cuenta  en proa con unagran suite para el propietario, con baño propio y vestidor y en popa una suite más pequeña para invitados, entre la una y la otra se sitúa un pequeño camarote doble para dos tripulantes; en la versión sin tripulación los espacios se re-distribuyen y la suite del propietario se convierte en una suite familiar en la que pueden incluso colocarse literas.

El salón está en la cubierta superior y cuenta con una claraboya que ilumina este espacio con luz natural y permitiéndote navegar bajo el cielo sin sentir en la piel las inclemencias del tiempo; en cuanto a la cubierta, está pensada para que se pueda disfrutar de una comida en alta mar en sus dos mesas de comedor y también para que al menos un par de personas puedan navegar tomando el sol.

Es un yate clásico y pequeño, sí… pero también de lujo, contemporáneo y de capricho.