BOSTON WHALER 350 REALM

BOSTON WHALER 350 REALM

BOSTON WHALER 350 REALM, LA ÚLTIMA EXQUISITEZ NORTEAMERICANA

Muy pronto llegará el nuevo modelo de Boston Whaler.

La 350 Realm es la última aportación de esta ya mítica marca. Diez metros de creatividad que quitan el hipo en su planteamiento y con mucha calidad en todos sus detalles.

Cualquier Boston Whaler ofrece experiencias difícilmente olvidables. Experiencias basadas en una navegación soberbia gracias a carenas muy bien desarrolladas y por unos niveles de acabados y dotación de servicios y comodidades muy completos. Pero la Boston Whaler 350 Realm nos lleva al reino de lo inimaginable, lo nunca visto hasta ahora.

Boston Whaler 350 Realm

Estamos ante una propuesta que ofrece una interesante fusión.

En 10,82 metros de eslora se combinan las excelencias de las embarcaciones bow-rider o de proa abierta con las de consola central, la disposición clásica en las Fisher típicamente norteamericanas, y con las de los clásicos cruceros deportivos que llamamos “open”. Tres en uno, en 35 pies, que, además, van motorizados con tres potentes fuerabordas de 350 caballos cada uno modelo Verado de Mercury (potencia máxima admitida), siguiendo la nueva moda en Europa de apostar cada vez más por este tipo de motores, incluso en barcos equipados tradicionalmente con motores intrabordas y medio-intrabordas. La Boston Whaler 350 Realm alcanza los casi 49 kn de velocidad y está dotada con un sistema joystick para poder atracar tranquilamente sin necesidad de una hélice de proa.

LA PROA DE LA BOSTON WHALER 350 REALM, PRÁCTICA Y CON ENCANTO

La Boston Whaler 350 Realm ofrece en su proa una versatilidad única en el segmento de los 35 pies. Con el formato general tipo bow-rider, su proa abierta está dotada de dos asientos amplios con reposabrazos y respaldo ofreciendo a dos personas el poder estar reclinados al estilo de un “chaise-longue”.

Enfrente, tras el cofre del equipo de fondeo, existe un banco para cuatro personas con forma de “omega” enfrentados a una mesa regulable en altura que -¡oh sorpresa!- facilita la creación de un gran solario por debajo del nivel de la borda. Naturalmente el área está dotada de salidas de sonido Hi-Fi y sujeta vasos, además de guanteras donde colocar pequeños enseres personales. Queda claro pues que ésta versátil y polivalente proa es un lugar de primer orden donde socializar en las salidas de un día con amigos o familiares o, incluso, donde estar un buen rato tomando el sol en una larga sesión de pesca al curry… cosa para lo que la Boston Whaler 350 Realm también está lo suficientemente dotada. El paso hacia popa se realiza por el profundo y único pasillo existente ubicado en babor y bajo su fuerte hardtop.

BAJO EL HARD-TOP, MÁS VERSATILIDAD

Bajo el hardtop de esta Boston Whaler está uno de los lugares más atractivos de la 350 Realm. Con una consola central alzada, con dos niveles de reposapiés, muestra dos monitores de gran formato eliminando cualquier posibilidad de tacómetros o relojes analógicos. La apuesta es total por la ya contrastada fiabilidad del control de los motores a través de dichos monitores, a los que se les integra los datos de navegación y cartografía habituales. Encima una larga, atractiva y clara botonera para los servicios de barco. ¡Sencillo y eficaz! Nos encanta que el patrón esté ubicado en la crujía, en la mitad del barco. Al lado de la consola, a su derecha, existe una gran nevera cofre rinconera, muy a mano del piloto.

Frente a la consola, el asiento del piloto es giratorio montado como una isla. Lo interesante de esta zona es que el asiento girado del piloto puede enfrentarse con otro con las mismas dimensiones creando un interesante espacio de tertulia protegidos del sol. Girando el asiento del piloto en sentido avante, los dos asientos se asemejan otra vez a los dispuestos en un autobús para los momentos de navegación. Desde un punto de vista europeo, las dimensiones de estos asientos son para dos personas. Un set de cocina compuesto por otra nevera, parrilla y pila con grifo de agua fría o caliente completa esta zona tan versátil.

Esta área goza además de la total protección del sol, con el aislamiento del viento y el agua ya que entre los dos barrotes de proa que sustentan el hardtop existe un enorme parabrisas recto con una apertura para dejar pasar el aire a voluntad, y unos cristales más en los laterales con el mismo propósito de protección. Esta zona puede cerrarse con un toldo transparente con aperturas de cremallera.

La tradición Boston Whaler se deja notar en la 350 Realm. Eso significa que además de gozar del mar en navegación también podremos disfrutar de él pescando al más alto nivel. Para ello esta embarcación de casi 11 metros también tiene varios viveros presurizados para cebo vivo así como cofres tipo cubeta para alojar las capturas en la bañera. Naturalmente los detalles como cañeros o lugares específicos bajo las regalas para estibar las cañas, o cofres para el pequeño material de pesca como anzuelos, rápalas, etc., no faltan, así como el eficaz sistema de baldeo con agua salada o dulce. La estiba está sobradamente resuelta con numerosos cofres en el suelo así como armarios empotrados en las paredes internas de los franconcobordos. No podíamos olvidarnos de los acolchados de las brazolas que ayudan a un más cómodo apoyo en el momento de abalanzarnos y recoger con el salabre una captura en la banda. El banco de cuatro plazas existente en la bañera se abate mediante una bisagra pantográfica que desplaza el asiento mientras se abate hasta quedar al ras de la pared. De esta forma la bañera queda totalmente diáfana para los movimientos propios de varios pescadores en acción.

Estiba de la Boston Whaler

La salida al muelle se realiza mediante tres peldaños de teca en la banda de Er. para vencer la altura del francobordo y a Er. con el clásico portón para cuando el pantalán esté a la misma altura del piso. El acceso al mar se realiza abriendo una puertecilla que nos lleva a una gran pre-bañera por la que se puede moverse con seguridad y comodidad antes de tirarnos al agua. Para subir, se inserta una escalerilla tipo “sierra”, como las que se suelen usar para el submarinismo profesional.

ACOMODACIÓN PARA DESCANSAR O PASAR ALGUNAS NOCHES

Cabina de la Boston Whaler 350 Realm

Si no fuera porque su versátil salón puede convertirse en una cama doble, diríamos que la Boston Whaler 350 Realm pudiera bien ser una day-cruiser. Pero precisamente por su acomodación y su completo y espacioso lavabo cerrado con ducha y por su gran autonomía, (310 millas a un régimen de 4.500 rpm y 36 kn de velocidad) la 350 Realm parece pedir aventura con excelentes travesías desde Menorca. La habitabilidad en su acomodación es más que razonablemente cómoda para dos. Evitando duplicar una cocina, su interior se ha dotado con un microondas de refuerzo.

Si te seduce ya Boston Whaler 350 Realm,  con cada detalle la tecnología que esconde. Por ejemplo, además de su manejo con joystick para el atraque, por ejemplo, el “Digital Vessel Control & Information”, es decir un iPad desde el cual podrás controlar todos los aspectos de navegación y servicios del barco.

Por Pedro’s Boat Menorca.